• "Hollywood en Madrid": fotografía de la de antes del cine de antes
  • Lottie Davies y la búsqueda del yo
Agenda fotográfica

Gervasio Sánchez: vida, pero sobre todo obra

 
4
ABR 2012
Eduardo Parra   |  Madrid

Es de los pocos fotógrafos españoles que no necesitan presentación. Sus fotografías son su tarjeta de visita y su interminable lista de premios recibidos, su currículo. Gervasio Sánchez completa ahora el ciclo que inició en 2009, cuando recibió el Premio Nacional de Fotografía, con una exposición retrospectiva en la que el gobierno español le pone la guinda a un galardón más que merecido.

Bajo el título "Antología. Gervasio Sánchez" se esconde un fascinante recorrido en 148 fotografías por la trayectoria de uno de los fotoperiodistas más respetados de España. Inaugurada a principios de marzo en las antiguas instalaciones madrileñas de Tabacalera, la exposición no sólo rescata algunas de las instantáneas más conocidas del fotógrafo cordobés, sino que también incluye varias obras inéditas.

Foto: David Serrano / Ministerio de Educación (Cultura y Deporte)
Foto: David Serrano / Imágenes cedidas por el Ministerio de Educación / Cultura / Deporte

Es un homenaje a "un legado de enorme valor histórico y documental", en palabras de la comisaria Sandra Balsells. La muestra, organizada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, supone el broche de oro al Premio Nacional de Fotografía que Gervasio Sánchez recibió hace tres años.

La exposición se divide en cinco secciones ordenadas de forma cronológica pero solapadas temporalmente entre sí. "América Latina (1984-1992)" se corresponde con los inicios autodidactas del fotógrafo, que aprendió en la calle y observando el trabajo de compañeros de profesión ya consolidados. Todas las fotografías de este primer bloque son en color (la mayoría inéditas) y dan cuenta de sus reportajes en El Salvador, Guatemala, Panamá o el Chile de Pinochet.

Foto: Gervasio Sánchez

La segunda parte, "Balcanes (1991-1999)", retrata el fin de Yugoslavia. Gervasio Sánchez logra aquí vivir económicamente de sus reportajes, invirtiendo buena parte de la última década del milenio en cubrir la guerra serbo-croata y el asedio de la capital bosnia de Sarajevo (de donde nacería el libro "El cerco de Sarajevo"), entre otras calamidades.

Foto: Gervasio Sánchez
Foto: Gervasio Sánchez

En esta época, Sánchez comienza a desligar su trabajo del fotoperiodismo puro y duro, mostrando un interés más personal por los protagonistas de sus fotografías. Algo que le lleva a investigar los dramas de las minas antipersona y de los desparecidos en mitad de una guerra.

Foto: Gervasio Sánchez

"África (1994-2004)" es el título del tercer bloque. Durante sus viajes al continente negro por países como Ruanda, El Congo o Sudán, el fotoperiodista es testigo de genocidios, hambrunas e interminables ríos de refugiados. Poner el foco de la atención mediática en la tragedia de las mutilaciones y los niños soldado de Sierra Leona será un empeño particular de Sánchez en esta época.

Foto: Gervasio Sánchez
Foto: Gervasio Sánchez

"Vidas Minadas (1995-2007)" recoge el testigo de las vivencias del fotógrafo en los conflictos europeos. Utilizando únicamente el blanco y negro, esta parte de la exposición toma prestado el nombre de uno de los proyectos más conocidos de Gervasio Sánchez para recoger los devastadores efectos de las minas antipersona, que no distinguen entre sexo, edad o nacionalidad de quien se encuentra con ellas. Lejos de quedarse en la parte más morbosa de la historia, estas fotografías también reflejan el tortuoso camino de la recuperación de los heridos o la vida de los afectados con una prótesis en su cuerpo.

Foto: Gervasio Sánchez

"Desaparecidos (1998-2010)" es el nombre del último compendio fotográfico de la muestra y se refiere a otro gran proyecto documental del fotoperiodista cordobés, centrado en las personas desaparecidas durante guerras y dictaduras. Un trabajo que, a pesar de lo que indican los años destacados en el nombre de esta parte de la exposición, ha formado parte de la vida profesional del fotógrafo prácticamente desde sus comienzos.

Foto: Gervasio Sánchez

Al margen de estos cinco bloques, la colección también incluye seis vídeos y un centenar de retratos firmados por el propio Gervasio Sánchez. En estos últimos, distribuidos en ocho murales, tienen cabida personas que han protagonizado la vida profesional del fotógrafo, desde niños soldado hasta familiares de los desaparecidos. La colección, abierta de martes a domingo, es de entrada gratuita y permanecerá en Madrid hasta el próximo 10 de junio.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar