Actualidad

Subastan la fotografía de un supermercado por 2,54 millones de euros

 
14
FEB 2007

Sotheby's bate récords, y la fotografía está entre ellos. En una semana en que la casa británica de subastas ha vendido obras por cerca de 280 millones de euros, una instantánea del alemán Andreas Gursky realizada en un supermercado y titulada "99 Cents II, Diptych" se ha convertido en la fotografía subastada más cara de la historia. Por ella han pagado 2,54 millones de euros.

1,7 son los millones de libras esterlinas -unos 2,54 millones de euros- que un pujador pagó por una fotografía subastada hace justo una semana en Sotheby's, la prestigiosa galería londinense. La toma se titula "99 Cent II, Diptych" y es obra del fotógrafo germano Andreas Gursky.

"99 Cent II, Diptych", 2001. | Foto: Andreas Gursky

La instantánea ostenta el récord de ser la fotografía por la que más se ha pagado en una subasta. La obra de Gursky ha desbancado de su sitio de honor a "The Pond", la fotografía tomada en 1904 por Edward Steichen en Long Island y que se vendió a principios del año pasado en Nueva York por 2,9 millones de dólares (2,4 millones de euros).

Placas unidas por una bisagra
Un "diptych" es cualquier objeto con dos placas planas unidas por una bisagra, y es también parte del título elegido por Gusrky para su -a partir de ahora- más famosa fotografía.

La imagen subastada refleja las coloridas estanterías de un supermercado en una vista picada, donde todos los productos están a menos de 1 dólar. Colores saturados y una sensación de perspectiva plana conviven en la instantánea.

Gursky, nacido en Leipzig en 1955, ve cómo esta transacción refuerza su prestigio internacional, que le ha llevado a exponer desde finales de los años 80 en Alemania, París y Nueva York.

Foto: Southeby's
Sotheby's batió récords en la subasta celebrada el pasado miércoles.

El fotógrafo daba sus primeros pasos allá por 1984, retratando paisajes en pequeño formato, huyendo de las series de imágenes.

A finales de la década, Gursky se decidió por mayores ampliaciones -de hasta un par de metros-, y comenzó a prescindir de elementos narrativos para centrarse en aspectos más generales, decantándose por grandes obras donde el ser humano se pasa a ser una hormiga en un campo de fútbol.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar