Actualidad

Apple trabaja en su propio coche eléctrico, según fuentes de la industria

4

The Wall Street Journal revela que la compañía tiene a cientos de empleados trabajando en un vehículo monovolumen dotado con las últimas tecnologías

Tesla Model S
Tesla Model S
Automóviles como el Model S de Tesla Motors estarían en el punto de mira de Apple.
17
FEB 2015

Solo hay un rumor más pertinaz en el universo de Apple que su traído y llevado televisor inteligente, y ese es el coche en el que la firma de la manzana comenzó supuestamente a trabajar en los años de Steve Jobs. Objeto de incontables noticias de difícil verificación, este misterioso vehículo regresa una vez más a la actualidad de la mano de The Wall Street Journal, que señala que el proyecto ya tiene una dirección concreta y se encuentra en plena fase de desarrollo.

Según fuentes consultadas por el diario estadounidense, Apple está dispuesta a abrir una nueva falla en la industria estadounidense con su irrupción como fabricante independiente de automóviles. Conocido por el nombre en clave Titan, este ambicioso proyecto orbita en torno al diseño y la comercialización de un vehículo de tipología monovolumen y dotado con las últimas tecnologías.

El rumoreado iCar sería un automóvil eléctrico, con un avanzado sistema de baterías y soluciones de conectividad especialmente preparadas para sacar el máximo partido al ecosistema de dispositivos y aplicaciones de Apple. El propósito de la compañía sería tan ambicioso como replicar en la industria del automóvil el impacto causado por el iPhone en el mundo de la telefonía.

Las fuentes de The Wall Street Journal aseguran que en estos momentos Apple tiene trabajando a cientos de empleados en esta iniciativa. Entre sus posibles socios en el proceso de industrialización habría firmas de primer nivel como Magna Steyr, un reputado fabricante austriaco de componentes automovilísticos que también realiza labores de ingeniería y fabrica vehículos bajo contrato para compañías como Audi, Aston Martin, Fiat y Mercedes.

Tesla Motors, el nuevo coco de Apple

La decisión de Apple de entrar en la industria automovilística no es nueva. Es de dominio público que Steve Jobs odiaba la complejidad de los automóviles modernos y sus pobres sistemas de información y entretenimiento, hasta el punto de haber entablado negociaciones con varios fabricantes con el propósito de realizar algún tipo de colaboración mutuamente beneficiosa. Estas discusiones no llegaron a buen puerto hasta el lanzamiento años después de CarPlay, su propia plataforma de integración para dispositivos basados en iOS.

Más recientemente Apple se ha encontrado con un grave problema de personal. Tesla Motors, el fabricante de automóviles eléctricos que tiene revolucionada a la industria, está medrando a costa de robar a Apple algunos de sus mejores ingenieros y diseñadores ofreciéndoles sueldos y beneficios mucho más atractivos, hasta el punto de que la firma de Cupertino se ha visto obligada a proteger sus filas mejorando los contratos de mayor importancia.

Apple, en cualquier caso, ha adoptado una estrategia proactiva que va más allá de cerrar filas y blindar a su plantilla frente a Tesla Motors y su presidente Elon Musk. Lejos de encerrarse en su búnker, la compañía dirigida por Tim Cook ha estado realizando fichajes de alto nivel en la industria automovilística. Su última contratación conocida es Johann Jungwirth, el anterior responsable del departamento de I+D de Mercedes-Benz. Su llegada a Apple se produce después de oficializarse la contratación de Steve Zadesky, vicepresidente de diseño de Ford.

4
Comentarios
Cargando comentarios