• Panasonic Lumix GF5: análisis
  • 645 PRO para iPhone: análisis
Prueba de producto
1080P Y POCO MáS

Apple TV (2012): análisis

 
30
ABR 2012

Una interfaz ligeramente renovada y la posibilidad -por fin- de reproducir vídeo a 1080p son las únicas novedades que trae consigo la nueva generación del Apple TV. El reproductor de salón de la firma de Cupertino sigue fiel a su filosofía y vuelve a basar su potencial en un precio asequible, los contenidos audiovisuales de iTunes y su uso como punto de enlace entre nuestros dispositivos iOS y el televisor. Hay mejores reproductores ahí fuera, pero ninguno es de Apple.

junto al nuevo iPad, la última versión del Apple TV deja patente una vez más el poco gusto de la compañía por remozar a fondo sus productos. Que nadie espere pues grandes novedades: el Apple TV se conforma con incorporar a sus prestaciones la reproducción a 1080p, un detalle muy demandado entre los usuarios y que ya se echaba de menos en un producto de semejantes características.

Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Al margen de esto y de una renovada interfaz, mantiene intactas sus bondades y sus múltiples limitaciones generación tras generación. Su asequible precio, afortunadamente, también permanece intacto: 109 euros.

Sin cambios por fuera

Bien podríamos haber usado para ilustrar este artículo las fotografías que realizamos para el análisis de la anterior generación del Apple TV. Y es que la apariencia del dispositivo no ha sufrido ningún cambio. Así, mantiene sus reducidas dimensiones y esa línea minimalista y elegante tan distintiva de la compañía de Cupertino.

Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El elenco de conexiones tampoco sufre alteración alguna: una toma para la alimentación (con un cable simple sin transformador), un puerto Ethernet y salidas óptica de audio y HDMI. Disponemos asimismo de un conector mini-USB que sólo sirve para realizar actualizaciones de firmware y tareas de soporte, y cómo no de una conexión Wi-Fi que obedece a los estándares 802.11a/b/g/n.

Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El mando de control remoto tampoco ha evolucionado, y adolece por tanto de los mismos problemas que ya detectamos en la generación anterior: es demasiado pequeño, demasiado simple y del todo inútil cuando se trata de efectuar algunas operaciones comunes con el dispositivo. Y es que introducir nombres de usuario y contraseñas o realizar búsquedas en iTunes o YouTube puede llegar a convertirse en un auténtico suplicio debido a la ausencia de un teclado numérico o QWERTY.

Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Claro que, si somos los afortunados propietarios de un iPhone, un iPod touch o un iPad podemos echar mano de una aplicación gratuita que hace las veces de control remoto con bastante más solvencia.

Nueva interfaz, mismas posibilidades

Una de las pocas novedades que trae consigo el nuevo Apple TV es el rediseño de toda la interfaz de usuario. Así, la pantalla principal luce un aspecto mucho más visual, con una serie de iconos distribuidos en forma de cuadrícula al más puro estilo iOS.

Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si bien la evolución en lo estético es sin duda un detalle positivo, no hemos experimentado ninguna mejora a la hora de manejar el dispositivo. Es más, en ocasiones la navegación por la citada cuadrícula de iconos hasta llegar a la opción deseada puede ser algo tediosa. En este sentido se echa de menos la posibilidad de reordenar los accesos a las aplicaciones según nuestros usos y necesidades.

Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aun así el dispositivo funciona de forma muy fluida, es sumamente fácil de usar y su curva de aprendizaje es francamente baja, algo de lo que no pueden presumir muchos de los reproductores de salón que circulan por el mercado.

Si la interfaz se ha renovado ligeramente, los usos del dispositivo continúan siendo exactamente los mismos. Una vez más la principal fuente de contenidos del Apple TV es la tienda de iTunes, que ha ido ampliando su oferta hasta contar con un catálogo considerable, si bien demasiado plagado de "blockbusters". Se siguen echando de menos más filmes clásicos y alternativos, y sobre todo más series de televisión.

Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como ya sabrán los usuarios de iTunes, las películas tienen un precio de alquiler que oscila entre 4 y 5 euros si optamos por la alta definición y entre 3 y 4 si nos conformamos con contenidos de definición estándar. Eventualmente aparece alguna oferta a 1 euro, aunque de forma bastante marginal. Una vez alquilamos el filme, disponemos de un margen de 30 días para empezar a verla o 48 horas desde el momento en que la reproducimos por primera vez.

Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además, Apple TV ofrece algunas aplicaciones preinstaladas que dan acceso a los contenidos de YouTube, Vimeo o Flickr, amén de sendas aplicaciones para seguir la liga estadounidense de béisbol y consultar The Wall Street Journal, ambas con un público más bien escaso fuera de Estados Unidos. Lo mismo ocurre con el acceso al popular servicio de vídeo bajo demanda Netflix, disponible en territorio norteamericano y que no acaba de aterrizar en nuestras fronteras.

Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Curiosamente, la compañía que reinventó el negocio de las aplicaciones mantiene su reproductor de salón alejado de la oferta de terceros. Se echa mucho de menos la posibilidad de instalar nuevas fuentes de contenido en el Apple TV tal y como sí permiten otros dispositivos similares e incluso algunos televisores de los llamados "inteligentes".

Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como no podía ser de otra manera, el Apple TV también permite acceder a los contenidos que tengamos alojados en nuestra biblioteca de iTunes y en iCloud, ya sea música, películas o fotografías. Eso sí, hay que tener presente la escueta lista de formatos que es capaz de reproducir el software de Apple, entre los que desgraciadamente no encontramos los populares DivX, MKV, MPEG-2 o AVI.

La última fuente de contenidos de Apple TV es cualquier dispositivo iOS. Así, a través de la función AirPlay podemos ver en el televisor aquello que está almacenado en nuestro iPad, iPhone o iPod.

Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También es posible generar una "imagen espejo" de alguno de estos dispositivos en el televisor y disfrutar a toda pantalla de sus opciones: juegos, aplicaciones, FaceTime... Eso sí, la calidad de imagen se ve algo mermada y en ocasiones se producen retrasos entre ambas señales.

1080p

La novedad estrella de esta nueva generación del Apple TV y la que da más sentido a su lanzamiento es, sin duda, su capacidad para reproducir vídeo en "streaming" con una resolución de 1080 píxeles progresivos. Supera así la barrera de los 720p que ofrecía la anterior hornada y que no se correspondía con la capacidad de los televisores actuales.

Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El Apple TV mejora de este modo su calidad de imagen, que ya era excelente, tanto en lo que se refiere al detalle como a la fluidez de las reproducciones. Si bien es cierto que todavía se aprecian ocasionalmente algunos artefactos de compresión y el efecto "banding" en los degradados de color, la experiencia visual es realmente positiva.

Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Conviene tener en cuenta, eso sí, que un flujo de vídeo con 1080 líneas de resolución requiere una mayor cantidad de datos, por lo que una conexión a Internet lenta puede llegar a provocar esperas interminables para empezar a reproducir un película. En las pruebas realizadas y con una conexión constatada de unos 7 Mbps de media, la espera ha sido inferior a tres minutos, mientras que con el ADSL más básico se pueden producir demoras de hasta 40 minutos.

Uno más en la familia

Habida cuenta de la ingente cantidad de reproductores de salón que hay en el mercado, el Apple TV tiene en su interacción con otros dispositivos de la compañía una de sus grandes bazas. La otra es su precio, tremendamente competitivo para un producto que, aunque sencillo y algo limitado, atesora un diseño elegante y una excelente calidad de imagen.

Apple TV (2012)
Apple TV (2012)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si no disponemos de ningún producto de Apple y no planeamos alquilar películas en iTunes, este producto tiene más bien poco que ofrecer. En ese caso se pueden encontrar en el mercado otros reproductores con más opciones de reproducción y compatibles con infinidad de formatos de vídeo.

Etiquetas
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar