Crónica

Colas en Madrid para hacerse con los primeros iPhone 4 que llegan al país

 
30
JUL 2010
Eduardo Parra   |  Madrid

Fieles a la tradición y volviendo por sus mejores fueros, los "fanboys" de Apple han recuperado esta mañana la vieja costumbre de montar guardia frente a la ya famosa tienda de Telefónica para tener antes que nadie el nuevo -y no exento de controversias- terminal de Apple, el iPhone 4. Largas colas y esperas eternas -saco de dormir incluido- han tenido su final feliz cuando, a las diez en punto, la operadora ha comenzado a distribuir los primeros terminales. De la polémica del "antennagate" no se sabe, no se contesta. En el feliz mundo de los appleadictos, nadie sabe nada.

En fin, que Apple lo ha vuelto a conseguir. Si las colas y las largas esperas fueron difíciles de ver durante el lanzamiento madrileño del iPhone 3GS, con el nuevo modelo, el iPhone 4, toda la parafernalia "geek" ha vuelto con ímpetu a la Gran Vía madrileña. Aunque ya no es Movistar quien tiene la exclusiva, la tienda insignia de Telefónica acaparaba esta mañana la atención de los medios de comunicación y se convertía en uno de los puntos de venta más concurridos de la capital española.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Puntualmente a las diez de la mañana -como manda la tradición- se han abierto las puertas, y la larga espera de veinte horas de los primeros y pacientes futuros compradores se ha visto recompensada.

Minutos más tarde y tras un bochornosamente largo proceso de compra -más de media hora de cruce de papeles, llamadas y vaya usted a saber qué en plena era de Internet-, los primeros poseedores del nuevo terminal de la manzana salían por la puerta como chicos con zapatos nuevos. Cualquiera que los viera pensaría que les habían regalado el teléfono.

"Antennagate"
De los problemas de cobertura nadie hablaba esta mañana. La mayoría, Movistar incluida, dicen que eso de la pérdida de cobertura es una mentirijilla, una exageración o un "hoax" de Internet. Algún comprador, incluso, se empeñaba hoy en asegurar que cualquier teléfono, incluido el iPhone 3G o cualquier Nokia, pierde cobertura si se agarra de una determinada forma.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Un nuevo triunfo para Apple, que ha conseguido -no sabemos cómo- que los propios compradores que van a desembolsar sus buenos euros por el terminal no sólo no protesten por un presunto fallo de diseño, sino que defiendan a la marca como si les fuera la vida en ello.

Y Movistar, mientras tanto, a lo suyo. En una pequeña e improvisada rueda de prensa un portavoz de la compañía se esforzaba por devolver las pelotas que, en forma de preguntas, lanzaban esta mañana los periodistas, especialmente cuando se interesaban por saber qué pasaría con el contrato si el cliente, una vez probado su terminal, no estaba satisfecho y lo devolvía, tal como propuso Apple.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Los representantes de la operadora española, curtidos en esto de responder algo distinto a lo que se les pregunta, han explicado que, aunque esperan que los problemas de cobertura no se den, ellos ejercerán de "brazo armado" de Apple para tramitar las devoluciones de los terminales. Pero del contrato, el auténtico quid de la cuestión, ni media palabra.

Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar