• Véronique de Viguerie: "Las mafias que controlan el opio en Afganistán ...
  • Juan Pablo Moreiras: "Ver arder la naturaleza duele"
Con texto fotográfico

"Se esfuerzan en evitar que te sientas mal en tu intento de evitar que ellos sientan su minusvalía" Ana Belén Jarrín

 
Foto: Ana Belén Jarrín
7
MAY 2009
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Con reportajes como "Ecce homo" y "Parálisis cerebral", Ana Belén Jarrín muestra el lado más humano de personas con problemáticas que suscitan cierto rechazo social. Reconocido su trabajo en la sección "Descubrimientos" de PHotoEspaña 2008, esta ecuatoriana afincada en Barcelona ha realizado colaboraciones puntuales con La Vanguardia y el Telegraph londinense y bebe de fuentes tan dispares como Antoine d'Agata, Gervasio Sánchez o Joan Fontcuberta.

Ana Belén Jarrín

Hace tiempo realicé en Ecuador un tema sobre gente con un retraso mental profundo, personas que ni siquiera eran conscientes de su situación. Esta fotografía, sin embargo, forma parte de un reportaje sobre personas que sufren una parálisis -en la mayoría de los casos de tipo motor- y son conocedoras de su problemática.

El mayor problema que tienen es el esfuerzo que han de hacer para comunicarse, por lo que me interesaba saber cómo se manejan en sociedad. Durante más de un año les visité incluso en sus casas. Había veces que no les fotografiaba: sólo estaba con ellos.

Resulta muy complicado entenderles. A veces, para decir un simple "hola", balbucean algo que resulta ininteligible si no estás habituado. Y ahí radica parte de la magia de trabajar con ellos, porque entienden que a ti te cuesta adaptarte a esa cotidianidad suya y se esfuerzan en evitar que te sientas mal en tu intento de evitar que ellos sientan su minusvalía. Es algo recíproco y muy bonito.

La mayor parte de personas con parálisis son adultos, porque hoy en día este problema se detecta durante el embarazo en la mayoría de los casos. Al margen de lo que se ve, la mayoría de los integrantes del grupo del centro ocupacional para disminuidos físicos SINIA, en Barcelona, llevan una vida bastante normal, tienen un trabajo, realizan actividades y algunos incluso tienen pareja.

Una vez por semana les llevan a la piscina. La primera vez que les acompañé tomé esta fotografía de Noe y Miguel. Noe trabaja con ellos ocho horas al día; le gusta su trabajo y se implica plenamente, por lo que el afecto que existe entre ellos es lógico.

Miguel tiene una parálisis que le mantiene en esa posición encogida gran parte del tiempo. La terapia en el agua le ayuda a relajarse, a estirar sus extremidades. Aunque acaba la sesión extenuado, para él es como un renacer.

Para conseguir esos blancos tan reventados y crear un aura de luz donde todo es renovación forcé la película T-MAX 400 a 800 ISO y luego sobrerrevelé el carrete. Esto lo hice en todo el reportaje para eliminar detalles que añadían caos y distraían de lo principal.

Realizar un trabajo así es un ejercicio constante de autorreconocimiento. Ves en cada momento hasta dónde puedes aguantar y cuál es el límite de tu propia tolerancia con situaciones poco habituales y en ocasiones desagradables.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar