Actualidad
CONSUMO EXCESIVO Y RIESGOS DE SEGURIDAD

Las aplicaciones gratuitas con anuncios, un arma de doble filo

 
21
MAR 2012

El "gratis pero con anuncios" es un recurso que ha servido a no pocas aplicaciones de dispositivos móviles para mejorar su ratio de descargas. Pero diversos estudios están comenzando a revelar que esta práctica viene acompañada de una serie de contrapartidas en materias como el consumo de la batería, la insatisfacción de los usuarios e incluso la propagación de software malintencionado.

Ejecutar códigos de dudosa procedencia, lastrar el consumo energético de la aplicación o hacer que el usuario decida desinstalarla. Son algunos de los riesgos que entraña la publicidad en las aplicaciones móviles. Un fenómeno que se presenta sobre el papel como una buena alternativa a las descargas de pago para que los desarrolladores puedan sacar rendimiento económico a sus programas.

HTC ChaChaCha
HTC ChaChaCha
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así las cosas, y ante el apogeo de las aplicaciones gratuitas pero con anuncios (especialmente en el caso de Android), cada vez son más quienes señalan que no todo vale. Prueba de ello es un estudio recientemente publicado por investigadores de Microsoft y de la Universidad Purdue de Indiana, en Estados Unidos, cuyo objetivo consiste en crear un software que permita a los desarrolladores optimizar el consumo energético de sus aplicaciones.

Según dicho estudio, en el caso de juegos gratuitos para Android como "Angry Birds" (en la pantalla de un HTC ChaChaCha, en la imagen superior) o "FreeChess", sólo el 30% del consumo energético es provocado por el juego en sí. El 70% restante proviene de procesos y funciones que se dedican exclusivamente a colocar un anuncio determinado en pantalla, como sin ir más lejos la localización GPS.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Los reproductores multimedia gratuitos para Android también suelen incluir anuncios dentro del área de reproducción. En la imagen puede verse una de estas aplicaciones en la pantalla de un HTC Wildfire S.

Dichos porcentajes se basan en el comportamiento de sólo cinco aplicaciones, incluyendo el navegador web nativo de Android. Otra investigación llevada a cabo por la Universidad Estatal de Carolina del Norte (cuyos resultados se han adelantado antes de su completa publicación prevista para el mes de abril) va mucho más allá en términos cuantitativos al fijarse en nada menos que 100.000 aplicaciones disponibles en Google Play, la tienda de descargas de Android.

Su conclusión más significativa: al aceptar las condiciones de uso de una aplicación, el usuario también da el visto bueno a las que impone la plataforma publicitaria que ésta emplee. El estudio, realizado durante el segundo trimestre de 2011, sostiene que casi la mitad de las aplicaciones analizadas (algo más de 48.000) accedían a librerías de anuncios.

Permisos sin permiso
El problema, según los autores del estudio, está en que no todas estas librerías inspiran el mismo nivel de confianza. Así, 297 de las aplicaciones analizadas recurrían a librerías que usan "mecanismos inseguros para recuperar y ejecutar código a través de Internet". Algo que los investigadores afirman que trae consigo "preocupantes implicaciones de privacidad y seguridad".

Independientemente de si una librería concreta es segura o insegura, todas tienen un denominador común: reciben los mismos permisos que las aplicaciones que las usan, incluyendo incluso el acceso al listín telefónico y el registro de llamadas. Y lo hacen sin informar claramente de ello al usuario.

De ahí que los autores del estudio denuncien la necesidad de "aislar a las librerías de anuncios de las aplicaciones y asegurarse de que no tienen los mismos permisos". Aunque el sistema empleado en la actualidad suponga ventajas para los desarrolladores de aplicaciones, también puede ser considerado un auténtico coladero de software malintencionado o malware.

Anuncios especialmente intrusivos
"Han empezado a llegarme avisos no deseados (spam) de juegos, resultando muy molestos e invasivos. Desinstalada." Así reza una opinión de usuario sobre "MySettings", una popular aplicación para Android que ofrece un panel de iconos para activar y desactivar fácilmente conexiones inalámbricas o activar el modo silencioso. "Muestra spam muy intrusivo en las notificaciones", comenta otro usuario.

Y es que se trata de una aplicación que emplea Airpush, una herramienta para desarrolladores que no se conforma con colocar anuncios en la interfaz gráfica de los programas que la usen, sino directamente en la barra de notificaciones de Android, el mismo emplazamiento donde aparecen los avisos de nuevos mensajes o de citas del calendario. No es la única que lo hace, pero se trata de un caso significativo, puesto que las valoraciones de los usuarios se tornaron de bastante positivas en totalmente negativas desde el momento en el que la aplicación comenzó a usar Airpush.

"Airblocker" (izquierda) y "AD Detector", dos ejemplos de aplicaciones capaces de detectar programas que emplean sistemas como Airpush en Android.

La otra cara de la moneda en términos de popularidad en Google Play, curiosamente, la han puesto las herramientas creadas expresamente para detectar qué aplicaciones usan Airpush y similares, así como bloquear los anuncios intrusivos que éstas generan.

Así, y si bien la información adelantada sobre el estudio anteriormente citado no aclara si las librerías de anuncios empleadas por Airpush son o no seguras, no dejan de resultar paradójicos los resultados cosechados por las aplicaciones abonadas a este tipo de sistemas. En su afán por dar mayor notoriedad a los anuncios para mejorar sus ingresos publicitarios, han provocado que muchos usuarios decidiesen bloquearlos o deshacerse directamente de dichos programas.

No sólo teléfonos (y no sólo con Android)
Aunque los dos estudios destacados en este artículo se centran en smartphones, también es bastante habitual ver anuncios en aplicaciones gratuitas para tablets. Por tanto, no se puede descartar que las contrapartidas en materia de consumo de energía o riesgos de seguridad no puedan afectar del mismo modo a este tipo de dispositivos.

Sony Tablet S
Sony Tablet S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También son estudios que se limitan al panorama Android. En este sentido, y seguramente para disipar las susceptibilidades que haya podido generar el hecho de que Microsoft esté implicada en las indagaciones llevadas a cabo por los investigadores de la Universidad de Purdue, uno de éstos ya ha adelantado a The Verge que próximamente harán un estudio similar con Windows Phone.

Pero las tiendas virtuales de Android y del sistema operativo de Microsoft no son las únicas en las que uno puede encontrar aplicaciones gratuitas con anuncios: también es el caso de la App Store de Apple. De hecho, los investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte señalan que la misma compañía de Cupertino, y no sólo Google, debería considerar la posibilidad de que los permisos que el usuario otorga a las aplicaciones no se concedan por defecto a las librerías de anuncios.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar