• Santi Burgos: "Mi bici pasó de la realidad a la pantalla de mi cámara"
  • Miquel Arnal: "¿Cómo iba a utilizar un dálmata para representar a un ...
Con texto fotográfico

"Son fáciles de fotografiar, pero difíciles de encontrar" Andoni Canela

 
Foto: Andoni Canela
7
ENE 2010
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

National Geographic Magazine, GEO y BBC Wildlife, tres de las revistas que tratan temas de naturaleza más prestigiosas, publican con asiduidad las instantáneas de Andoni Canela. Prolífico fotógrafo de naturaleza, en la actualidad firma la exposición itinerante "Éter", un proyecto sobre los cuatro elementos con este fluido como hilo conductor y basado en la interpretaciones que las civilizaciones han hecho del Universo. La foto de esta imponente aurora boreal forma parte de este trabajo.

Andoni Canela

Fotografiar auroras es más una cuestión de suerte que de técnica, porque son difíciles de encontrar. Si bien es cierto que hay momentos y lugares en que es más probable dar con ellas, en los viajes que llevo haciendo los últimos años nunca he tenido la certeza de encontrarlas. Durante los equinoccios y en latitudes polares se dan las mejores circunstancias para apreciar este fenómeno, pero su aparición depende de otros muchos factores.

Esta, en concreto, la fotografié a finales de septiembre en los fiordos de Jakobshavn, en Groenlandia.

Aunque difíciles de encontrar, técnicamente no tienen mucho problema y son fáciles de fotografiar. Yo uso un trípode, un objetivo angular y tiempos de exposición inferiores a 30 segundos, ya que con velocidades más lentas las estrellas dejan estela y no aparecen como puntos.

La sensibilidad depende de la luminosidad de las auroras. En las más intensas, como la de la fotografía, puedes disparar a 400 ISO y con un tiempo de exposición de tan sólo 5 ó 10 segundos. Para las menos luminosas subo la sensibilidad lo que sea necesario para no sobrepasar ese medio minuto crítico. Por lo general, una buena instantánea de una aurora poco luminosa puede ser más espectacular que la propia aurora, pero las más luminosas son siempre más espectaculares que la fotografía.

A nivel compositivo, es interesante añadir alguna referencia, como un árbol, un bosque o una montaña. En esta foto se ve un glaciar que está iluminado en parte por el atardecer y en parte por la propia luz de la aurora, que en este caso es boreal, porque se trata del Polo Norte; las del Polo Sur se llaman auroras australes. Ésta era tan luminosa que se podía aprovechar su luz para leer.

Las auroras se forman por el choque de las partículas de viento solar con los átomos que conforman la atmósfera terrestre y son guiadas por el magnetismo de la Tierra. Por lo general, se forman simultáneamente y de forma idéntica en ambos polos. El nitrógeno suele ser el responsable de los colores rojizos y el oxígeno, de los tonos azulados. Mientras que algunas duran tan sólo unos minutos, otras pueden durar toda la noche y están siempre en movimiento.

Las auroras más intensas te sobrecogen, incluso a quien está acostumbrado a verlas. Yo me he llegado a sentir maravillado y en todo momento estoy muy atento a todas las sensaciones para disfrutarlas al máximo.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Artículos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar