Actualidad

Una multimillonaria finta al fisco, en el centro de la compra de Beats por Apple

2

La maniobra permitirá a Apple hacer uso de sus vastas reservas de efectivo en el extranjero, donde posee la mayor parte de su dinero para evitar impuestos

29
MAY 2014

Apple pagará 3.000 millones de dólares entre dinero en efectivo y acciones para hacerse con el control de Beats. Son muchos millones, pero para la compañía dirigida por Tim Cook casi es tan importante lo que se está llevando a cambio de tan significativo desembolso como el origen del dinero utilizado en la operación.

Los objetivos más evidentes de Apple con esta adquisición son públicos: por un lado la firma de la manzana se convertirá en propietaria del fabricante de auriculares más popular del mundo, y por el otro le permitirá acceder al mercado de la música en streaming a través de la plataforma Beats Music, recientemente lanzada en Estados Unidos. Pero además, según señala Hemerotek, podrá dar uso a los miles de millones de dólares que tiene depositados en el extranjero para reducir su carga impositiva.

En estos momentos el denominado "cofre de guerra" de Apple, los depósitos de dinero líquido disponibles para hacer frente a gastos sin recurrir a deuda, son de aproximadamente 150.000 millones de dólares. El 85% de esta cantidad, sin embargo, está situada en países fuera de Estados Unidos, lo que hace difícil repatriar dicho efectivo sin sufrir la mordida del fisco. Esto significa que gran parte del dinero contante y sonante de Apple no puede ser utilizado para determinadas actividades en Estados Unidos.

La ingeniería fiscal hace que la compra de Beats sea más apetitosa para Apple de lo que parece a primera vista

Apple, que como tantas otras empresas de alta tecnología tiene su sede europea en Irlanda y canaliza allí gran parte de sus beneficios, se vio obligada hace varios meses a acudir a la deuda para repartir dividendos y consolidar el control sobre sus acciones.

La legislación estadounidense exige que el dinero utilizado en este tipo de operaciones proceda de Estados Unidos, por lo que no pudo utilizar las vastas reservas de efectivo que tiene en el extranjero. Pese a ser una de las compañías más solventes del mundo, Apple tuvo que pasar por el banco como cualquiera.

Éste es el motivo por el que la compra de Beats se realizará en Irlanda, donde Apple posee la mayor parte de su efectivo. De esta forma, la compañía podrá dar uso a unos fondos que no puede utilizar en Estados Unidos, evitándose unas tasas por la repatriación que podrían ascender al 30%.

Con un coste de 2.600 millones de dólares en efectivo y 400 millones de dólares en acciones, la compra de Beats es la adquisición más grande en la historia de Apple, pero dadas las circunstancias aún podría haberle salido mucho más cara.

2
Comentarios
Cargando comentarios