• Pentax 645D: toma de contacto
  • Panasonic Lumix DMC-LX5: toma de contacto
Prueba de producto
MARCANDO EL CAMINO

Apple iPad: análisis

 
20
JUL 2010

Con el permiso del iPhone 4, el iPad de Apple es el dispositivo que más ríos de tinta ha hecho correr en los últimos meses. Tanto se ha escrito sobre él que convivir con este tablet durante un par de semanas y usarlo absolutamente para todo -o casi todo- es ya la única forma de comprobar su potencial y descubrir para qué sirve y para qué no. Llamado a revolucionar un segmento que muchos creían muerto, de lo que no hay ninguna duda es de que el iPad es el nuevo objeto de deseo de esta temporada.

Acceder a Internet, revisar el correo electrónico, leer la prensa, consultar toda clase de medios digitales, redactar cartas, ver fotografías y vídeos, editar imágenes, escuchar música, jugar un poco y ver alguna película. Éstas son algunas de las tareas que permite realizar el famoso tablet de Apple, el iPad, y que hemos querido probar durante nuestra convivencia con él. Una formidable forma de secundar el estreno -en el seno de QUESABESDE.COM- de la sección "Mundo móvil".

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La firma de Cupertino nos ha suministrado para la ocasión un iPad con una configuración de 64 GB de memoria de almacenamiento y sin conexión 3G (el iPad 64 GB, en otras palabras), por lo que sólo hemos navegado por la red dentro del radio de alcance de una conexión Wi-Fi.

A prueba de novatos
Al usarlo, la sensación que se tiene es completamente distinta a la de estar frente a un ordenador, por pequeño que éste sea. Incluso aunque seamos usuarios del iPhone, descubriremos que nos encontramos ante un dispositivo totalmente nuevo.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La clave es el tamaño de la pantalla y el uso sin ratón ni teclado. No deja de ser paradójico que la empresa que puso los ratones sobre las mesas de todo el mundo ahora nos invite a guardarlos de nuevo en el cajón.

También sorprende lo tremendamente sencillo que es de manejar. Tanto, que incluso a veces cuesta acostumbrarse a esa simplicidad. Es fácil echar en falta, por ejemplo, la opción de cerrar ventanas. Pero eso sucede porque en el iPad, por lo general, las cosas son muy sencillas: con sólo tocar su botón frontal volvemos a la pantalla de inicio y dejamos atrás la aplicación que estemos usando.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Esa facilidad de uso abre una brecha en el terreno de la informática, porque incluso quienes no se llevan muy bien con los ordenadores convencionales son capaces -así lo hemos comprobado- de manejar este aparato.

¿Es un iPhone grande?
He aquí una de las preguntas más repetidas durante estos meses, y en parte, no faltan parecidos entre el iPhone y el iPad. Sin embargo, el tamaño de la pantalla importa bastante en este caso. Sus 9,7 pulgadas son verdaderamente fabulosas, y de hecho el monitor es la mejor cualidad del dispositivo.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sus otras credenciales son 1024 x 768 píxeles de resolución y 132 puntos por pulgada (ppp). Ese último dato es importante, pues la densidad de puntos de la trama es casi el doble que la de la inmensa mayoría de monitores de ordenador (72 ppp). A pesar de ello, ese valor es algo menor que el de la pantalla del iPhone 3GS (163 ppp) y menos de la mitad que el de la denominada "pantalla retina" del nuevo iPhone 4 (326 ppp).

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Quesabesde
Las fotos se ven estupendamente bien en la gran pantalla del iPad.

Pero al margen de estas cifras, lo cierto es que las imágenes se ven sorprendentemente bien. Tanto, que es posible observar en las fotos o los vídeos matices que se nos pasarían de largo en un monitor estándar. Y eso a pesar de que el iPad está limitado en vídeo a una resolución HD de 720p. Estamos seguros de que llegar a los 1080p será una de las cosas que veremos en el iPad 2, o como quiera que llame Apple a la segunda entrega de este aparato.

Foto: Quesabesde
El diario The Guardian tiene incluso una aplicación específica para ver fotografías.

Sólo le ponemos una pega a la pantalla: el aparato muestra perfiles de color sRGB. Si ofreciera además Adobe RGB, seguro que muchos fotógrafos correrían a comprar uno y dejarían en casa sus discos duros para almacenar fotos.

Revistas sí, libros no tanto
La lectura de texto es muy agradable, incluso a plena luz del día y con los inevitables reflejos que sufre toda pantalla de cristal que se precie. El sensor de luz ambiental, que ajusta automáticamente el brillo, ayuda bastante en este sentido.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La experiencia de lectura se asemeja bastante a lo que supone leer un periódico de papel, entre otras cosas gracias al acelerómetro incorporado que se encarga de rotar publicaciones o imágenes al girar el iPad. ¡Nunca más imágenes verticales en una pantalla horizontal!

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lástima que Apple no haya puesto toda la carne en el asador y no haya dotado al iPad del giroscopio que incorpora el iPhone 4, que mejora aún más la orientación de las imágenes.

El hecho de que la pantalla emita luz no la hace indicada para sesiones de muchas horas de lectura, por mucho que Apple quiera vender su iPad también como un lector de libros. Las pantallas de tinta electrónica del Kindle y otros aparatos similares marcan en ese sentido una importante diferencia, pues además de no emitir brillo -como el papel-, no reflejan la luz solar. Dos características que nuestros ojos agradecen. Claro que esa tecnología de momento hace imposible reproducir vídeo en condiciones y buenas imágenes en color.

Foto: Quesabesde
La librería del iPad.

El iPad es estupendo para leer periódicos, revistas y artículos de Internet. Sobre todo por la excelente calidad con la que reproduce los gráficos y las fotos que acompañan a las palabras, pero también por las estupendas aplicaciones que algunos medios de comunicación están realizando para él. La versión creada por la revista Wired para el iPad sencillamente marca un antes y un después en el diseño de publicaciones.

Foto: Quesabesde
Foto: Quesabesde
Arriba, la versión de Reuters para el iPad. Debajo, la aplicación de Getty Images, una herramienta muy útil para los editores gráficos de prensa.

Pese a nuestras reticencias para lecturas prolongadas de libros, es interesante el hecho de que nos permita leer en una habitación a oscuras, su principal ventaja frente al Kindle de Amazon (además de reproducir colores e imágenes en movimiento).

Foto: Quesabesde
Podemos leer libros y revistas ampliando la imagen.

Mención aparte merecen los mapas. Nunca hasta la fecha habíamos visto un dispositivo de tanta calidad para realizar consultas geográficas. Y es que su pantalla es espectacular para recorrer el planeta con las yemas de los dedos.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Quesabesde
Nunca habíamos visto Google Maps con tanta calidad.

Lamentablemente, el sistema no funciona si no contamos con conexión a Internet. A menos, claro, que usemos alguna aplicación que descargue los mapas al ordenador, como las de TomTom. En lo que respecta a la ubicación geográfica, el aparato ha ganado en exactitud frente a lo que vimos en algunos iPhone.

Mejor con teclado
La tecnología táctil es tan precisa como en el iPhone, y eso es una buena noticia, porque hasta la fecha nadie ha igualado el buen hacer de Apple en ese terreno. Sin embargo, sigue sin ser posible escribir textos manuscritos con la ayuda de algún puntero o dispositivo similar, algo que vendría bien de cara a tomar apuntes en una clase o en una rueda de prensa.

A cambio tenemos un teclado virtual con un tamaño generoso, sobre todo si colocamos la pantalla en posición horizontal. De esa forma incluso es posible usarlo con las dos manos y escribir con cierta velocidad. Lástima que en Apple hayan optado por un sistema de teclas en el que no aparecen algunas que son fundamentales. ¿Tan complicado era poner una tecla que nos permitiese acentuar sin necesidad de dejar pulsada la vocal en cuestión?

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tal vez sea ésta una forma de incitarnos a la compra del teclado opcional que se vende para el iPad, imprescindible para redactar textos largos con él. Con el virtual sólo podemos escribir correos electrónicos, algún artículo breve y cartas. Pero que a nadie se le ocurra redactar nada de más de un folio de extensión.

Un pequeño truco, por cierto, es usar cualquier teclado a través del puerto USB si adquirimos el Camera Connection Kit.

Mucha autonomía
La autonomía es otra de las grandes virtudes de este dispositivo. La versión del iPad probada -sin 3G, recordemos- aguanta bastante bien el tirón y nos proporciona unas 10 horas de funcionamiento si desconectamos el Bluetooth, que sólo tiene sentido activar para usar el citado teclado externo.

Mucha más autonomía, por tanto, que los ordenadores portátiles y los teléfonos de gama alta. Sólo algunos libros electrónicos, a los que la batería les aguanta días, pueden hacerle sombra.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lo malo es que si un día la batería deja de funcionar -su ciclo teórico de vida es de 1.000 cargas-, no habrá otro remedio que mandar el aparato a Apple para que la sustituya. El precio que hay que pagar por ello son 100 euros.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Esa operación de carga puede hacerse a través del cargador suministrado o conectando el iPad al USB de un ordenador, siempre que ese puerto tenga una tensión de 10 vatios. Con el método tradicional en 3 ó 4 horas la batería estará lista. Con el segundo habrá que tener mucha más paciencia.

Ágil, pero con poca memoria RAM
Pero no sólo la pantalla marca la diferencia frente al iPhone: también lo hace su potencia. Al menos frente al modelo 3GS y los anteriores dispositivos de la saga, puesto que el iPhone 4 utiliza el mismo procesador A4 del iPad.

Lo cierto es que no nos hemos topado con ninguna aplicación en la que el dispositivo tarde en responder. Sin embargo, está claro que al iPad no le sobra precisamente memoria RAM, pues sus 256 MB tienen la culpa de que -por ejemplo- no podamos cargar el editor de vídeo iMovie, que en cambio sí funciona en el último teléfono de Apple, que paradójicamente atesora el doble de memoria RAM.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Quesabesde
Los juegos son otro de los puntos fuertes del dispositivo de Apple.

Además, mientras que el sistema operativo iOS 4 permite la multitarea y ya está disponible para ese móvil, aún faltan algunos meses para que pueda usarse en el iPad. Una decisión que ha sido muy criticada, porque ambos productos se lanzaron casi a la vez.

Esperemos también que cuando aparezca el nuevo sistema la gestión de los ficheros mejore, pues ahora cada archivo debe estar obligatoriamente vinculado a una aplicación. Sólo las fotos, los vídeos y los ficheros de audio se libran de esa lacra.

Está claro que la memoria será una de las características que veremos que mejora en las próximas versiones del aparato. Cuando eso suceda también podremos usar con él herramientas multimedia de mayores posibilidades, como editores fotográficos algo mejores.

Funda imprescindible
El diseño del iPad está muy logrado y es verdaderamente elegante. A pesar de lo que se dice de él, es muy ligero: pesa poco más de 600 gramos, más o menos como un libro algo voluminoso. Su delgadez, sus formas redondeadas en los bordes y su acabado metálico hacen de él un aparato bastante atractivo.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dispone de un total de tres botones: uno bajo la pantalla, con el que accedemos al menú principal; otro en la parte superior para apagar el aparato y ponerlo en reposo, y un último botón en la parte izquierda para controlar el volumen.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a ello, la ergonomía y la sujeción del aparato agradecerán que invirtamos algún euro más en hacernos con la funda que Apple vende para el iPad. Con ella no sólo evitaremos caídas accidentales si se nos escurre de las manos, sino que también podremos apoyarlo sobre la mesa, proteger su pantalla y reforzar su aspecto de cuaderno.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto a la resistencia del cristal, la verdad es que no parece nada sencillo rayarlo. En cambio, por muy limpias que tengamos las manos, es casi imposible que la pantalla no acabe repleta de huellas al momento. Algunos dicen que las cosas han mejorado mucho en ese sentido en el iPhone 4.

Conectividad: tenemos un problema
Resulta bastante desagradable comprobar que para descargar cualquier aplicación, incluso las gratuitas, se nos solicita abrir una cuenta en la tienda de iTunes y dar un número de tarjeta de crédito. Aunque este último paso puede evitarse investigando un poco por la red, posiblemente la mayoría de usuarios no tengan tiempo ni ganas de hacer un máster sobre este asunto.

Una vez hecho esto, los problemas no terminan ahí, pues en Apple demuestran ser bastante cuadriculados en lo que respecta a la gestión de los archivos con ese programa. Es imposible trabajar con el iPad sin un ordenador con iTunes. Por si eso fuera poco, sólo podemos sincronizarlo con cinco equipos distintos. Y aun así podemos hacernos un buen lío usándolo en varias máquinas.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Algo tan sencillo como conectar el aparato a un ordenador y acceder a sus archivos como si se tratase de un dispositivo USB es sencillamente imposible por defecto, aunque ya existen algunos programas que permiten usarlo de esa forma.

Por otra parte, la tienda de Apple es la única forma oficial de cargar programas con el iPad. Al menos si no queremos recurrir a la fórmula del "jailbreak", método que posibilita cargar las aplicaciones rechazadas por Apple en una plataforma alternativa llamada Cydia. Aunque eso no es nuevo, pues ya lo habíamos visto en el iPhone, nos parece bochornoso que el creador del sistema operativo de un dispositivo decida qué programas podemos usar con él.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple iPad
Apple iPad
Foto: Quesabesde
Los músicos también pueden hacer anotaciones en el iPad.

El funcionamiento es el mismo que el del iPhone: los programadores de aplicaciones deben pagar a Apple por el kit de desarrollo. Además, si sus creaciones son aprobadas, la compañía de Steve Jobs se lleva un tanto por ciento de las compras. Un sistema que podría tener sentido para un móvil, pero que chirría un poco en un aparato demasiado parecido a un ordenador.

Ni Microsoft en sus mejores tiempos tenía tanto control sobre desarrolladores y usuarios. A la larga estamos seguros de que Android y otros sistemas operativos más abiertos flexibilizarán la actual estrategia de Apple.

Foto: Quesabesde
Pulse, una excelente aplicación para leer nuestros RSS.

Tampoco es de recibo que el dispositivo tenga capadas sus conexiones inalámbricas. El Wi-Fi sólo nos permite acceder a Internet y el Bluetooth está pensado para conectar algún que otro accesorio, como el teclado externo o unos auriculares inalámbricos. Por tanto, la sincronización tendrá que pasar forzosamente por el cable USB.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Seguimos con el tirón de orejas. La ausencia de un lector de tarjetas incorporado también debe figurar en esta lista. Que haya que comprar aparte el Camera Connection Kit, que se compone de un lector de tarjetas SD Card y de un puerto USB, es sencillamente una tomadura de pelo.

Esperemos que las cosas cambien en cuanto la competencia lance tabletas de calidad. Numerosos dispositivos con los sistemas operativos Android y MeeGo están a punto de ser comercializados de forma masiva. Sólo falta que ambas plataformas maduren un poco. Así ha sucedido en el terreno de la telefonía móvil, en el que Android cada vez crece más y más a pesar de llegar más tarde.

Carencias en el software
Otras limitaciones apuntan a la clase de ficheros que podemos cargar en el iPad, sobre todo en lo que respecta al vídeo y las fotos. Aunque en teoría permite mostrar archivos RAW, no todos son soportados, o al menos no los obtenidos por las cámaras más recientes. Hemos hecho la prueba con imágenes en bruto de la Olympus E-PL1, y no hemos podido almacenarlas en la memoria: al intentar procesarlas, el iPad no las reconocía.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para el vídeo podemos usar algunas aplicaciones que nos permiten cargar archivos que es imposible ver por defecto, como los DivX, pero éstas son de pago. Entre otras cosas, porque no se desarrolla software libre para el iOS de Apple, con lo que no podremos disfrutar de aplicaciones tan geniales como VLC Player.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Nos preguntamos por qué Apple no ha pagado las licencias necesarias para que podamos acceder a una mayor variedad de archivos. Sobre todo teniendo en cuenta que los ordenadores Mac siempre se han distinguido por cargar de serie muchos tipos de ficheros y que una de las grandes vocaciones del iPad es la de reproductor multimedia.

Las aplicaciones que vienen de serie con Mac OS X permiten trabajar a un nivel básico sin necesidad de adquirir nada más. Pero eso no pasa con el iPad. No deberían perderse los buenos hábitos, y Apple debería proporcionar de serie algunas cosas por las que ahora nos hace pasar por caja, como el procesador de textos Pages, la hoja de cálculo Numbers y el programa de presentaciones Keynote. Tres aplicaciones esenciales de la firma de Cupertino que se venden por separado a un precio que se nos antoja excesivo.

Foto: Quesabesde
La edición de Keynote está muy lograda.

También son demasiado minimalistas las aplicaciones básicas para ver fotos y vídeos. ¿Tan complicado era que pudiésemos puntuar nuestras fotos o ver sus medatados? ¿Por qué no podemos cargar subtítulos con los vídeos?

Demasiado caro
En lo que respecta al precio, el iPad nos parece demasiado caro. El modelo que hemos probado cuesta unos 690 euros. Y no es la versión más cara. Comparado con un ultraportátil o un libro electrónico, la diferencia es importante.

Si optamos por el modelo más barato, por unos 490 euros accederemos a la versión con 16 GB de memoria interna. Un poco escaso si tenemos intención de almacenar muchos álbumes de fotos o alguna que otra película.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Ni que decir tiene que los menos impacientes siempre pueden esperar -tal y como ocurre con todos los aparatos- a la próxima edición del iPad, seguro que más potente y puede que incluso algo más barata.

Marcando el camino
A estas alturas, está claro que el iPad no necesita demasiadas recomendaciones para convertirse en un éxito de ventas y en un auténtico fenómeno social.

¿Cómo se explican esas carencias o la ausencia de una cámara integrada, por ejemplo? Muy sencillo: cuando Apple lanza por primera vez un producto, se guarda muchas prestaciones en la chistera para mantener en vilo al respetable.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Para qué nos sirve un iPad? Antes de responder a esa pregunta cabe preguntarse por qué el verdadero iPad de bolsillo, el , no ha tenido más aceptación, al menos en España. Al fin y al cabo, se trata de un iPhone sin conexión 3G, exactamente igual que el iPad más sencillo.

La respuesta nos parece evidente: porque lo que verdaderamente le da sentido a un dispositivo de esas características es contar con una pantalla de tamaño generoso. Y eso, unido a un uso muy intuitivo y accesible, es lo que ha conjugado Apple en el iPad.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco es posible pensar en este dispositivo como sustituto del ordenador. Como ya hemos comentado, es imprescindible disponer de uno y de iTunes para gestionarlo, sincronizarlo o cargar material multimedia.

Como accesorio de viaje para ver películas, fotos o incluso para leer -con las limitaciones ya citadas- es ideal. También es una gran opción para los que necesitan navegar por la red sin la limitación de tamaño que imponen los móviles. Si además de eso necesitamos procesar información con él, podemos hacerlo a un nivel básico, pero no está nada mal para escribir textos o editar rápidamente una foto.

Foto: Quesabesde
Podemos acceder directamente a los vídeo de YouTube sin el navegador.

Pero es en las tareas sencillas y en el ocio donde el iPad luce con todo su esplendor. Su excelente pantalla puede seducir a algunos usuarios, como los fotógrafos, hasta el punto de que si lo prueban, quizá no puedan prescindir de él.

A otros quizá les convencerá por una sencilla razón: en la App Store hay programas casi para cualquier cosa que puedan imaginar, capaces de adaptar el iPad a necesidades más específicas.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lo que está claro es que el iPad es un capricho adictivo, el nuevo aparato de moda. Pero no sólo eso, sino también el encargado de reflotar el sector de los tablets y marcar el camino a seguir por todos, tal y como ya lo hizo en su momento el iPhone.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar