• Xavier Aldekoa: "Dejé aparcada esta foto mucho tiempo sin volverla a mirar"
  • Juan Manuel Díaz Burgos: "En la playa la gente va a su bola"
Con texto fotográfico

"Esta imagen explica lo que le sucede al inmigrante una vez llega al país soñado" Àngel García

40
Foto: Àngel García
28
JUL 2016
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

El top manta es un fenómeno que empieza a estar arraigado en ciudades como Barcelona. Àngel García lleva ya tiempo fotografiando a inmigrantes, principalmente subsaharianos, que por la pérdida de su trabajo debido a la crisis recurren a la compraventa ilegal de productos falsificados. Como Aziz Fayé, uno de los jóvenes cualificados cuya situación –el sueño europeo convertido en pesadilla- está documentando este fotoperiodista catalán.

Àngel García

El reportaje de los manteros es la continuación del trabajo que inicié en 20013 en el edificio ocupado de Poble Nou [en Barcelona], donde había unos 800 chatarreros, la mayoría subsaharianos y personas de otros puntos de África, pero también europeos. A raíz de aquello comencé a interesarme por la situación de los migrantes una vez llegan a su destino europeo.

Cuando desalojaron aquella nave pasé a trabajar con los manteros. Era una problemática que llevaba ya presente unos ocho años, pero aún no había eclosionado el fenómeno, sobre todo porque la mayoría trabajaba en la chatarra. Pero la crisis hizo que cada vez hubiera menos obras, y también la pérdida de muchos puestos en el campo hizo que muchos subsaharianos tuvieran que recurrir a la manta.

El 9 de agosto del año pasado se produjo la muerte de Mor Sylla en Salou [el mantero senegalés se precipitó por un balcón cuando los Mossos d'Esquadra entraban en el apartamento que compartía con otros vendedores ambulantes], y a raíz de eso se dieron altercados importantes y protestas, tanto en Salou como en Barcelona. El 2 octubre se creó el Sindicato de Vendedores Ambulantes de Barcelona a raíz de una serie de asambleas que se realizaban en el Centro Santa Mónica.

"Que una persona esté en una de las principales calles de una capital europea de rodillas realizando un trabajo que él no ha escogido es la desgracia del ser humano"

Daouda Dieye, que era voluntario en el Espacio del Inmigrante y es exmantero, fue uno de los fundadores intelectuales del sindicato, y a través de él comencé a conocer diferentes compañeros suyos de la manta. Uno de ellos es Aziz Faye, el que aparece en la foto.

Poco a poco fui cogiendo confianza con ellos. Realicé muchas entrevistas. Fue un reportaje en el que he tenido que conversar más que fotografiarles, porque eso me permite conocerles en profundidad, y también porque me permite explicarles el porqué de la necesidad del reportaje. Sobre todo porque a raíz del asunto de la nave de Poble Nou, ellos estaban bastante herméticos con la prensa porque no querían que se convirtiera en otro circo mediático.

Tuve que convencerles de la importancia de que existiera un archivo fotográfico. La creación del primer sindicato de vendedores ambulantes de Europa era un momento histórico y además se producía en Barcelona con la coordinación de gente sin papeles. Ellos lo entendieron, y así pude comenzar mi trabajo.

Para mí esta imagen es muy simbólica, porque explica prácticamente lo que le sucede al inmigrante una vez llega al país soñado, su destino europeo. Ellos dejan unos oficios, una familia, una tierra en búsqueda de un sueño europeo del que han oído hablar a través de segundas y terceras personas, que les dicen que mejorarán su nivel de vida y supuestamente podrán conseguir también un beneficio económico.

¿Qué es lo que sucede cuando llegan a Europa? Todo lo contrario. Desde el inicio están sin papeles, en una situación ilegal en la cual han de realizar estancias en CIE [Centro de Internamiento de Extranjeros] y corren el riesgo de las deportaciones, hasta el hecho de no tener acceso al mundo laboral, lo que les aboca al trabajo ilegal. En este caso, ya que no hay otra solución, se ven obligados a coger una manta y vender productos falsificados.

Foto: Àngel García

Esta foto es la representación del negro (ahora mismo, por desgracia, tenemos que hablar de esta forma: negros y blancos) de rodillas frente al blanco, que necesita trabajar de cualquier forma y siempre supeditado a la decisión de que un blanco se pare y le compre un producto.

Para mí esta es la desgracia del ser humano: que una persona se tenga que encontrar en una de las principales calles de una capital europea de rodillas y teniendo que realizar un trabajo que no ha escogido.

En este caso estamos hablando de una persona que sabe inglés, francés, castellano, catalán… que está arraigada en Cataluña y tiene dos oficios: costurero y pescador. Una persona atlética que ha participado en diferentes películas. Es alguien que no tendría por qué estar vendiendo productos falsificados en medio de la calle a la espera de que alguien le compre algo.

Hay que tener en cuenta también que se trata de toda una generación de gente joven, culta, con oficios, fuerte y que se está perdiendo.

Ahora mismo estamos en temporada alta (como ellos mismos denominan al verano y la Navidad). A raíz de que en la última actuación policial los sacaron de Las Ramblas, Plaza de Cataluña y el Paseo de Gracia y tuvieran que reducir su espacio de venta a la Barceloneta, ahora mismo debe de haber alrededor de 500 y 800 manteros vendiendo en Barcelona. Yo he fotografiado a unos 20 o 30 de ellos.

La posición del ayuntamiento [de Barcelona] la diferenciaría en dos partes. Por un lado se ha vendido una forma de ser más permisiva, pero que en realidad no ilustra la realidad. Con el ayuntamiento de Trías [el anterior alcalde de la ciudad] había más mano dura a nivel de violencia física hacia ellos por parte de la policía y la secreta, pero había como un convenio no escrito mediante el cual, durante unas horas del día, se podía vender. Con Ada Colau no hay mano dura, pero se han limpiado prácticamente todos los puntos de venta de Barcelona, reduciéndolos solo a la Barceloneta.

Foto: Àngel García

Son dos medidas drásticas que afectan de manera igual a los manteros porque no pueden vender. Es más, en invierno vendían más que ahora en verano. Por otra parte tenemos el conflicto entre el ayuntamiento de Barcelona y la Guardia Urbana, en el cual el consistorio intenta limpiar las estructuras arraigadas desde el franquismo para tener un cuerpo policial renovado. Eso está provocando un enfrentamiento que hace que la Guardia Urbana casi actúe por sí sola. Y además está la posición de la prensa, que está utilizando a los manteros como arma arrojadiza contra Barcelona en Comú, que gobierna en la ciudad.

¿La solución? No la tienen. Y así de categóricamente te lo digo. Para empezar habría que hacer una macrorregularización de la situación de los manteros y después buscar un camino para que tuvieran una situación laboral con posibilidad de trabajo.

Trabajo hay. Por ejemplo, ahora Mercabarna abrió un curso piloto en el que están participando cinco manteros y aprendiendo el oficio de la pescadería. La CUP [otra formación política del consistorio] daba el otro día la opción de que algunos pudieran trabajar como pescadores. También existe demanda de ciertos oficios, y estas personas están dispuestas a trabajar de cualquier cosa. Ellos mismos lo dicen: hemos venido a trabajar porque tenemos unas cargas familiares, no queremos subvenciones ni ayudas; nosotros podemos trabajar por nosotros mismos. Si ahora mismo están trabajando 12 horas al día a pleno sol ganando a lo mejor 5 euros al día, ¿cómo no van a trabajar en cualquier cosa? Mira en los campos: la gran mayoría son subsaharianos.

Pero hace falta voluntad política, porque no es una problemática a nivel local o regional, sino también del gobierno central, que es quien tendría que aprobar una regularización. Por muchas ayudas que se den a nivel de la ciudad, ha de haber un respaldo por parte de todos los segmentos.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
Artículos relacionados (2)
Con texto fotográfico
Àngel García
21 / MAY 2009
40
Comentarios
Cargando comentarios