• Panasonic Lumix GF2: análisis
  • Flip Video MinoHD: autopsia
Prueba de producto
SEGUNDA ENTREGA DEL TABLET POR EXCELENCIA

Apple iPad 2: análisis

 
18
ABR 2011

Mucha competencia le ha salido a Apple en esto de los tablets, pero su clásica renovación anual de producto está a la altura de lo esperado. El iPad 2 se posiciona así como una jugosa opción para los que quieran realizar su primera incursión en este tipo de dispositivos, aunque quien ya sucumbiese a los encantos de su predecesor es probable que se espere al año que viene para esperar la llegada de un nuevo relevo. Sólo las cámaras integradas suponen una verdadera ruptura respecto a las posibilidades del primer iPad, ya que el procesador de doble núcleo del nuevo modelo sólo aporta leves mejoras en la práctica. Media vuelta de tuerca más a los componentes de un equipo que, manteniendo inalterable su esencia, también ha adelgazado para la ocasión.

Se anunció hace apenas un mes y ya se habla de más de dos millones de unidades vendidas. El iPad 2 repite así un guión al que Apple ya está más que acostumbrada en su gama iPhone: incorporar tímidas mejoras en un nuevo modelo que, con todo, vuelve a ser la referencia en su segmento para pulverizar los registros de su antecesor.

Apple iPad 2
Apple iPad 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A pesar del doble núcleo y de lo que ha adelgazado su diseño, los elementos que realmente marcan la diferencia son las cámaras frontal y trasera. De pobre calidad, pero encargadas de ampliar el catálogo de posibilidades del iPad con las videollamadas por FaceTime, los graciosos efectos de Photo Booth o la grabación de vídeo para editarlo con iMovie.



Un repaso al diseño, las características y las aplicaciones del Apple iPad 2. Puedes ver el vídeo a pantalla completa y en alta resolución.

Apple, en cualquier caso, no ha renunciado a dejarse en el tintero algunas mejoras que, seguramente, se reserve para iPads venideros. Hasta entonces, no queda otra que examinar a fondo las virtudes y los defectos del último tablet que ha pasado por la redacción de QUESABESDE.COM.

Un iPad descamisado
Es la primera metáfora que se nos viene a la cabeza al comparar en vivo y en directo los dos tablets de Apple. Y es que el iPad 2 no sólo es un tercio más delgado (su grosor ha menguado de 13,4 a 8,8 milímetros), sino que también se le han recortado unos milímetros de altura y anchura. Si a esto le añadimos la nueva curvatura de los bordes, da la impresión que estamos ante un iPad original al que le hayan quitado una capa de ropa.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El iPad original (con el frontal de color negro) comparado con un iPad 2 (que dispone de acabados en negro o blanco, este último el caso de la unidad analizada por QUESABESDE.COM).

También ha bajado el peso, pero ambos dispositivos transmiten casi la misma sensación tanto entre las manos como a la hora de cargar con ellos. Conviene tener en cuenta, no obstante, que hemos comparado un iPad 2 3G (cuyos 613 gramos están ligeramente por encima de las versiones sólo con Wi-Fi) con un iPad original sin conexión a la red telefónica (que pesa 680 gramos, 50 menos que las ediciones 3G). Nimias diferencias, pero que conviene señalar de cara a los usuarios que valoren especialmente este punto.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La parte trasera del iPad 2 sigue siendo de aluminio pero renuncia por completo al ligero "escalón" del modelo anterior.

No hay cambios en el surtido y la ubicación de los controles y conectores (el botón de la parte inferior del frontal, el control de volumen en el lateral derecho, el conector propio de Apple en la parte inferior...), pero el altavoz integrado se ha trasladado a la cara trasera. Un elemento que ahora arroja algo más de potencia, pero que sigue proporcionando un sonido monoaural de calidad bastante mejorable.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El altavoz integrado que reposaba en la parte inferior del primer iPad (arriba) ha sido rediseñado y reubicado en la esquina inferior izquierda de la cara trasera del iPad 2.

Versiones con 3G como la que hemos tenido la oportunidad de probar incluyen además dos elementos diferenciadores: una franja de goma negra que cubre la antena en la parte posterior y una ranura para tarjetas micro-SIM. Para abrirla, Apple proporciona el mismo tipo del alfiler que ya vimos de cerca al analizar el iPhone 4 el año pasado.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La ranura micro-SIM del iPad 2 está situada en la parte superior del lateral izquierdo.

Mención especial se merece la Smart Cover, un accesorio que Apple vende aparte por 40 o 70 euros en función de si nos conformamos con el acabado de poliuretano o si no nos importa pagar casi el doble para sustituirlo por piel.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La pantalla del iPad 2 se apaga automáticamente cuando la Smart Cover la tapa por completo, y se vuelve a encender ella sola al despegar uno de los pliegues de la susodicha cubierta.

Su sistema de agarre magnético -incompatible con el primer iPad, dicho sea de paso- es tremendamente sencillo y eficiente, aunque eso no evita que pueda descolocarse en algunas situaciones. Si por ejemplo recurrimos al "modo pedestal" y hacemos pulsaciones demasiado fuertes sobre la pantalla, es probable que acabemos desplazando la bisagra a la parte delantera del marco de la pantalla y que el iPad 2 pierda el equilibrio.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Aunque está pensada para fijarse al lateral del iPad 2 por su parte trasera (imagen superior), los enganches de la bisagra de la Smart Cover también se pueden pegar magnéticamente -la mayoría de las veces de forma accidental- a la parte frontal del marco.

Es en cualquier caso un sistema ingenioso y que resulta bastante útil para andar por casa y jugar con las distintas posiciones que brinda, ya sea para ver un vídeo o para usar con mayor comodidad el teclado QWERTY virtual.

Apple iPad 2
Apple iPad 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple iPad 2
Apple iPad 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Apple, eso sí, ya podría incluir la Smart Cover directamente en la caja del iPad 2. Primero, porque deja completamente desprotegida la parte trasera del dispositivo, de ahí que a la hora de sacarlo a la calle sigan siendo más indicadas las fundas ya lanzadas para el modelo original. Y segundo, porque esta curiosa cubierta supone también un arma de doble filo para la pantalla.

Apple iPad 2
Apple iPad 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que la cara trasera gris de la Smart Cover, que es la que entra en contacto con la pantalla cuando está cerrada, es la misma que luego se usa como superficie de apoyo en muchas de las posiciones que puede adquirir. Como consecuencia, y tras un par de días usando esta "cubierta inteligente" como pedestal sobre distintas mesas y escritorios, acabaremos por impregnar la pantalla del iPad 2 con varias líneas rectas de suciedad.

Apple iPad 2
Apple iPad 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple iPad 2
Apple iPad 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Unas líneas que se corresponden con los huecos que hay entre los cuatro paneles móviles de la Smart Cover, en los que poco a poco se van acumulando polvo y otro tipo de partículas. Esto se puede remediar plegando los paneles al revés (es decir, usando la cara de color como superficie de apoyo), pero en ese caso el improvisado pedestal es mucho más inestable y se desmorona con facilidad.

La misma experiencia de uso
Como hemos visto, por ahora todo se queda en rematar de forma más sofisticada el diseño de un equipo que mantiene inalterable su esencia, encabezada por la pantalla de 9,7 pulgadas (con tecnología IPS, 1024 x 768 píxeles de resolución y una relación de aspecto de 4:3) y el sistema operativo iOS, a cuya última versión (la 4.3.2 mientras se escriben estas líneas, aunque al grabar el vídeo que se adjunta aún no había sido lanzada) también tiene acceso el primer iPad.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Como siempre, el escritorio principal de iOS tiene una barra inferior de elementos destacados en los que se pueden incluir carpetas y accesos directos a aplicaciones, con la posibilidad de reubicarlos con el mismo dedo después de realizar una pulsación prolongada.

Nos volvemos a encontrar, por tanto, con una interfaz basada en un escritorio que se explora lateralmente hacia ambos lados y que puede contener tanto iconos de acceso directo a aplicaciones como carpetas que a su vez incluyen más iconos dentro. Todo ello con la misma fluidez gráfica y excelente sensibilidad táctil que ya lograba el primer tablet de Apple.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El primer escritorio de iOS empezando por la izquierda está reservado para la búsqueda dentro del iPad, que busca resultados en todas las aplicaciones instaladas (bandeja de entrada del correo electrónico incluida) y las previsualiza a medida que escribimos palabras clave.

También está presente la visualización multitarea a través de una barra inferior de iconos que aparece cuando hacemos una doble pulsación en la tecla frontal. En este sentido, y aunque se trata de algo que se puede habilitar con un poco de investigación y recurriendo a software de terceros, Apple aún no ha activado de serie los gestos multitáctiles descubiertos en la versión para desarrolladores de iOS 4.3.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La ya conocida vista multitarea de iOS.

Seguramente la firma de Cupertino se esté reservando esta novedad para próximas versiones de iOS, aunque no le hubiese venido mal al iPad 2 ser desde el principio capaz de abrir la multitarea o pasar de una aplicación a otra haciendo pulsaciones y arrastres con cuatro o cinco dedos de forma simultánea, ya que el método actual, que obliga a andar convocando la barra inferior multitarea y pulsando iconos aquí y allá, es algo engorrosa.

Apple iPad 2
Apple iPad 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La experiencia web con el navegador Safari es uno de los mejores puntos del dispositivo, aunque sigue teniendo el inconveniente de la ausencia de soporte para tecnología Flash. Al menos, eso sí, uno puede reproducir directamente y sin recurrir a ventanas adicionales los vídeos incrustados de YouTube y Vimeo, estos últimos gracias a la compatibilidad de su reproductor con HTML5 (aunque los vídeos HD no se ven tan bien en el iPad como en un ordenador).

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Reproduciendo un vídeo HD incrustado de Vimeo.

Otros contenidos Flash, eso sí, siguen sin poder cargarse. A no ser que uno esté dispuesto a instalar aplicaciones como Frash for iPad -algo que requiere hacerle el famoso Jailbreak al dispositivo- o gastarse 3 euros en la App Store para descargar el navegador web Skyfire, esta última una opción que sí que cuenta con el beneplácito de Apple.

Apple iPad 2
Apple iPad 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cuanto a la aplicación iBooks, que es una de las que más comentarios ha generado entre la audencia de QUESABESDE.COM, no hay ningún cambio respecto a lo que ya vimos en el primer iPad. Los libros se muestran en pantalla con una estética muy cuidada, la selección de texto siempre está al alcance del dedo para copiar fragmentos o destacarlos en amarillo... pero sigue sin proporcionar las ventajas de la tinta electrónica, algo que se nota tras largas sesiones de lectura, especialmente si las realizamos en exteriores soleados.

Dos cámaras con la vista puesta en las aplicaciones
Lejos de las resoluciones por las que están apostando otros fabricantes de tablets, Apple emplea en su segundo iPad dos cámaras que se quedan por debajo del megapixel. Esto no le impide ser capaz de grabar vídeo en alta definición, pero sí que lo limita de forma severa para la toma de instantáneas.

Apple iPad 2
Apple iPad 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apple iPad 2
Apple iPad 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dejando a un lado el sensor y viendo las muestras obtenidas con la cámara trasera (que arroja imágenes a 960 x 720 píxeles, mientras que la frontal trabaja a 640 x 480), no parece en cualquier caso que Apple haya elegido otros componentes fotográficos muy lujosos.

0,69 MP
Las capturas se han realizado con un Apple iPad 2
las capturas se han realizado con un apple ipad 2
las capturas se han realizado con un apple ipad 2
las capturas se han realizado con un apple ipad 2
Además, y como sucede en todo tablet, las formas del iPad 2 no ayudan mucho a mantener bien el pulso mientras se toca el disparador virtual en pantalla, algo que se ve agravado además por la ausencia de autoenfoque y estabilización de imagen.

Apple iPad 2
Apple iPad 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tras esta sucesión de inconvenientes, queda claro que el iPad 2 no es ni pretende ser un equipo con el que obtener fotos para presentarlas a un concurso de QUESABESDE.COM o imprimirlas y tenerlas enmarcadas en la mesita de noche. Su objetivo consiste en ampliar el catálogo de posibilidades del dispositivo a través de aplicaciones que aprovechen la presencia de las cámaras, de ahí que, para empezar, tenga preinstaladas un par de utilidades bien sencillas.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La galería de efectos de Photo Booth.

Empezando por la adaptación a iOS de una herramienta ya tan clásica como Photo Booth, típica de los ordenadores de la firma de Cupertino. Una utilidad que, en cualquier caso, no sirve para mucho más que para conseguir una graciosa foto de perfil de Facebook o, sencillamente, echarse unas risas. Y siguiendo por FaceTime, la plataforma de Apple para entablar videollamadas por Wi-Fi entre buena parte de su familia de dispositivos.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Realizando una videollamada por Wi-Fi entre un iPad 2 y un iPhone 4 a través de FaceTime.

La calidad de la transmisión tiene las limitaciones habituales en este tipo de comunicaciones, produciéndose ocasionales cortes de sonido y distorsiones en la imagen (cambiar entre las dos cámaras, por ejemplo, deja la imagen congelada durante un par de segundos), pero se comporta de forma medianamente estable y las videoconferencias se establecen con facilidad (aunque el iPad 2 no tenga funciones telefónicas, podemos llamar por FaceTime a alguien que tenga un iPhone 4 usando su número telefónico como dato de referencia).

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Aunque al hacerlo se ocultan automáticamente varios controles y apartados, iMovie adapta su interfaz cuando colocamos el iPad 2 en posición vertical.

Sobre esta base, y sin entrar en aplicaciones de terceros centradas en materias como la realidad aumentada, la propia Apple también ha lanzado para la ocasión una nueva versión táctil de su editor de vídeo iMovie, que se vende en la App Store por 5 euros. No goza de soporte oficial para el primer iPad al carecer éste de cámaras, pero se le puede instalar a través de iTunes y con un poco de investigación previa (la misma que luego haría falta para añadir vídeos con los que trabajar, pues iMovie sólo puede importar los clips y las fotos de la carpeta "Carrete").

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Los proyectos editados con iMovie se pueden exportar en distintas resoluciones.

De todas formas, en este iPad 2 (mejor dotado que su predecesor en gráfica, RAM y procesador) hay veces que hay que darle a iMovie unos segundos para que aplique los cambios que vamos haciendo. Y eso que tampoco es un editor muy complejo, en el que uno casi que sólo puede elegir y delimitar grabaciones, unir los trozos con dos tipos de fundido y añadir música, grabaciones de voz y algunos efectos sonoros (resulta especialmente limitada la introducción de rótulos, en los que no se puede siquiera personalizar el color o el tamaño de los caracteres).



Un montaje editado con iMovie a partir de vídeos grabados con la cámara trasera del iPad 2 y un hilo musical creado con GarageBand. Puedes ver el vídeo a pantalla completa y en alta resolución.

No es ni de lejos una herramienta de corte profesional, como tampoco lo son las mismas versiones de iMovie para Macs portátiles y de sobremesa. Su gracia está en que se controla todo de forma táctil e intuitiva. Como muestra, en el vídeo superior podéis ver un montaje que hemos realizado en cosa de media hora con la aplicación, en el que de paso se puede observar la básica calidad de la grabación de vídeo a 720p y oír una pequeña pieza musical creada también en pocos minutos con GarageBand.

Música, maestro
Nunca antes fue tan fácil crear un "hit". Así de tajante es nuestra impresión sobre la versión para iOS del citado GarageBand, una aplicación que cuesta 4 euros y que, a diferencia de iMovie, sí que se puede descargar directamente desde la App Store en el primer iPad. No es por tanto un motivo para que los poseedores de éste actualicen su dispositivo, pero sí uno de los llamados programas "must have" para cualquiera de los tablets de Apple.

Aunque si uno domina algún instrumento encontrará alguna limitación puntual (el modo manual de la guitarra sólo nos deja movernos entre los ocho primeros trastes a no ser que cambiemos la nota dominante, por ejemplo), es cierto que uno puede componer fácilmente con GarageBand sin poseer siquiera conocimientos de músico aficionado.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Haciendo blending con la guitarra virtual de GarageBand .

Para ello no hay más que aprovecharse de los automatismos que brinda el programa a la hora de crear bases de percusión, cargar arpegios predeterminados mientras uno se limita a elegir los acordes o introducir "samples" y efectos de corte sicodélico. Y si se prefiere hacerlo todo uno mismo, hay modos manuales para guitarra, bajo, batería y teclado.

Hacer "blending" y "tapping" con la guitarra, golpear la caja de la batería en distintas zonas y con mayor o menor fuerza para obtener distintos sonidos... o directamente enchufarle al iPad una guitarra eléctrica, aunque para esto último hace falta adquirir aparte un adaptador. En cualquier momento podemos reproducir de fondo lo que ya llevamos compuesto y ayudarnos con un metrónomo, y todo se maneja de forma táctil y bastante intuitiva.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Las composiciones de GarageBand se organizan por instrumentos y bloques como en cualquier otro programa de su clase.

Cada instrumento dispone de su propia fila en la plantilla de las canciones, donde además de delimitar cada bloque y ajustar su volumen o su punto de entrada, también encontramos automatismos para cambiar el tempo y el tono de toda la canción con apenas un par de pulsaciones. Por supuesto, uno puede añadir su propia voz aprovechando el micrófono integrado del iPad, y enviar por correo electrónico las canciones codificadas en AAC y en archivos con extensión mp4a.

Como decimos, GarageBand es una de las aplicaciones más interesantes de las recientemente incorporadas a la App Store, a cuyo catálogo le ponemos una pequeña pega: la diferencia entre los programas sólo optimizados para el iPhone (unos 300.000) y los ya adaptados a la resolución y el tamaño de pantalla del iPad (alrededor de 80.000) se nota sobre todo en materias como las retransmisiones televisivas en directo.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Aún hay pocas aplicaciones de las cadenas televisivas españolas optimizadas para el iPad.

Hay grandes excepciones, pero lo habitual es que en estos casos tengamos que instalar las versiones del iPhone, y eso se nota muy claramente en la calidad de visionado, especialmente cuando recurrimos a la pantalla completa. Será cuestión de tiempo que esta situación cambie, pero a día de hoy usar el iPad como un improvisado televisor -ya sea la versión antigua o la nueva- tiene estos pequeños inconvenientes.

De A4 a A5 y tiro porque me toca
Es un hecho que el nuevo chip Apple A5 (que además de introducir un procesador de doble núcleo también ha mejorado la gráfica y doblado la RAM para alcanzar los 512 MB) proporciona un rendimiento superior al A4 del primer iPad. Pero no es menos cierto que para las tareas del día a día (moverse por el escritorio principal, navegar con Safari, usar el cliente de correo electrónico...) no se perciben apenas diferencias.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Dos juegos con gráficos 3D que se pueden comprar en la App Store: "James Cameron's Avatar" (imagen superior) e "Infinity Blade".

Incluso en videojuegos con una buena dosis de gráficos 3D, uno no llega a darse cuenta de las mejoras hasta que no coloca el iPad 2 al lado de su antecesor y carga el mismo título en ambos. En nuestro caso, hemos hecho la comparación con un juego ya tan emblemático en el catálogo de iOS como "Infinity Blade". Y la principal diferencia radica en que el iPad 2 desarrolla una tasa superior de fotogramas por segundo.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Dos ejemplos del gran nivel gráfico que se consigue en "Infinity Blade".

Algo que agradecerán sobre todo los amantes de juegos cuyo principal punto de interés radique en la espectacularidad gráfica. De cara a títulos más sencillos o de corte casual, la mejor noticia está en la introducción de un giroscopio de 3 ejes, que coloca a este iPad 2 al mismo nivel que el iPhone 4 a la hora de emplear el sensor de movimiento como sistema de control.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Editando muestras obtenidas con una Nikon D7000 con la aplicación piRAWnha.

De todas formas, habrá que esperar aún unos meses para ver el potencial real del chip Apple A5, ya que aún no hay aplicaciones optimizadas para éste. Sin perder de vista el próximo lanzamiento de herramientas como las anunciadas por Adobe como antesala a la esperada readaptación de Photoshop para iOS, hemos comprobado que editores de imágenes como piRAWnha siguen invirtiendo en este iPad 2 las mismas cantidades de tiempo para importar, ajustar y exportar archivos RAW que ya vimos al probarlo en el primer iPad.

Apple iPad 2
Apple iPad 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cuanto a las opciones de reproducción -y sin entrar en el ya viejo debate sobre si es o no conveniente eso de tener que añadir obligatoriamente casi todo el contenido multimedia a través de iTunes-, el iPad 2 sigue sufriendo la lacra de su limitada compatibilidad con formatos de vídeo. Unos clips que se pueden reproducir en la pantalla de un televisor de alta definición a través de un adaptador HDMI que Apple vende por 40 euros.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El adaptador AV Digital de Apple le propociona al iPad una salida HDMI estándar.

Aunque usando este accesorio la interfaz de iOS aparece con márgenes negros en el televisor o monitor al que lo conectemos, los vídeos y los videojuegos se cargan automáticamente a pantalla completa y con un reescalado a 1080p bastante bien resuelto (el iPad 2 per se sólo alcanza 720p como mucho). Los vídeos reproducidos dentro de aplicaciones de terceros también aprovechan todo el espacio disponible, aunque lógicamente la calidad de visionado dependerá de la resolución nativa de cada clip.

Si tenemos un Apple TV conectado al televisor, podríamos hacer todo esto sin ayuda de cables, aprovechando el streaming por Wi-Fi del sistema AirPlay. Además, en la App Store hay aplicaciones gratuitas como AirView que consiguen transmitir música y vídeo prácticamente al instante entre varios dispositivos de la firma de Cupertino (MacBooks incluidos), siempre y cuando estén conectados a la misma red Wi-Fi.

Sin cambios en la autonomía
Apple no miente al afirmar que el iPad 2 no mejora ni empeora la autonomía de 10 horas de uso continuo ya publicitadas en su primer tablet. Aunque todo depende, claro está, de qué tipo de tareas realicemos, y en este sentido aplicaciones como iMovie y algunos videojuegos 3D son especialmente promiscuos a la hora de descargar la batería.

Si uno sigue el ritual de usar el tablet para leer noticias por la mañana con el café en la mano, llevárselo luego al trabajo para ir consultando por Wi-Fi los mensajes que llegan al correo electrónico personal y finalmente entretenerse un poco por la tarde con algún juego o aplicaciones como Facebook, lo más normal es que pueda sobrevivir lejos del cargador durante algo más de un par de jornadas.

Apple iPad 2
Apple iPad 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Nos hemos quedado con las ganas, eso sí, de comprobar cuánto desciende la autonomía al emplear una conexión 3G siempre activa -para de paso probar alguna de las aplicaciones de navegación GPS asistida disponibles en la App Store, por ejemplo-, ya que no ha sido posible disponer de una tarjeta micro-SIM para la ocasión. Otra vez será.

Apple iPad 1.1
Quizás sea un poco exagerado llamarlo así, pero no deja de tener validez el considerar este iPad 2 como la versión 1.1 de lo que Apple entiende por un tablet. Adelgazamiento y cambios estéticos aparte, a su chip de doble procesador aún le faltan aplicaciones que den un verdadero salto cualitativo respecto a las posibilidades de su predecesor, del que sólo se distancia por la introducción de las dos cámaras.

Respecto a éstas, es cierto que en un tablet no tiene mucho sentido apostar por sensores de gran resolución. Pero teniendo en cuenta que aplicaciones como iMovie están pensadas para trabajar sólo con los vídeos y las fotos obtenidas con las cámaras, Apple ya podría haber montado al menos un captor trasero mejor dotado. Y no sólo en megapíxeles.

Apple iPad 2
Apple iPad 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este sentido, sospechamos -algo que no tiene ningún mérito tratándose de Apple y su política habitual de renovación de productos- que si en Cupertino no le han puesto a este iPad 2 la cámara del iPhone 4 -que tampoco es un derroche de virtudes pero da mucho mejor la talla- no es porque no puedan, sino porque prefieren reservarla para el futuro iPad 3, que por supuesto ya lleva varias semanas siendo objeto de algún que otro rumor o especulación.

Dejando esto claro a quienes ya adquiriesen la versión anterior y prefieran esperarse a que Apple introduzca mejoras más interesantes, el iPad 2 no deja de ser el tablet más brillante del panorama actual de un segmento de mercado aún con mucho margen de crecimiento y en el que competidores como el BlackBerry PlayBook, el HP TouchPad o los numerosos modelos basados en Android se están demorando más de la cuenta en llegar a los escaparates, además de no disponer de un surtido de aplicaciones optimizadas capaz de hacerle sombra -al menos en cantidad- al de la App Store.

Apple iPad 2
Apple iPad 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Seguramente las versiones que sólo disponen de conexión Wi-Fi sean las más atractivas por dos simples motivos: el precio (de 480 euros en el caso del modelo con 16 GB de almacenamiento) y la posibilidad de conectarse en movilidad aprovechando el 3G de un smartphone mediante tethering o anclaje de red inalámbrico (en nuestro caso, hemos comprobado que el sistema funciona al instante y sin problemas con teléfonos tan distintos como el iPhone 4 y el Sony Ericsson Xperia Play).

Si uno no puede explotar esta vía o simplemente prefiere que cada dispositivo se conecte por separado, también tiene la opción de desembolsar, por ejemplo, 800 euros por la versión con 3G y 64 GB de almacenamiento, que es la que hemos probado para realizar este análisis. Claro que luego tendría que hacerse con una tarjeta micro-SIM vinculada a las tarifas de alguna operadora, algo para lo que puede ser de ayuda la comparativa que publicamos en QUESABESDE.COM hace unas semanas.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar