• Ni fu ni fa
  • Hablar por hablar
OpiniónModo dual

Las dos escuelas

 
11
ENE 2011

Aunque para algunos Google sea la Microsoft del siglo XXI, en ciertos puntos ambas compañías son como la noche y el día. No hay más que fijarse en cómo se está adaptando cada una a estos tiempos en los que se va creando poco a poco un nuevo y jugoso pastel que repartirse: el del mercado de los tablets (aunque de momento la competición se centre en ver quién le pega más bocados al trocito que está dejando el iPad de Apple como sobra).

La oposición entre el viejo ejecutivo que vive de su pasado (Microsoft) y el joven emprendedor con ideas innovadoras (Google) es ya una alegoría bastante desgastada y cada vez menos realista, pero en este caso particular viene que ni pintada. El reciente salón CES de Las Vegas ha dado una muestra de cada escuela con la esperada presentación de los primeros tablets con Android 3.0 (Honeycomb) y el anuncio de la compatibilidad del próximo Windows con los procesadores habituales en este tipo de dispositivos.

Aunque Honeycomb no esté todavía listo, varios fabricantes importantes ya han presentado sus tablets para esta futura plataforma

Honeycomb no está todavía completamente listo, pero aun así se lleva meses hablando abiertamente de él y varios fabricantes importantes ya han presentado sus tablets basados en la plataforma (Acer, por ejemplo, lo hizo nada menos que en noviembre del año pasado). Motorola lo usa como el principal reclamo de su nuevo Xoom, Asus lo incluye en tres modelos distintos y LG también se ha apresurado a anunciar su presencia en el futuro G-Slate destinado a T-Mobile en Estados Unidos.

Para generar todavía más "hype" mediático, la interfaz gráfica de Honeycomb sale a relucir en un vídeo convenientemente filtrado unas horas antes de lo previsto (por si alguien sigue creyendo que estas cosas suceden por accidente o despiste), y cuyo escaso minuto y medio de duración sirve para que todo el mundo comience a decir que ésta vez sí que es una versión de Android pensada para tablets (que eso es lo que Google quiere), a diferencia de la versión 2.2 presente en dispositivos como el Samsung Galaxy Tab.

¿Y qué es lo que ha hecho Microsoft? Muchos (Intel y Dell incluidos, comentan en CNET) hubiesen querido al menos un adelanto de un Windows para tablets que no sea una mera adaptación de la versión para PC, pero en lugar de ello se dedicó a hablar de confusas arquitecturas de procesador y acuerdos con fabricantes de chips. Todo ello aderezado con una demostración en la que, entre otras cosas, equipos basados en procesadores ARM eran capaces de imprimir. Todo un logro, sin duda.

Microsoft: "No hay nada particularmente desafiante en diseñar una interfaz táctil"

De todas las reacciones al acto de la compañía de Redmond, una publicada por WMPoweruser.com se destaca como la más lapidaria de todas. Su autor no duda en definir el evento como "una demostración del pensamiento del siglo pasado", catalogando de paso a Microsoft como una empresa que "está todavía dirigida por ingenieros en lugar de diseñadores".

Hablar en estos términos de una empresa tan grande como Microsoft resulta ingenuo, pero aun así hay veces que los responsables de la compañía se delatan a sí mismos. Le sucede, por ejemplo, a Steven Sinofsky. Preguntado por CNET sobre el desafío que supone armonizar la interfaz de usuario con el manejo táctil, el máximo responsable del área de Windows responde: "No creo que haya nada única ni particularmente desafiante al diseñar una interfaz táctil". Mal vamos.

Ya lo comentamos hace unos meses: tras casi una década dando palos de ciego en el segmento de los smartphones, Microsoft ha comenzado a corregir por fin sus errores con Windows Phone 7. ¿Tardará tanto tiempo en darse cuenta de que el Windows de toda la vida tampoco sirve para un tablet o habrá aprendido la lección?

La columna de opinión "Modo dual" se publica sin periodicidad fija.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar