• Sigma 19 mm f2.8 EX DN para Sony E: análisis
  • Samsung EX2F: análisis
Prueba de producto
4 PULGADAS PARA IOS 6

Apple iPhone 5: análisis

 
5
OCT 2012

Aunque la costumbre pesa y al principio uno puede sentirse raro con el nuevo iPhone 5, su salto a la pantalla de 4 pulgadas trae consigo innegables ventajas. Apple ha sabido realizar este cambio sin perjudicar el atractivo visual ni la comodidad en la mano de un terminal que, como siempre, mantiene en líneas generales y con algunas pequeñas mejoras el rendimiento de sus predecesores. Éstos, eso sí, también se benefician en mayor o menor medida de las nuevas prestaciones de iOS 6. Quizás las mayores críticas se las lleven los mapas o el rediseñado conector inferior, aspectos que llegan sin que la firma de Cupertino haya hecho a tiempo todos los deberes.

Es cierto que el hardware de los smartphones cada vez importa menos. No en vano tanto el nuevo iPhone 5 como su inmediato antecesor, el iPhone 4S, tienen acceso a las mismas mejoras y nuevas funciones de iOS 6 que ya vimos al probar sus versiones beta. Tanto para lo bueno (véase el soporte para castellano en Siri) como para lo malo (véanse las contrapartidas de la nueva aplicación de mapas).

Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero también es justo afirmar que el software no lo es todo. No hay más que fijarse precisamente en iOS 6 y la "fragmentación" de sus novedades en los iPhone 4 y 3GS. Por eso, en este análisis nos fijaremos sobre todo en qué aporta de nuevo el iPhone 5 por sí solo a la familia de teléfonos de Apple.

Estirado con buen criterio

Es lo que tiene estarse cinco años (y defendiendo la postura casi con militancia sectaria, si se nos permite la hipérbole) sin modificar las 3,5 pulgadas en proporción 3:2 que hasta ahora marcaban el estándar de pantalla de los teléfonos de Apple. Sí, la primera sensación que transmite el iPhone 5 es la de un iPhone estirado, pues mantiene los 58,6 milímetros de anchura pero crece de 115,2 a 123,8 milímetros en altura.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El iPhone 5 (derecha) y el iPhone 4S.

Más adelante veremos los pros y los contras que supone apostar ahora por una pantalla en proporción 16:9 en lo que a la interfaz gráfica de iOS se refiere, pero de entrada hay que señalar el buen criterio que ha tenido el fabricante californiano al elegir el tamaño. En efecto, el nuevo iPhone sigue siendo igual de cómodo de manejar a una sola mano.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
De izquierda a derecha, el iPhone 4S, el iPhone 5 y el Samsung Galaxy S III.

Ojo, muchos smartphones con Android, Symbian o Windows Phone llevan ya un tiempo apostando por este equilibrio. Pero conviene señalar este punto en comparación con equipos más cercanos a las 5 pulgadas, como el HTC One X o el Samung Galaxy S III. Todo depende del tamaño de las manos de cada usuario, pero para la mayoría de mortales es más difícil manejar estos últimos usando el dedo pulgar como puntero y sin que el equipo se escurra accidentalmente.

Cuerpo refinado, estilo retocado

El nuevo iPhone es más delgado, con un grosor de sólo 7,6 milímetros frente a los 9,3 milímetros de sus inmediatos predecesores. De cara al día a día, eso sí, quizás sea más de agradecer la disminución del peso, que pasa de 140 a 112 gramos y crea esa sensación inicial de estar parcialmente hueco por dentro que ya hemos señalado en algún que otro terminal de gama alta.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El iPhone 5 (abajo) es sensiblemente más delgado y ligero que el iPhone 4S.

Comparando su perfil con el del iPhone 4S, puede observarse que el perímetro metálico tiene la misma profundidad en ambos casos, pero en el iPhone 5 han adelgazado los salientes de las caras superior e inferior. Esto no quiere decir que Apple haya prescindido de las láminas de cristal para proteger el equipo por delante y por detrás, o al menos no totalmente.

Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El frontal sigue empleando este sistema, pero en la parte trasera el cristal se ve interrumpido por una zona central de aluminio que supone el mayor cambio estético introducido en el iPhone 5: la combinación de dos tonos en un mismo acabado: blanco y gris plateado en el caso de la unidad empleada en este análisis y otra versión que combina el negro y el "grafito".

Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Precisamente el uso de aluminio en lugar del acero inoxidable empleado en el perímetro de los anteriores iPhone es uno de los puntos que más críticas ha suscitado por la menor resistencia de este material a arañazos y rozaduras. Apple se ha decantado por esta opción para poder reducir el peso del dispositivo, como ya han hecho otros fabricantes. En este sentido, es justo señalar que posiblemente muchos de quienes se hagan con un iPhone 5 acaben poniéndole una funda protectora independientemente del metal empleado en su carcasa.

Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Cabe mencionar también que el brillo del bisel del perímetro es más perceptible que en los iPhone 4 y 4S, de los que hereda el resto de su estilo visual, incluyendo su capacidad para mantenerse "de pie" por sí solo tanto horizontal como verticalmente.

Nuevos estándares

La reducción del peso y el grosor de este teléfono se explica en parte por novedades como la ranura para tarjetas nano-SIM. Como ya sucedió con las micro-SIM, Apple es la encargada de estrenar un estándar que probablemente acaben adoptando el resto de fabricantes durante los próximos años.

Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Las ventajas de usar una tarjeta telefónica más pequeña son evidentes, aunque esto también puede conllevar contrapartidas. Especialmente para usuarios cuyas operadoras aún no ofrezcan soporte para este tipo de tarjetas, situaciones en las que no queda más remedio que acudir a una tienda especializada para adaptar su tarjeta actual o hacerlo uno mismo probando su pericia para recortarla y reducir también su grosor.

Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El puerto inferior (también miniaturizado y bautizado como Lightning) contribuye igualmente a reducir las dimensiones del teléfono, y de cara al día a día posee una útil ventaja: el cable de recarga se le puede conectar en dos posiciones distintas. Se acabó eso de tener que comprobar siempre si el dibujo indicativo de los conectores clásicos de Apple está bien orientado o no.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El iPhone 5 (derecha) lleva un puerto inferior mucho más pequeño que el de predecesores como el iPhone 4S.

Sí, esto implica que muchos accesorios para productos de Apple serán inútiles para el nuevo iPhone 5 sin la ayuda de un adaptador, pero teniendo en cuenta que el conector anterior llevaba vigente una década, tarde o temprano tenía que llegar el cambio. Con todo, no hubiese estado mal proporcionar dicho adaptador en la caja del producto (en lugar de venderlo aparte por 30 euros) y haber previsto mejor algunas situaciones.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El nuevo conector Lightning es un 80% más pequeño que el clásico conector de 30 pines de Apple.

Baste decir que el iPhone 5 ya está en la calle y que mientras se escriben estas líneas no hay forma de añadirle una salida HDMI sin emplear un Apple TV como intermediario. La firma de Cupertino tiene previsto lanzar próximamente un cable directo de Lightning a HDMI, pero quizás hubiese sido mejor tenerlo disponible desde el principio.

Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y hablando de accesorios, el iPhone 5 sí que trae en la caja los nuevos auriculares EarPods. Es cierto que proporcionan más calidad de sonido que los clásicos cascos blancos de Apple (especialmente en los graves) y que resultan más cómodos en los oídos, aunque no llegan al nivel de unos auriculares de tipo "in-ear" medianamente decentes en ninguna de las dos materias.

Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
A los nuevos EarPods no les faltan ni el panel de mandos ni el micrófono integrado que Apple suele incluir en los auriculares de sus teléfonos.

En este sentido cabe mencionar un detalle que puede no ser del gusto de ciertos usuarios: la salida de auriculares está ahora en la parte inferior en lugar de la superior. Quien prefiera tener este conector siempre orientado hacia arriba al llevar el equipo en el bolsillo tendrá que guardarlo al revés, por así decirlo.

Retina de 4 pulgadas

Como pasa con las mismas dimensiones del iPhone 5, su pantalla de 4 pulgadas también mantiene la misma anchura de 640 píxeles y sólo estira la altura a 1.136 píxeles (frente a los 960 de sus dos inmediatos predecesores). Es decir, sigue siendo una pantalla Retina, un panel IPS con una densidad de casi 330 puntos por pulgada con una nitidez exquisita que se hace notar especialmente al mostrar texto.

Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También mantiene cualidades como su gran capacidad para mitigar los reflejos o su excelente nivel de brillo, aunque este último se sigue mitigando bastante al forzar el ángulo de visión (quizás su mayor flaqueza frente a las pantallas AMOLED junto a la excelente ratio de contraste que logran estas últimas).

En términos de calidad de visionado, mantiene un gran nivel en general con un cambio especialmente destacable en la saturación de los colores, concretamente un 44% superior a la de las pantallas Retina de 3,5 pulgadas, según Apple. En la práctica, esto se traduce en un fenómeno similar al que ya destacamos en el iPad de tercera generación: los colores que aparecen en pantalla son más fieles a los de las imágenes originales.

Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como ya dijimos en aquella ocasión, eso sí, la mayor o menor conveniencia de esto es algo que depende del gusto del usuario. El iPhone 5, por así decirlo, es el teléfono que muestra los colores más correctos en el sentido literal de la palabra. Si uno prefiere una saturación más suave o cálida, le resultarán más agradables a la vista los tonos cromáticos del iPhone 4S, mientras que si lo que le gusta son los colores muy saturados (incluso excesivamente), sus preferencias las satisfará mejor una pantalla AMOLED.

En cuanto a la sensibilidad del panel, ésta sigue siendo tan buena y precisa como siempre. Apple, por cierto, ha seguido el camino que ya llevan un tiempo recorriendo otros fabricantes al integrar la capa táctil en el mismo panel en lugar de superponer varias capas. Es otro de los cambios que le ha permitido reducir el grosor del equipo en comparación con anteriores entregas del iPhone.

Pros y contras del 16:9

Como no podía ser de otra forma, el teclado virtual en posición apaisada es uno de los beneficiados del estiramiento de la pantalla. Es cierto que esta herramienta ya era bastante cómoda en los iPhone anteriores, pero proporcionar más espacio y teclas algo más grandes siempre contribuye a minimizar el número de errores al escribir.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Pese a que el teclado virtual del iPhone 5 (abajo) no apura tanto los márgenes de la pantalla como el del iPhone 4S, el mayor espacio disponible le permite contar con teclas algo más anchas. (Ambas capturas han sido ligeramente reducidas de forma proporcional para que se aprecie la diferencia de tamaño relativa.)

Lógicamente, al usar el teléfono en vertical también se aprovecha ese espacio extra. Como ejemplifica perfectamente el hecho de que ahora quepa una quinta fila adicional de iconos en el escritorio principal, lo mismo puede aplicarse a toda la interfaz de iOS 6, de las aplicaciones de Apple y de las que siendo de terceros ya han sido adaptadas a esta particularidad del iPhone 5.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Un sencillo ejemplo de las ventajas de la pantalla del iPhone 5: mostrar eventos de la aplicación Calendario que en el caso del iPhone 4S requieren usar el "scroll" vertical.

El problema, lógicamente, está en las aplicaciones no adaptadas, que recurren a un sistema no demasiado elegante: colocar dos franjas negras en las partes superior e inferior de la pantalla para rellenar el espacio sobrante.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Aplicaciones aún no adaptadas a la pantalla del iPhone 5 como Syndi RSS se ejecutan sin problemas pero añadiendo dos franjas negras y manteniendo el resto de su interfaz con el mismo aspecto que en el iPhone 4S.

Mientras se escriben estas líneas, sí que están adaptadas ya aplicaciones tan populares como Facebook, Twitter, Instagram o Flipboard, pero faltan otras como WhatsApp, Dropbox o los juegos de la saga "Infinity Blade".

Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Todas las aplicaciones que vienen preinstaladas en iOS, como la de información bursátil (imagen superior), ya aprovechan todo el espacio de la pantalla del iPhone 5, mientras que en la App Store aún hay bastantes programas sin adaptar como el juego "Infinity Blade II".

Conviene recordar que la introducción de la pantalla Retina ya obligó en su día a los desarrolladores a adaptar sus aplicaciones y la transición se realizó de forma progresiva y sin mayores problemas. Las conversiones, eso sí, no serán tan sencillas, pues ahora no es una cuestión de doblar la resolución, sino de adaptar a una proporción de 16:9 herramientas pensadas para ejecutarse en 3:2. Tiempo al tiempo.

Puesta al día

Como es habitual con cada nueva entrega del iPhone, Apple ha aprovechado para integrar prestaciones que poco a poco se van generalizando en muchos terminales de gama alta, como el sistema de cancelación de ruido durante las llamadas al combinar varios micrófonos integrados. Lo mismo sucede con la conexión Wi-Fi de doble banda, aunque para aprovecharla en casa es necesario tener un "router" también abonado a esta tecnología (por desgracia no suele ser el caso de los modelos que proporcionan las compañías telefónicas al contratar una línea ADSL).

Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En otros apartados, en cambio, Apple prefiere no complicarse todavía la vida. Por ejemplo, en lugar de apostar ya por la conexión NFC, la firma de Cupertino ha creado una plataforma propia denominada Passbook para aglutinar de forma virtual billetes de avión o entradas de cine, entre otro tipo de tiques, en una especie de cartera virtual con "avisos inteligentes". Por ejemplo, advirtiendo al usuario de la cercanía de una tienda para la que dispone de un bono de descuento, geolocalización mediante.

Como es sabido, este sistema requiere instalar aplicaciones de aquellas compañías ya se hayan sumado a Passbook. En el caso español, donde ya operan firmas como Lufthansa, American Airlines, Sephora o Ticketea, Apple está también en negociaciones con otros actores como Starbucks o Iberia.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La mayor sensibilidad y rapidez de captura son algunas de las mejoras introducidas por Apple en la cámara del iPhone 5.

No faltan tampoco las típicas mejoras evolutivas en materias como la cámara (cuestión de la que nos encargaremos próximamente en un análisis centrado en esta parcela) o la potencia del nuevo procesador Apple A6. Respecto a este último, eso sí, quienes ya posean un iPhone 4S no notarán ninguna mejora especialmente significativa en la fluidez gráfica.

Algo parecido sucede con la autonomía. Según nuestras pruebas sometiendo al iPhone 4S y el iPhone 5 al mismo tipo de uso intermedio (con el brillo de pantalla fijo al 70%, unos 5 minutos de conversación telefónica y las conexiones 3G y Wi-Fi siempre activas para atender a lo largo del día cuentas de Gmail, Facebook y Twitter), el primero tarda unas 40 horas en llegar al 10% de batería y solicitar una recarga, mientras que al segundo aún le queda el 15%. En tests más intensivos reproduciendo vídeo, las marcas apenas mejoran en unos minutos.

Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cuanto a la conexión LTE, de momento Apple sigue sin cubrir las bandas en las que está previsto que se despliegue este estándar de cuarta generación en países como España. Cabe señalar también que ya no estamos ante un "world phone" como sí sucedía con el iPhone 4S, es decir, un equipo preparado para conectarse indistintamente a redes GSM y CDMA. Un aviso para quienes viajen mucho a Estados Unidos y pretendan usar tarjetas nano-SIM de operadoras como Verizon en un iPhone 5 comprado en Europa.

La excelencia tiene un precio

Pese a las reticencias que en un principio pueda crear el mayor tamaño y la nueva proporción de la pantalla (así como los dolores de cabeza que esto genere entre los desarrolladores de aplicaciones), Apple ha sabido mantener su esencia de siempre en el iPhone 5 y mejorarla en aspectos como el ensamblaje de sus distintas piezas, sencillamente sublime.

Por supuesto, esto también trae consigo irremediables contrapartidas que afectarán sobre todo a quienes lleven años coleccionando y conservando accesorios pensados para el antiguo conector inferior. O a quienes esperaban que iOS 6 integrase unos mapas a la altura de la ocasión. En estos casos, Apple se ha aplicado el viejo dicho de "quien no arriesga, no gana".

Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con todo, y si bien en el día a día uno acaba agradeciendo mejoras del equipo como su menor peso o el espacio extra de visualización, hay un apartado en el que quizás Apple deba intentar ser más ambiciosa en próximas entregas: la autonomía. Ya va siendo hora de que la firma de Cupertino dé un salto realmente cualitativo en esta materia. Claro que la única excepción a la regla está en el Motorola Razr Maxx, así que el cuento se lo pueden aplicar también el resto de fabricantes.

Si nos centramos en quienes ya posean alguna de las anteriores entregas del iPhone, quizás los cambios del diseño y de los componentes internos no sean suficientes motivos para dar el salto desde el 4S. La presencia en este último de todas las nuevas funciones de iOS 6 hace más difícil todavía justificar esta decisión, al menos entre los usuarios de a pie.

Apple iPhone 5
Apple iPhone 5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Y desde un iPhone 4 o un 3GS? Pues depende de si nos atraen funciones como la navegación GPS guiada paso a paso, la creación de imágenes panorámicas con la cámara o el asistente virtual Siri, quizás no tan revolucionario como Apple lo quería vender en un principio pero sí lo bastante ágil como para redactar mensajes en castellano y a viva voz.

Si de lo que se trata es de hacerse por primera vez con un teléfono basado en iOS, todas las versiones aquí citadas pueden ser igualmente apetecibles en función de las preferencias de software de cada usuario. Y por supuesto del alcance de su bolsillo, pues los precios de este iPhone 5 en España, como no podía ser de otra forma, no son precisamente los más asequibles.

Etiquetas
Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar