• El uno por ciento
  • La fotografía miente
Biblioteca

El regalo documental de Anton Kusters para Occidente desde el Oriente más invisible y prohibido

1

El fotógrafo belga reedita su exitoso "Odo Yakuza Tokio", un documento difícil e imprescindible para conocer el mundo del hampa japonés

21
MAR 2016

"Mientras el bar se vacía para que el padrino se tome un café, todo parece estar estrictamente organizado y a la vez todo sucede con naturalidad: extrañamente no necesito que nadie me diga qué hacer, dónde sentarme, cuándo hablar o cuándo callar." Así explicaba Anton Kusters su primer contacto con la mafia yakuza una vez le permitieron fotografiar esta compleja organización a los asistentes a la inauguración de su muestra en DOCfield>14.

Pese a lo sencillo que pueda parecer este encuentro, la precaución fue la tónica dominante para Kusters, que tuvo que aprender a moverse en un mundo que no era el suyo: "Poco a poco estoy aprendiendo cuándo puedo acercarme y cuándo es mejor permanecer más atrás." Los estrictos patrones de comportamiento y las relaciones que se establecen en el seno de la mafia yakuza son difíciles de comprender para un extranjero: "Estoy empezando a entender la extremada sutileza de las continuas interacciones sociales, las microexpresiones faciales, los gestos, las voces y su entonación, el lenguaje corporal."

"Odo Yakuza Tokyo" habla más de cómo son y cómo se relacionan los miembros del hampa en el país del sol naciente que de lo que realmente hacen

Uno de los jefes yakuza de Kabukicho (un barrio de Tokio) le dio permiso inmediato para comenzar su reportaje con la banda. A Kusters se le abrió ante sí la oportunidad de retratar un mundo peligroso, prohibido y prácticamente desconocido para cualquier foráneo. Pero llegar allí no fue un camino fácil: su hermano y él tuvieron que negociar durante diez meses con otros miembros y explicarles que el suyo era un trabajo de documental de autor, no una denuncia.

Por eso las fotografías del libro no son un ejemplo de la actividad del crimen organizado en Japón, sino el documento subjetivo de un occidental sobre una institución completamente arraigada en la sociedad nipona. "Odo Yakuza Tokyo" habla más de cómo son y cómo se relacionan los miembros del hampa en el país del sol naciente que de lo que realmente hacen.

Mediante una estética visual atmosférica en la que dominan las luces artificiales, las imágenes nocturnas, los reflejos, los horizontes torcidos, los desenfoques y el movimiento, Kusters retrata a sus personajes con una cercanía y en unos contextos que ponen de manifiesto la total confianza en el proyecto que tienen tanto él como los propios yakuza.

Detalles como varias manos faltas del dedo meñique y anular (algunos miembros de la banda se los amputan como muestra de lealtad, ya que esos dedos son los que realmente tienen fuerza necesaria para empuñar la catana), tatuajes, primeros planos tomados dentro del coche de un jefe, reverencias y escenas en reuniones o funerales son el mejor ejemplo de un documento que hace aflorar, más allá de la superficie, parte de la esencia de un submundo inalcanzable.

Tras su primera edición limitada y una segunda que también se agotó, la tercera entrega de "Odo Yakuza Tokio" ya puede reservarse en la página web del propio autor por 50 euros. El libro estará disponible a partir del 1 de mayo.

Fuentes y más información
Artículos relacionados (1)
1
Comentarios
Cargando comentarios