• Bolsas y mochilas asequibles para fotógrafos: comparativa
  • Pentax Optio I-10 y H90: toma de contacto
Prueba de producto
INTERCAMBIABILIDAD REINVENTADA

Ricoh GXR: prueba de campo

 
25
ENE 2010

Si en su momento las cámaras de ópticas intercambiables sin mecanismo de espejo trazaron una tercera vía entre las réflex y las compactas, el sistema Ricoh GXR bien podría considerarse un nuevo camino alternativo. La singularidad de esta propuesta modular que afecta tanto a la óptica como al sensor es un arma de doble filo, y los precios tampoco facilitarán su éxito. A la espera de ver cómo recibe el mercado el nuevo invento de Ricoh, ha llegado el momento de comprobar sus resultados sobre el terreno.

Pese a que las últimas noticias que nos han llegado no sitúan al nuevo sistema GXR en una posición demasiado cómoda de cara a su estreno comercial en ciertos mercados europeos, no cabe duda de que se trata de una de las propuestas más singulares de los últimos tiempos y una de las cámaras -en singular o plural- que más expectación ha despertado.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
De izquierda a derecha, la Ricoh GXR, el visor electrónico opcional y los módulos S10 y GR A12.

Tras un primer contacto con la GXR y sus dos primeros módulos antes de su presentación oficial, llega el momento de comprobar si a la hora de la verdad este curioso sistema intercambiable aporta algo a las propuestas que hasta ahora se han dejado ver por el escaparate.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
En la imagen superior, el módulo S10. Sobre estas líneas, el GR A12.

Más que hablar de una sola cámara, cada uno de los módulos merece un acercamiento totalmente diferente. Es por ello que hemos preferido ofrecer una visión más global del sistema formado por la Ricoh GXR y los módulos GR A12 (con un CMOS de 12 megapíxeles y una óptica fija de 50 milímetros) y S10 (compuesto por un CCD de 10 megapíxeles y un zoom de 24-70 milímetros).

Una buena base
Independientemente del módulo que utilicemos, la base del sistema GXR es -por ahora- la misma: un cuerpo con un diseño que ha sabido coger los mejores rasgos de las sagas GR y GX. El resultado, una de las mejores ergonomías del momento y un manejo realmente fluido y cómodo.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque esta base resulta realmente ligera (160 gramos), no hay que perder de vista que es el módulo acoplado al cuerpo el que aporta peso y volumen. Concretamente, el A12 suma casi 500 gramos y un tamaño que convierte a la GXR en una cámara imposible de llevar en el bolsillo, miestras que el S10 y su zoom (325 gramos) recuerdan mucho más a una compacta.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El menú principal puede asustar a los no iniciados en cámaras Ricoh, pero la posición de los mandos, su sistema de accionamiento y las inmensas posibilidades de configuración hacen que la GXR pueda adaptarse a las manías del más sibarita de los fotógrafos.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La aparición de un nuevo menú de control directo en la pantalla a través del botón "Direct" es una vuelta de tuerca más para facilitar el manejo. Aunque nos quedamos con los mandos tradicionales -insistimos, la rueda con pulsador de la zona trasera es una gran idea-, esta visión centralizada de todos los ajustes también puede llegar a ser útil.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La pantalla, de 3 pulgadas y 920.000 puntos de resolución, es sencillamente excelente (y deja en evidencia a otras cámaras de gama alta y con precios también bastante elevados que se conforman con monitores mucho más mediocres). Incluye, como en modelos anteriores, un nivel electrónico al que es muy fácil acostumbrarse para intentar mantener los horizontes rectos.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De forma opcional, Ricoh también ofrece un visor electrónico que se mantiene fiel al estilo del visto en la GX200, incluida su capacidad de inclinación de hasta 90 grados. Con una resolución idéntica a la de la pantalla, su calidad y refresco son también excelentes. Eso sí, la construcción -un tanto endeble- no parece estar a la altura de un accesorio que cuesta unos 250 euros.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Puestos a buscarle las cosquillas a la cámara, aunque no hay mucho donde rascar en cuanto al diseño y la ergonomía, el mando destinado al zoom cuando usamos un módulo dotado de este tipo de focales es uno los puntos a mejorar.

Silencio en el disparo, aunque no tanto en el enfoque
A diferencia de las cámaras Micro Cuatro Tercios o de la Samsung NX10, aquí no hay ningún obturador de plano focal, con lo que el disparo es muy silencioso. De hecho, en cualquiera de los dos módulos si algo va a delatar nuestra presencia va a ser el sonido del enfoque, no el clic de la toma.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este sentido, tenemos una buena y una mala noticia. La buena es que, después de haber probado la mayoría de cámaras presentadas por Ricoh en los últimos años y habernos acostumbrado a la sonoridad de su enfoque (y de sus ópticas en general), tanto el módulo A12 como el zoom del S20 son algo más discretos.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aun así, el enfoque automático sigue siendo más escandaloso y menos ágil de lo que nos gustaría. En el caso del objetivo fijo de 33 milímetros macro -equivalente a 50 milímetros en paso universal-, su eficacia es innegable, incluso en condiciones de muy poca luz.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sin embargo, lo normal es que sean necesarios diversos movimientos del juego de lentes hasta dar con un punto de enfoque, incluso cuando no se ha realizado un cambio de plano muy brusco. Mantener activo el modo de preenfoque puede servir de ayuda, pero a cambio tendremos que escuchar el traqueteo del enfoque cada vez que movamos la cámara.

A su favor hay que decir que el anillo manual resulta muy cómodo de manejar y permanece activo incluso cuando estamos trabajando con alguno de los sistemas de enfoque automático. Además de disponer de una lupa de ampliación -basta con mantener pulsado el botón "menú/ok"-, la elevada resolución de la pantalla nos será aquí de gran ayuda para conseguir ajustar con precisión el enfoque incluso en condiciones críticas.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una vez activado el modo macro, este módulo ofrece una distancia mínima de enfoque de unos 7 centímetros, lo que proporciona un factor de ampliación de 0,5x.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El zoom de 24-70 milímetros integrado en el módulo S10, por su parte, muestra un comportamiento muy similar a lo ya descrito: fiable, pero algo lento y escandaloso. Aun así, comparada con la GX200 -de la que parece haber heredado el zoom-, hay que reconocer que el sonido a la hora de mover las focales es bastante más discreto y elegante.

Bastante rápida
Aunque no sea éste un sistema pensado para fotos de acción -al menos hasta que se presente un módulo especializado en esas tareas-, la GXR no decepciona a la hora de exprimir al máximo su buffer.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El módulo A12 es capaz de ofrecer una cadencia de disparo de 3 fotogramas por segundo frente a los 1,6 disparos del módulo con zoom y captor CCD, pero la duración de esta ráfaga es muy similar en ambos casos.

Trabajando en JPEG, la cadencia de disparo se mantiene de forma aparentemente interminable. Probada con una tarjeta de alta velocidad -una SanDisk Extreme III, en nuestro caso- la cámara no mostraba señales de fatiga tras más de 50 disparos.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Hay que destacar, además, que la grabación es casi instantánea, por lo que una vez soltado el disparador apenas hay que esperar para poder volver a disparar.

Ricoh GX3
Ricoh GX3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Ricoh GX3
Ricoh GX3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En RAW, lógicamente, el tema se ralentiza. En estas mismas condiciones hemos conseguido lograr hasta 5 imágenes de forma consecutiva, tras lo cual han sido necesarios unos 5 segundos para que el buffer de la cámara se recuperara. Contrariamente a lo indicado en las especificaciones oficiales, esa media docena de disparos se mantiene, independientemente del nivel de reducción de ruido aplicado.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Volviendo al objetivo, desgraciadamente el módulo con la óptica fija no dispone de ningún tipo de sistema de estabilizacion, mientras que el zoom de 24-70 milímetros cuenta con un estabilizador mecánico. Según las pruebas realizadas, su efectividad es moderada, con una mejora de unos dos pasos respecto a la velocidad de disparo habitual para estas focales.

Módulo GR A12
Si bien hasta este punto ha sido posible mantener una línea común para todo el sistema, a la hora de revisar los resultados obtenidos las diferencias entre ambos módulos son evidentes.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Algo que no es ninguna sorpresa, puesto que estamos hablando de un CMOS de tamaño APS-C, y por otro lado de un CCD de 10 megapíxeles y 1/1,7 de pulgada. Muy posiblemente, el mismo que incorporan la GR Digital III y las Canon PowerShot G11 y S90.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con las buenas credenciales del sensor sobre la mesa, no es de extrañar que la mayor parte de la responsabilida recaiga sobre la óptica de la cámara.

Muestras: máxima resolución (GR A12)
Las fotografías se han realizado con una Ricoh GXR y el módulo GR A12
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo gr a12
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo gr a12
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo gr a12
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo gr a12
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo gr a12
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo gr a12
En este sentido, su comportamiento es impecable, con un nivel de resolución muy alto de esquina a esquina de la imagen, incluso con los diafragmas más abiertos. Tanto la pérdida de luz como la distorsión están muy bien controladas y las aberraciones cromáticas brillan por su ausencia, incluso cuando las condiciones de luz son complejas.
RAW (módulo A12)
Las fotografías se han realizado con una Ricoh GXR y el módulo A12. Imágenes capturadas en formato RAW y procesadas con Adobe Lightroom 2.6
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo a12. imágenes capturadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom 2.6
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo a12. imágenes capturadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom 2.6
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo a12. imágenes capturadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom 2.6
Además de todo lo mencionado respecto al enfoque, el único "pero" sería que ese f2.5 no supone precisamente una luminosidad excepcional para una óptica fija como ésta.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto al sensor, dejando al margen su autoría (Sony se encuentra entre los candidatos), los resultados vuelven a confirmar una vez más que su tamaño es un elemento de vital importancia.

Muestras: sensibilidad (GR A12)
Las fotografías se han realizado con una Ricoh GXR y el módulo GR A12. Haz clic en la imagen para ver un recorte
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo gr a12. haz clic en la imagen para ver un recorte
200 ISO
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo gr a12. haz clic en la imagen para ver un recorte
400 ISO
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo gr a12. haz clic en la imagen para ver un recorte
800 ISO
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo gr a12. haz clic en la imagen para ver un recorte
1600 ISO
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo gr a12. haz clic en la imagen para ver un recorte
3200 ISO
Los 12 megapíxeles de este CMOS muestran unos resultados excelentes que mantienen el tipo en toda la gama de sensibilidades, de 200 a 3200 ISO. Sólo las tomas nocturnas con los ajustes más elevados hacen que el ruido llegue a perjudicar la calidad final de la imagen y el nivel de detalle.
Muestras: tomas nocturnas (GR A12)
Las fotografías se han realizado con una Ricoh GXR y el módulo GR A12
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo gr a12
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo gr a12
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo gr a12
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo gr a12
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo gr a12
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo gr a12
El rango dinámico es otro de los temas en los que el tamaño del sensor se hace valer. Pese a que la cámara no dispone de ningún modo concreto ni curva específica para potenciar esta función, tanto el detalle de las sombras como el control de las luces altas vuelve a ser de nota, o dicho de otro modo, equivalente al que encontraríamos a día de hoy en muchas réflex de gama media.
También vídeo de alta definición
Aunque la opción para grabar vídeo está realmente escondida en el menú de modos escénicos, no hay que olvidar que este módulo A12 también es capaz de grabar secuencias en alta definición de 1280 x 720 puntos. Dispone de un único ajuste con una cadencia de 24 fotogramas por segundo, y esto también afecta a la fluidez del vídeo cuando hay escenas con bastante movimiento.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los vídeos se almacenan en un contenedor AVI y están comprimidos con el ya obsoleto estándar MJPEG. Esto provoca que el tamaño de los archivos resultantes sea considerable. Por ejemplo, algunas de las muestras que se han publicado ocupan unos 25 MB para sólo 7 segundos de vídeo.

Por lo que hemos podido ver, la cámara no ofrece ningún tipo de ajuste manual durante la grabación de los vídeos, ni tampoco enfoque automático. Los parámetros de la exposición varían automáticamente durante la toma para ajustarse a las condiciones de luz; no así el enfoque, que se mantiene fijo desde el inicio de la captura.

Secuencias grabadas con la Ricoh GXR y el módulo GR A12. Hac clic en la imagen para descargarte el archivo
Los resultados nos han recordado bastante a los de las primeras SLR que se atrevieron con la grabación de vídeo. Las secuencias aparecen muy enfocadas, con una nitidez que parece fruto del procesamiento posterior y que llega a provocar ciertos problemas de muaré en algunas zonas de la imagen.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque entre sus puntos fuertes vuelven a figurar todas las ventajas asociables a un sensor de este tamaño -control de ruido, profundidad de campo, etcétera-, los problemas derivados del CMOS de tipo "rolling-shutter" parecen muy evidentes. Además, la ausencia de estabilización también se deja notar en las tomas a pulso.

Módulo S10
Cambiamos de módulo, y la GXR se convierte en una cámara totalmente distinta y con unos resultados mucho más parecidos a los de una compacta.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Un hecho que puede jugarnos una mala pasada si saltamos de la galería de muestras obtenidas con el módulo A12 a la de este S10 sin marcar una clara frontera y evitamos cualquier tipo de comparación. Con este sensor y objetivo, la GXR tiene que medirse con cámaras compactas -las mejores del momento, eso sí- y con su probable predecesora, la GX200.

Muestras: máxima resolución (módulo S10)
Las fotografías se han realizado con una Ricoh GXR y el módulo S10
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo s10
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo s10
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo s10
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo s10
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo s10
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo s10
Visto desde esta perspectiva, los resultados no decepcionan. El nuevo CCD de 10 megapíxeles -que ya hemos dicho que nos resulta familiar- se muestra como uno de los más solventes del momento y de los pocos capaces de aguantar hasta 800 ISO con mucha dignidad.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El zoom 24-70 mm f2.5-4.4 tiene un comportamiento muy correcto, y aunque la distorsión y las aberraciones cromáticas en los bordes de la imagen y en las zonas más contrastadas aquí sí son visibles, en absoluto resultan preocupantes. Y lo mismo ocurre con la pérdida de nitidez o luz en las esquinas de la imagen.

Muestras: RAW (módulo S10)
Las fotografías se han realizado con una Ricoh GXR y el módulo S10. Imágenes capturadas en formato RAW y procesadas con Adobe Lightroom 2.6
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo s10. imágenes capturadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom 2.6
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo s10. imágenes capturadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom 2.6
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo s10. imágenes capturadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom 2.6
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo s10. imágenes capturadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom 2.6
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo s10. imágenes capturadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom 2.6
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo s10. imágenes capturadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom 2.6
El único problema que puede llegar a ser reseñable -más allá de lo ya mencionado respecto al enfoque y el precio, del que luego hablaremos- es el procesamiento que la cámara parece aplicar a las imágenes en JPEG -incluso con sensibilidades bajas- y la reducción de ruido en su nivel más bajo.
Muestras: sensibilidad (módulo S10)
Las fotografías se han realizado con una Ricoh GXR y el módulo S10. Haz clic en la imagen para ver un recorte
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo s10. haz clic en la imagen para ver un recorte
100 ISO
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo s10. haz clic en la imagen para ver un recorte
200 ISO
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo s10. haz clic en la imagen para ver un recorte
400 ISO
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo s10. haz clic en la imagen para ver un recorte
800 ISO
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo s10. haz clic en la imagen para ver un recorte
1600 ISO
las fotografías se han realizado con una ricoh gxr y el módulo s10. haz clic en la imagen para ver un recorte
3200 ISO
Un tratamiento para nuestro gusto un tanto excesivo, que invita e echar mano del forato RAW (con extensión DNG) para conseguir algo más de detalle en las imágenes.
Prueba superada
Previsible es el adjetivo que mejor podría resumir esta prueba y los resultados del sistema GXR. Y esto es -a priori- una buena noticia, dadas las credenciales con las que partíamos a la hora de hablar de los sensores digitales empleados en cada uno de los módulos y el buen trabajo óptico que suele realizar Ricoh.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Superada esta prueba, ahora sólo falta lo más difícil: aterrizar en los escapates y recibir la aceptación del público. Algo que no siempre está asegurado con sólo abanderar una calidad de imagen más que notable, un diseño exquisito y una evidente pasión por salirse del terreno marcado.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La originalidad del sistema y su juventud podrían ser un problema. También la limitación de módulos disponibles. Pero si hay algo que ahora mismo puede torpedear la línea de flotación de este sistema de Ricoh, son los precios con los que va a llegar al mercado y el trabajo que ya ha hecho la competencia.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hace poco más de un año la GXR carecía de rivales. Hoy, los más de 1.000 euros que cuesta la combinación con el módulo A12 y los más de 800 del módulo con el zoom hacen que resulte complicado no mirar hacia otras opciones -sistema Micro Cuatro Tercios, Samsung NX o incluso compactas de sensor grande- que también han alcanzado unos niveles de calidad muy altos.

Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Ricoh GXR
Ricoh GXR
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aun así, estamos convencidos de que si Ricoh es capaz de aguantar durante un tiempo esta propuesta en el mercado -independientemente de lo que digan las cifras de venta- y tal vez buscar el apoyo de otras firmas, el sistema GXR puede llegar a ser una alternativa viable.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar