• Sigma 50 mm f1.4 DG HSM Art: análisis
  • Microsoft Surface Pro 3: análisis
Prueba de producto
iMac Retina 5K
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

iMac Retina: ¿para qué una pantalla 5K?

8
12
NOV 2014
Texto y fotos: Álvaro Méndez

Aunque a día de hoy la mayoría de mortales aún no ha mostrado demasiado interés por el 4K, Apple ha decidido equipar su primer iMac Retina con un panel de nada menos que 5120 x 2880 píxeles. Un movimiento que, como suele ser habitual en todo lo que tiene que ver con la firma de Cupertino, ha generado mucha expectación y todo tipo de comentarios, en muchos casos para poner en duda la conveniencia de una pantalla 5K. Para arrojar algo de luz sobre este tema, en Quesabesde hemos querido comprobar de primera mano para qué querremos ese derroche de píxeles en un ordenador.

La capacidad de Apple para generar titulares y avivar la polémica en torno a sus productos no tiene límites. Para muestra, la reciente puesta en escena del nuevo iMac con una pantalla Retina de 27 pulgadas y resolución 5K. Situado en la cúspide de esta familia con un precio base de 2.630 euros, su llegada ha generado ríos de tinta y ha removido los más bajos instintos de toda la legión de haters y fanboys de la firma.

Apple iMac Retina
Apple iMac Retina
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero la duda que con más frecuencia se ha colado en el debate ha sido una muy palmaria: ¿para qué sirve una pantalla con resolución 5K?

En Quesabesde hemos pasado unos días trabajando con el nuevo iMac para intentar contestar a esta pregunta rehuyendo los sesudos análisis de hardware, las infinitas gráficas de benchmarks y los estudios de fidelidad de reproducción del color que quizás algunos esperarían de este tipo de prueba, y aproximándonos a él desde un punto de vista más práctico y terrenal.

Por dentro y por fuera

Poco hay que decir acerca del diseño del nuevo iMac, que se mantiene fiel a la línea marcada por las generaciones anteriores para seguir siendo uno de los ordenadores más elegantes del momento, de esos que quedan bien en cualquier sitio. La calidad del chasis y la robustez de la construcción son de sobras conocidas, y por más que uno se haya acostumbrado a ver ordenadores iMac, la esbeltez de la pantalla no deja de asombrar.

También en cuanto a hardware este iMac presenta unas especificaciones muy similares a las de la generación anterior. Así, cuenta con un procesador Intel Core i5 de cuatro núcleos a 3,5 GHz (100 Hz más que su predecesor), 8 GB de memoria RAM, un disco duro Fusion Drive de 1 TB y una tarjeta gráfica AMD Radeon R9 M290X con 2 GB de memoria que sustituye a la Nvidia GeForce GTX 775M que alberga en su interior el iMac sin pantalla Retina, también en ese caso con 2 GB de memoria.

apple imac retinaapple imac retinaapple imac retinaapple imac retinaapple imac retinaapple imac retina
Diseño impecable

El nuevo iMac se mantiene fiel a la línea marcada por las generaciones anteriores para seguir siendo uno de los ordenadores más elegantes del momento

apple imac retina
Apple iMac Retina
Iker Morán (Quesabesde)
apple imac retina
Apple iMac Retina
Álvaro Méndez (Quesabesde)
apple imac retina
Apple iMac Retina
Álvaro Méndez (Quesabesde)
apple imac retina
Apple iMac Retina
Álvaro Méndez (Quesabesde)
apple imac retina
Apple iMac Retina
Álvaro Méndez (Quesabesde)
apple imac retina
Apple iMac Retina
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una de las primeras dudas que plantea esta lista de especificaciones es si con un equipamiento tan similar al de la generación anterior el nuevo iMac será capaz de gestionar con soltura los 14,7 millones de píxeles que tiene su pantalla. Y es que a pesar de contar con una tarjeta gráfica bastante potente, ésta no se encuentra precisamente entre lo más granado del mercado, aunque sea muy habitual verla en equipos para gamers.

Lo cierto es que en todo el tiempo que hemos estado trasteando con el nuevo iMac no hemos notado ningún problema serio de rendimiento, tal y como detallaremos más adelante, aunque también es verdad que apenas hemos puesto el equipo al límite. No era éste el objetivo de la prueba.

Evidentemente Apple ofrece la posibilidad de ampliar la potencia del iMac realizando un mayor desembolso del que ya es necesario hacer para el modelo sin aditamentos. Y aquí cada uno debe valorar qué tipo de uso pretende darle al ordenador antes de comprarlo, puesto que ampliar a posteriori su capacidad es francamente complicado a causa de la consabida política de Apple al respecto.

Una pantalla que quita el aliento

Pero el auténtico atractivo de este ordenador es, sin duda, su impresionante pantalla Retina de 27 pulgadas y resolución 5K. Sus 5120 x 2880 píxeles se traducen en 14,7 megapíxeles, unas cifras de vértigo que vienen reforzadas por una densidad de 218 puntos por pulgada, una relación de contraste de 1.197:1 y un brillo de 446 candelas por metro cuadrado.

apple imac 5k
Apple iMac 5K
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fotografía macro de la pantalla del iMac Retina

La gran densidad de puntos hace que sea casi imposible distinguir la matriz de píxeles a simple vista, incluso pegando la nariz a la pantalla

El resultado es un panel que literalmente quita el aliento solo con ver el fondo de pantalla con el que Apple acompaña su nuevo sistema operativo Yosemite. La profundidad de los negros, la potencia de los colores y el nivel de nitidez y detalle son asombrosos. De hecho resulta casi imposible distinguir la matriz de píxeles a simple vista o incluso pegando la nariz a la pantalla.

Asimismo el monitor cuenta con unos ángulos de visión tremendamente amplios. En las posiciones más extremas se pierde algo de brillo, pero los colores permanecen inalterables.

¿Y qué ocurre cuando –por ejemplo- abrimos una web de 900 píxeles de ancho en un monitor 5K? Pues que ésta aparece como un minúsculo cuadro en medio del panel. Para solventar esto, el iMac permite configurar la pantalla de tal manera que los contenidos, los iconos, las imágenes, los textos y las aplicaciones se escalen para ocupar una mayor superficie y por tanto se muestren en un tamaño más apto.

Es posible configurar la pantalla de tal manera que los contenidos, los iconos, las imágenes, los textos y las aplicaciones se escalen para ocupar una mayor superficie y por tanto se muestren en un tamaño más apto

apple imac retina
Apple iMac Retina
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Gracias a la enorme densidad de píxeles de la pantalla, este proceso de escalado se hace con bastante calidad. Pero evidentemente no se puede sacar de donde no hay, y cuanto más se amplía un vídeo o una imagen de poca resolución, más salen a relucir los defectos de la misma. Es por esto que el iMac con pantalla Retina no es el dispositivo más aconsejable para ver películas y series on-line de mala calidad y con píxeles como puños.

El porqué de una pantalla 5K

Una de las preguntas que muchos se hacen es la que encabeza este artículo: ¿qué ventajas o posibilidades ofrece un monitor con semejante resolución? Antes que nada hay que aclarar que este iMac está claramente orientado sobre todo a creativos, sean profesionales o no. Usuarios que busquen una herramienta para retocar fotografías, dibujar, editar vídeo o trazar planos de arquitectura hallarán un gran aliado en la pantalla Retina. Pero no solo ellos.

Y es que incluso los que vayan a usar este iMac para las tareas más habituales (navegar por Internet, escribir textos, ver vídeos y fotografías, etcétera) encontrarán en la alta densidad de píxeles de su pantalla un escritorio gigantesco en el que poder situar un montón de ventanas para trabajar en multitarea.

Así se ve una pantalla 5K
Captura de pantalla con resolución 5K al 100% del iMac Retina
captura de pantalla con resolución 5k al 100% del imac retina

La resolución 5K también permite, por ejemplo, editar un vídeo Full HD en Adobe Premiere viendo tanto los clips originales como la línea de tiempo final a tamaño real, es decir, tal y como se verán en un televisor o en una proyección de 1920 x 1080 píxeles. Y es así como tendremos una visión exacta y real del detalle, los artefactos de compresión, el muaré o el aliasing que pueda haber en la secuencias.

Del mismo modo es posible trabajar con un flujo de vídeo 4K en un programa de corrección de color al 100%, y aún nos queda superficie suficiente de pantalla para tener todas las barras de herramientas de la aplicación distribuidas a su alrededor.

apple imac retina
Apple iMac Retina
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Edición de vídeo 4K con Adobe Premiere.

La resolución 5K permite editar un vídeo 4K o una foto de 12 megapíxeles a tamaño real y con todas las herramientas de edición a la vista

Cabe señalar que con el iMac con pantalla Retina básico hemos podido editar sin mayor problema y con fluidez clips con resolución 4K sin necesidad de reducir la calidad de visualización. Al menos en lo que se refiere a edición básica, pues en el momento de aplicar efectos o correcciones en el vídeo la cosa cambia, aunque nada fuera de lo razonable.

De igual forma resulta muy interesante poder editar un archivo RAW de 12 megapíxeles en Adobe Lightroom viendo en todo momento la fotografía a tamaño real y convirtiendo la clásica herramienta de lupa del programa en un adminículo inútil.

Hay que tener en cuenta que en todos estos casos, y cuando la pantalla está configurada en la máxima resolución, los textos de las aplicaciones y los iconos de las herramientas aparecen reproducidos en un tamaño francamente pequeño. Afortunadamente el nivel de detalle de la pantalla permite que incluso en un tamaño ínfimo los textos sigan siendo legibles.

apple imac retina
Apple iMac Retina
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Edición en Adobe Lightroom de una fotografía de 12 megapíxeles a tamaño real

Evidentemente este monitor 5K también es perfecto para ver contenido 4K en su máximo esplendor, aunque por ahora la oferta sea en este sentido más bien escasa. Aun así, hemos disfrutado como enanos con algunos de los vídeos 4K que corren por YouTube o los clips que hemos podido grabar con una Panasonic Lumix DMC-LX100.

En lo tocante al gaming, de sobra es sabido que los iMac no se han considerado tradicionalmente una plataforma demasiado apta para los videojuegos de alto rendimiento, en gran medida porque no permiten realizar las mejoras de hardware que continuamente exige esta industria.

El modelo básico cuenta con unas especificaciones más que suficientes para ejecutar con soltura juegos potentes, aunque jamás usando toda la resolución de la pantalla

apple imac retina
Apple iMac Retina
Foto: Quesabesde

El iMac básico con pantalla 5K cuenta con unas especificaciones más que suficientes para ejecutar con soltura juegos potentes. Eso sí, jamás echando mano de toda la resolución de la pantalla. Ejecutar un juego más o menos potente a 5K es simple y llanamente imposible, tal y como hemos comprobado con “Rise Of The Tomb Raider”, un título de 2013.

3200 x 1800 píxeles es el máximo tamaño que hemos podido configurar para jugar con cierta fluidez y con todas las opciones gráficas activadas. Por debajo de esta cifra el videojuego se ha comportado a la perfección.

¿Necesito un iMac con pantalla Retina?

Con un precio de 2.630 euros es evidente que el iMac con pantalla Retina no es un ordenador para todos los públicos, sino que busca seducir a aquellos usuarios -profesionales o no- que encuentren en un monitor 5K una herramienta que les pueda facilitar su trabajo.

imac retina 5k
iMac Retina 5K
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Y es que los que busquen una pantalla de estas características disponen ahora mismo de pocas alternativas en el mercado. Dell, por ejemplo, prevé lanzar este año una pantalla 5K con un precio cercano a los 2.500 dólares, es decir, prácticamente lo mismo que este iMac (que, por cierto, no puede funcionar como monitor externo de otro equipo).

Si no le encontramos a tan abundante resolución ninguna utilidad para el uso que habitualmente hacemos del ordenador, es evidente que existen opciones mucho más baratas y apropiadas en el mercado. Entre ellas, alguna pantalla con menos resolución pero más indicada para trabajos gráficos o edición fotográfica que la de este iMac.

8
Comentarios
Cargando comentarios