Actualidad

Así era la cámara digital económica que Apple vendía hace más de 20 años

4

Recordamos en el 40 aniversario de la firma la mítica QuickTake 100

Apple QuickTake 100
Apple QuickTake 100
Foto: Das Digitalkamera Museum
4
ABR 2016

No es una de las compañías en las que primero se piensa al hablar de fotografía, pero en realidad Apple siempre ha mantenido una relación bastante estrecha con este sector. De hecho, ahora que se cumplen 40 años de la creación de la firma de Cupertino –el pasado viernes 1 de abril, más concretamente-, no está de más recordar que Steve Jobs siempre señalaba a Edwin Land, cofundador de Polaroid, como uno de sus mayores inspiradores.

Pero no se trata solo de una mera relación en este plano más filosófico. Y tampoco es algo que se reduzca a esa querencia de muchos fotógrafos por los ordenadores Mac frente a los feos PC –con software incluido mientras Aperture duró-, sino que hablamos de cámaras con su manzanita de colores y todo.

Y es que antes de que el iPhone se convirtiera en la cámara diaria de millones de personas –incluidos aficionados a la fotografía y profesionales- Apple ya apostó por su propia línea de cámaras digitales. Una relación breve pero intensa que pasaría a la historia en aquellos primeros años de la revolución digital.

Estamos en 1994, cuando la fotografía digital era poco más que un invento exótico que los fotógrafos miraban desde su universo químico con curiosidad, media sonrisa y tal vez un punto de desconfianza. Ya existían cámaras digitales desde hacía algún tiempo, claro, pero reservadas para usos profesionales muy concretos –fotoperiodismo, sobre todo- y con precios desorbitados.

Por 750 dólares la QuickTake 100 ofrecía una resolución de nada menos que 640 x 480 puntos, fotos en color de 24 bits y memoria para 8 imágenes

Apple Computer se había propuesto dos años antes asomarse a un mercado que movía una considerable cifra de dinero y que tal vez algún gurú ya vislumbraba como un buen negocio durante la siguiente década. El resultado fue la QuickTake 100, fabricada por Kodak para Apple y lanzada al mercado en 1994.

¿Qué pasaba mientras tanto en el escaparate fotográfico tradicional? Nikon presentaba la F70, por ejemplo, y las Coolpix eran solo un proyecto que vería la luz dos años después.

Con un diseño típico en aquella etapa prehistórica de las cámaras digitales, la QuickTake 100 supuso una revolución en su momento. ¿Por qué? Muy sencillo: costaba solo 750 dólares, una auténtica ganga para la época. Ese dato es, precisamente, el que le permitió entrar en la historia de la fotografía como la primera cámara digital popular. Para entendernos, se trata de un papel similar al que muchos años después jugó la Canon EOS 300D al ser la primera réflex digital en comercializarse por debajo de los mil euros.

Por aquella modesta inversión, la QuickTake 100 de Apple ofrecía una resolución de nada menos que 640 x 480 puntos, fotografías en color de 24 bits y contaba con una memoria suficiente para almacenar 8 imágenes. Si no queríamos pasarnos de tamaño, también se ofrecía un modo estándar de 320 x 240 píxeles con el que era posible disparar la friolera de 32 fotografías.

apple quicktime 100
Apple QuickTime 100
Catálogo de la QuickTime 100 de 1994. | Foto: Maple Ridge Auction

El objetivo era un 8 milímetros con una focal equivalente a 50 milímetros (sí, evidentemente el tamaño del sensor era muy pequeño). Y nada de disparar en JPEG, porque solo permitía trabajar en formato PICT o QKT. Para hacerse una idea del potencial y sobre todo de cómo se vendían en aquella época las cámaras digitales, nada como echar un vistazo al catálogo oficial que todavía algunos venden por Ebay. Con un precio, curiosamente, más alto que la propia cámara.

"Esta asequible cámara digital no necesita película", explicaba Apple Computer. "No hay una forma más sencilla de acercar el mundo directamente a tu ordenador", prometían. Eran los años en los que Steve Jobs estaba fuera de la compañía, y está claro que su genialidad comercial no había calado todavía como lo haría luego.

Las QuickTake no triunfaron demasiado, y de hecho Steve Jobs no dudó en finiquitarlas a su regreso a Cupertino en 1997

Y es que, efectivamente, pese a su peso en la historia de la fotografía, las QuickTake no triunfaron demasiado ni cambiaron el mundo o la tecnología como ocurrió con los posteriores inventos de Apple: el iMac, el iPod, el iPhone, el iPad… De hecho fue una de las divisiones que Jobs no dudó en finiquitar a su regreso a Cupertino en 1997.

Pero mientras este noviazgo fotográfico duró, Apple tuvo tiempo de lanzar tres modelos diferentes: la original QuickTake, la muy similar QuickTake 150 –un accesorio para macro y los formatos de imagen marcaban las principales diferencias- y la QuickTake 200 de 1997. Construido por Fujifilm, este último modelo de la saga contaba con pantalla trasera e incluso controles manuales.

Después habría que esperar otros diez años para que Apple volviera al mundo de la fotografía. Con el iPhone y casi sin querer. Puede que ni ellos mismos imaginaran que aquel teléfono inteligente con una modesta cámara de 2 megapíxeles –que ni siquiera podía grabar vídeo- iba a cambiarlo todo. También, en cierto modo, la forma de hacer fotos.

4
Comentarios
Cargando comentarios