Actualidad

Google apoya a Apple en su rechazo a colaborar con el FBI para desbloquear el iPhone

1

Una orden judicial exige a la compañía crear un método que permita al FBI acceder a los datos cifrados del smartphone del terrorista de San Bernardino

iPhone 5c
iPhone 5c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
18
FEB 2016

Apple no es una compañía que rehúya de la polémica, pero lo cierto es que la firma dirigida por Tim Cook tampoco se caracteriza por querer inmiscuirse de forma pública en asuntos de cariz político. Tal vez por eso resulta doblemente llamativa su oposición a una orden judicial conminando a la compañía a desarrollar las medidas necesarias para desbloquear el teléfono cifrado de un terrorista.

El caso tiene sus raíces en el tiroteo del 2 de diciembre en San Bernardino (California), cuando un matrimonio afín al Estado Islámico mató a 14 personas e hirió a otras 22. La investigación resultante encontró un iPhone 5c propiedad de uno de los terroristas, a cuyos datos no pudieron acceder los investigadores del FBI debido al cifrado presente en los dispositivos portátiles de Apple.

El FBI, que desde hace tiempo sostiene vehementemente que la industria tecnológica debería incluir puertas traseras en sus programas y dispositivos con el propósito de permitir su acceso durante procesos policiales, solicitó una orden exigiendo a Apple una serie de modificaciones a fin de desbloquear el teléfono recuperado, que ahora le ha sido concedida por un tribunal federal.

iPhone 6
iPhone 6
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Características como el cifrado de datos y los lectores de huellas dactilares de los últimos iPhone no son del parecer del FBI, que prefiere teléfonos fáciles de hackear para llevar a cabo sus investigaciones.

Apple, que ya ha desbloqueado decenas de teléfonos cuando así le ha sido requerido por la justicia, ha decidido luchar contra esta última orden. El motivo es que terminales modernos como el iPhone 5c incorporan Secure Enclave, una tecnología de cifrado considerada fundamental para la política de privacidad que defiende Apple, y las exigencias del FBI no permitirían acceder a un único teléfono, sino "a cualquier iPhone", en palabras de Apple.

Cabe señalar que el FBI no quiere que Apple rompa el sistema de cifrado, lo cual es virtualmente imposible. La orden judicial requiere a Apple desarrollar una versión modificada de su sistema operativo iOS que permita introducir la contraseña de desbloqueo de un teléfono de forma automatizada desde un equipo informático, sin retrasos y evitando el formateo del dispositivo que se activa automáticamente tras introducir incorrectamente una clave en 10 ocasiones.

Con este software, alega Apple, el FBI podría conectar cualquier iPhone con Secure Enclave a un ordenador y sortear el cifrado de datos con un ataque de fuerza bruta.

El máximo responsable de Google ha mostrado su apoyo a Tim Cook y Apple a través de su cuenta en Twitter

Aunque el FBI ha declarado que solo desea desbloquear el iPhone 5c recuperado durante la investigación del tiroteo, Apple teme que la técnica implementada para saltar el cifrado de datos pueda ser utilizada más tarde de forma indiscriminada.

En palabras de Tim Cook, existe el riesgo de que el gobierno pueda entonces exigir a Apple "crear software de vigilancia para interceptar tus mensajes, acceder a tus registros sanitarios o información financiera, monitorizar tu localización o incluso acceder al micrófono o la cámara del teléfono sin tu conocimiento".

La Casa Blanca, por su parte, ha querido restar gravedad a las palabras de Tim Cook. Según ha señalado un portavoz del Departamento de Justicia, las autoridades no están pidiendo a Apple "crear una nueva puerta trasera en sus productos", sino simplemente su colaboración. "Ciertamente, el presidente cree que este es una importante prioridad nacional".

Google sale en apoyo de Apple

La oposición de Apple a la orden judicial ha sido recibida con un muro de silencio por parte de gran parte de la industria tecnológica, que libra una silenciosa lucha contra el gobierno de Estados Unidos con motivo de las tecnologías de cifrado y el deseo de varias agencias federales de poder esquivar este tipo de protecciones.

Este silencio ha sido finalmente roto por Sundar Pichai en Twitter. El máximo responsable de Google ha mostrado su apoyo a Tim Cook y Apple en una serie de mensajes donde declara que forzar a las compañías a hackear sus propios productos podría "poner en peligro la privacidad de los usuarios" y "sentaría un peligroso precedente". Como Apple, Google ha puesto recientemente el énfasis en la privacidad con la introducción de mejoras en el cifrado de Android y el soporte para lectores de huellas dactilares.

Cabe señalar que la batalla contra el cifrado de datos dista mucho de ser un asunto circunscrito a Estados Unidos. David Cameron, primer ministro del Reino Unido, ya ha manifestado que el gobierno debería ser capaz de acceder a cualquier plataforma de comunicación que opere en el país, llegando a cuestionar públicamente si debería tolerarse el funcionamiento de aplicaciones como WhatsApp, que el año pasado comenzó a cifrar algunas de sus comunicaciones.

La postura de Cameron también es compartida por el coordinador antiterrorista europeo, que a comienzos de 2015 afirmó que las compañías deberían facilitar sus claves de cifrado.

1
Comentarios
Cargando comentarios