• África mira a España
  • Lartigue: un mundo flotante, un sueño en la tierra
Agenda fotográfica

Las cien de Kertész

 
28
FEB 2011
Eduardo Parra   |  Madrid

Con motivo de la presidencia húngara de la Unión Europea, la Fundación Carlos de Amberes organiza estos días en Madrid la exposición "André Kertész. Fotografías", una muestra que reúne cien imágenes originales del maestro humanista del siglo pasado. Proveniente del Museo de la Fotografía de Budapest, la colección recoge instantáneas tomadas en las tres patrias -Hungría, Francia y Estados Unidos- que "pujan" por la obra de Kertész.

Pocos fotógrafos pueden presumir de ser queridos en tres naciones hasta el punto de ser considerados hijos de cada una de ellas. André Kertész es uno de esos raros especímenes. Nacido en Hungría en 1894, vivió también en Francia y Estados Unidos a lo largo del siglo XX, dejando tal huella en cada país que los tres conservan un muy importante archivo de su obra.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Son precisamente los tres escenarios geográficos en los que el autor, considerado uno de los pioneros del pasado siglo, realizó el centenar de imágenes que componen la exposición "André Kertész. Fotografías", alojada desde el pasado 15 de febrero en la Fundación Carlos de Amberes de Madrid. La exposición ofrece un recorrido por una trayectoria profesional que influenció a toda una generación, reuniendo algunas de las imágenes "vintage" más destacadas de entre las obras originales de Kertész recopiladas por el Museo de la Fotografía de Budapest.

Foto: André Kertész

Se trata de una selección que destila por todos sus poros el humanismo y la originalidad característicos del trabajo de este autor, fallecido en 1985.

"Distortion"
Autodidacta y considerado por muchos un genio por naturaleza, Kertész ya practicaba la fotografía cuando participó en la Primera Guerra Mundial en las filas de ejército austrohúngaro. Pero la etapa más creativa de su carrera se inicia en 1925 con su llegada a París, donde tuvo cierta amistad con grandes fotógrafos vanguardistas de la época que vieron en él un estilo único.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

De hecho, en 1933 Kertész se ayuda de unos espejos curvos -utilizados generalmente en los circos para divertir al espectador - y crea su serie "Distortion", una innovadora secuencia con el cuerpo femenino como rasgo común que causa sensación en la época y le confiere relevancia internacional.

Foto: André Kertész

En 1936, con la Segunda Guerra Mundial en plena gestación, se traslada a Estados Unidos, donde encuentra el éxito final a partir de 1950, comenzando una sucesión de exposiciones que culminaría en 1984 con la imposición en su Hungría natal de la Orden de la Bandera de la República Popular.

Foto: André Kertész
Foto: André Kertész

Dicen de Kertész que cuando comenzó ya era un maestro. Probablemente el comentario sea un poco exagerado, pero sin duda deja patente el aura de perfeccionismo que rodeó al artista desde sus comienzos. Curioso por naturaleza y nada conformista, el mismo Cartier-Bresson dijo de él que "inventemos lo que inventemos, Kertész siempre fue el primero".

Foto: André Kertész

Abierta al público hasta el 10 de abril, la entrada a la exposición es gratuita los martes y permanecerá cerrada únicamente los lunes.

Artículos relacionados (1)
Agenda fotográfica
04 / AGO 2008
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar