Actualidad

Steve Jobs aboga por un mundo de descargas musicales libre de DRM

 
7
FEB 2007

El fundador y máximo responsable de Apple, Steve Jobs, hizo pública ayer una carta abierta en la que pone en tela de juicio la utilidad de las tecnologías de antipiratería musical. Apelando a las grandes discográficas, Jobs apuesta enérgicamente por un mundo de descargas musicales legales, aunque libre de las conflictivas tecnologías de protección DRM.

Steve Jobs ha decidido pasar la patata caliente de los controvertidos sistemas de protección contra la libre proliferación de la música a las cuatro grandes discográficas: Universal, Sony BMG, Warner y EMI. Y lo ha hecho a través de una carta abierta publicada ayer en la página web oficial de Apple, la compañía que preside.

En ella, Jobs se muestra partidario de eliminar las tecnologías DRM (Digital Rights Management) de antipiratería en las tiendas on-line de música.

La iniciativa de Jobs se produce pocos días después de que el influyente defensor del pueblo noruego amenazara con demandar a Apple si no retira las restricciones impuestas por la tecnología DRM en los archivos de iTunes.

Las "cuatro grandes"
Jobs recuerda en su carta que Apple fue instada en su día por esas cuatro compañías -las "cuatro grandes", tal como las denomina- a ser extremadamente cautelosa en la protección de los temas descargados desde iTunes.

La solución pasaba por la adopción de tecnologías DRM (Digital Rights Management) de antipiratería, que en la actualidad están presentes en los archivos musicales de la mayoría de servicios de venta legal on-line, como el Marketplace de Microsoft, el Connect de Sony o el ya citado iTunes.

"Imaginad un mundo en el que cada tienda on-line venda música sin DRM, en formatos de licencia abierta", expone Jobs en su carta.

En la actualidad, cada servicio integra su propio método de protección, lo que provoca, entre otros problemas, que la música adquirida desde una tienda en particular tan sólo pueda reproducirse en los dispositivos compatibles. Es el caso de los archivos descargados desde iTunes, que no pueden reproducirse en otros MP3 que no sean los archiconocidos iPod de Apple.

Esto, que supone un engorro para el usuario, no aporta -razona Jobs- ningún beneficio a las compañías discográficas, que al fin y al cabo venden el 90% de sus discos en soporte CD sin protección alguna.

Tres alternativas
Jobs propone en su carta tres posibles alternativas al conflicto DRM. La primera es continuar como hasta ahora, es decir, cada compañía con su sistema de protección particular. Ésta, la peor solución, implica continuar con el perjuicio que supone para el usuario no poder disponer libremente de su música adquirida de forma legal.

La segunda alternativa consistiría en entregar el sistema DRM propietario de Apple, denominado FairPlay, al resto de las compañías, creando un estándar universal de protección. El gran problema de esta propuesta es que la proliferación de una tecnología lleva "inevitablemente" a filtraciones que facilitan la aparición de software ilegal que la quebranta.

Por otro lado, este sistema también introduce ciertos inconvenientes, como la limitación del uso de la música en un máximo de cinco ordenadores seleccionados.

La tercera vía, y la apuesta más firme de Jobs, es la eliminación completa de cualquier sistema de protección musical. "Imaginad un mundo en el que cada tienda on-line venda música sin DRM, en formatos de licencia abierta."

"Ésta es claramente la mejor alternativa para los consumidores, y Apple la abrazaría en un abrir y cerrar de ojos" si las cuatro grandes compañías discográficas dieran su visto bueno, asevera Jobs.

La carta finaliza aludiendo al reciente ultimátum lanzado por el defensor del pueblo noruego, que secundaron otros países europeos. Jobs formula -no sin ironía- la siguiente recomendación: "Quizás aquellos que estén descontentos con la situación actual deberían redirigir sus energías a persuadir las compañías musicales para que vendan su música libre de DRM."

De hecho, concluye el presidente de Apple, de las cuatro principales compañías discográficas del mundo, "dos y media" están en manos europeas.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar