Actualidad
RUMORES EN LA RED

Claves e incógnitas del iPhone 5 (o nuevo iPhone)

 
3
SEP 2012

Apenas queda una semana para el 12 de septiembre, día en el que se espera que Apple anuncie su nuevo smartphone. Llámenlo iPhone 5, llámenlo nuevo iPhone. Y es que no sería de extrañar que la firma de Cupertino repitiese la jugada de volver a un nombre más genérico, tal y como hizo con su último iPad.

Claro que, por aquello de intentar ser imprevisible (y marear de paso a quienes intentan posicionarse en las búsquedas de Google lo antes posible), la compañía estadounidense también podría optar por otro nombre que incluyese algún apellido, sea o no parcial o totalmente numérico. Debates estériles aparte, sirva este artículo para evidenciar en qué podría consistir (o no) la fórmula del sucesor del iPhone 4S.

Lo seguro
Seguro, lo que se dice seguro, sólo hay una cosa: el próximo iPhone empleará iOS 6 como sistema operativo, una versión que la propia Apple ya detalló en su día y que este mismo medio probó recientemente en versión beta. Esto implica que Siri hablará y entenderá castellano (o al menos lo intentará), que habrá algunos retoques en la interfaz (integración de Facebook incluida) o que se introducirá una nueva aplicación propia de mapas y navegación GPS.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Apple dejará de depender así de Google en la parte cartográfica, aprovechando la ocasión para prescindir también de la clásica aplicación de YouTube que desde siempre ha venido de serie. El desencuentro entre ambas compañías, en cualquier caso, también podría implicar ventajas: a partir de iOS 6, Google podrá desarrollar estas aplicaciones por su cuenta, y si lo estima oportuno, exprimirlas tanto como ya hace con las versiones para Android.

Lo casi seguro
Si de verdad Apple tuviese como máxima ser imprevisible, su próximo smartphone tendría la misma pantalla de 3,5 pulgadas que los iPhone 4 y 4S. Pero son ya demasiadas las filtraciones que aseguran que el próximo iPhone aumentará por primera vez el tamaño del panel, elevándolo a unas 4 pulgadas en proporción panorámica y con una resolución superior (640 x 1.136 píxeles se antojan las cifras más probables).

En la misma línea de probabilidad se sitúan algunos cambios en el diseño del terminal, de los que ya se ha dado cuenta a través de numerosas imágenes de supuestos prototipos de este iPhone 5 (o nuevo iPhone, insistimos). Entre los cambios, cabe mencionar la introducción de un nuevo conector inferior más pequeño y la reubicación de la salida de auriculares, que probablemente estará en la parte inferior.

Lo probable
¿Será el próximo iPhone más delgado que su predecesor? ¿Será compatible con redes 4G? ¿Llevará un procesador de cuatro núcleos? Es probable que el miércoles de la semana que viene pueda responderse con un sí a todas estas preguntas. No serán en cualquier caso sus factores más importantes. Otra cosa es que la maquinaria mercadotécnica de Apple, como de costumbre, vaya a incidir mucho en estas materias.

Un "mockup" o molde que muestra el supuesto diseño del iPhone 5 (y que ha dejado verse estos días en el salón berlinés IFA, según recoge The Verge) comparado con un iPhone 4S. | Foto: The Verge

Hay algunos rasgos, eso sí, sobre los que es mejor dudar. En unos casos porque ya parecía bastante lógico que hubiesen sido estrenados en el iPhone 4S y los pronósticos acabaron fallando. Un buen ejemplo es la conexión NFC, sobre la que en el caso del iPhone 5 han aparecido rumores tanto a favor como en contra.

En otros casos, se trata de características sobre las que se ha comenzado a hablar precisamente ahora, a escasos días para la presentación del producto. Y en este tipo de momentos suelen surgir casi por igual tanto rumores que acaban acertando de pleno como otros que no llegan ni a tocar diana. Por ejemplo: ¿será cierto eso de que Apple estrenará en el iPhone 5 su propia alternativa al estándar Wi-Fi Direct? No hay que descartarlo, pero tampoco se pierde nada por permanecer escéptico al respecto.

Lo improbable (o imposible)
Si las casas de apuestas aceptasen jugar con predicciones sobre el próximo iPhone, puntos como una ranura para tarjetas microSD, un puerto micro-USB o una batería extraíble se pagarían como mínimo por 1.000 a 1. No obstante, nunca está de más recordar este tipo de cuestiones improbables cuando no imposibles para quienes todavía se hagan ilusiones. Introducir cualquiera de estos cambios sí que sería realmente imprevisible.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar