Actualidad

La legislación de Arabia Saudí convierte la street photography en una actividad de riesgo

3

Publicar en Internet fotografías de viandantes sin obtener permiso puede conllevar hasta un año de prisión o una multa de más de 100.000 euros

Tomar fotos en la calle (en la imagen, un fotógrafo durante una manifestación en Barcelona) puede acarrear serios problemas en ciertos países.
9
FEB 2015

Todo viajero de paso por Arabia Saudí debe saber que el reino custodio de la Meca dista de ser uno de los Estados más garantistas para fotógrafos y periodistas. Su estricta interpretación de la ley islámica y sus emanaciones legales más modernas han contribuido a que el país esté situado en el puesto número 164 en la lista de libertad de prensa de Reporteros sin Fronteras, pero no todo el mundo sabe que un gesto tan aparentemente inocuo como tomar una fotografía en la calle podría conllevar hasta un año de cárcel o una multa equivalente a un máximo de 118.000 euros.

"Hay familias conservadoras que no quieren ver las fotos de sus hijas en los periódicos, y mucho menos en Internet"

Así lo recuerda el diario local Saudi Gazette en un reciente artículo del que se han hecho eco en PetaPixel y que pretende alertar a ciudadanos nacionales y extranjeros de la necesidad de tomar precauciones antes de pulsar el botón de disparo de un teléfono o cámara fotográfica.

La raíz del problema radica en las actitudes locales hacia las mujeres y la aplicación de la ley antiterrorista de Arabia Saudí, un documento fechado en el año 2007 y sin embargo desconocido por gran parte de la población que especifica que es necesario pedir permiso a las personas retratadas en una fotografía antes de poder compartirla a través de Internet.

Según la ley saudí, publicar en Internet una fotografía de alguien sin su permiso es un acto "más cruel" que avergonzar a una persona en público a través de las páginas de un periódico. Esta limitación se une a la exigencia de que todos los fotógrafos porten una identificación que refleje el medio para el que trabajan.

La protección de la mujer como argumento

"Hay familias conservadoras que no quieren ver las fotos de sus hijas en los periódicos, y mucho menos en Internet. Si un fotógrafo aficionado toma una foto de una señorita que pertenezca a una familia así y la publica en Internet, se encontrará con problemas", explica una especialista en relaciones públicas citado por Saudi Gazette.

"Una chica puede que no sea consciente de los problemas en los que se puede meter por culpa de esto, especialmente si toma una fotografía por error de otra mujer sentada detrás de ella", especifica.

Las leyes saudíes también prohiben difundir las flagelaciones y ejecuciones públicas con las que se castigan los crímenes más graves

El argumento del dolor infligido por las fotografías más comprometedoras también es utilizado por los defensores de esta ley que virtualmente pone puertas a la fotografía callejera.

Saudi Gazette también recoge las declaraciones de Abdullah Al-Asmari, un terapeuta según el cual la difusión de la fotografía como hobby ha incrementado el número de incidentes de extorsión de hombres a mujeres, redundando en "ataques de pánico" provocados por la posibilidad de que sus acosadores publiquen fotografías en Internet.

Pero no siempre se trata de defender a la mujer. Las leyes saudíes también prohíben explícitamente capturar los latigazos y las ejecuciones con las que las autoridades nacionales castigan los crímenes más graves. Según Al-Asmari, la persona que recientemente grabó en secreto y posteriormente publicó la decapitación de una ciudadana de Burma provocó "un gran dolor" a la familia de la condenada, "frotando sal en la herida".

Aunque lejano, el caso saudí no es único en el mundo. Sin ir tan lejos, el año pasado Hungría aprobó un nuevo código civil en el que se prohíbe retratar a personas en la calle que no hayan dado su consentimiento al fotógrafo, una medida que generó una gran polémica entre profesionales y aficionados a la fotografía.

3
Comentarios
Cargando comentarios