Crónica
VISA POUR L'IMAGE 2008: CRóNICA

Recordando a Alexandra Boulat

 
5
SEP 2008
Ivan Sánchez   |  Perpiñán

No podía faltar a la cita, menos aún el año en que Visa pour l'Image cumple su vigésimo aniversario. Lamentablemente, Alexandra Boulat, fallecida a finales del pasado año, sólo está presente en una exposición retrospectiva. El festival de Perpiñán rinde así homenaje a la magnífica fotógrafa francesa, con una colección de imágenes que demuestran su fuerza vital y su afán por testimoniar la situación de los lugares más conflictivos del planeta.

El Convento de las Mínimas tiene este año una sala con nombre propio: el espacio Pierre y Alexandra Boulat, dedicado a dos generaciones (padre e hija) de una misma familia entregadas por completo a la fotografía. Es en el marco de esta sala donde se exponen un total de 53 imágenes en color. Un intenso recorrido a través del trabajo de esta incansable fotoperiodista tristemente fallecida en octubre del pasado año.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Jean-François Leroy, fundador y director de Visa pour l'Image, muestra a QUESABESDE.COM el legado de Boulat.

La muestra, que lleva por título "Come on, come on!", es una selección hecha por sus familiares y amigos de las imágenes favoritas de la fotógrafa.

Alexandra Boulat. | Foto: Jerome Delay (AP)

La obra de Boulat tiene el poder de cautivar desde el inicio: las primeras fotografías son una breve miscelánea, desde las célebres imágenes del diseñador de moda francés Yves Saint Laurent hasta Bali, pasando por el lujo y la miseria de París. Algunas de estas instantáneas ofrecen un atractivo color dominante y se presentan alternadas, contrastando entre ellas.

De Bosnia-Herzegovina a Paquistán

El verdadero sitio de Alexandra Boulat estaba en algunos de los lugares más conflictivos del planeta, concretamente en los Balcanes y en Oriente Próximo y Medio. Fruto de sus reportajes en estas zonas son la mayoría de las instantáneas que conforman la exposición.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

En pequeñas colecciones de fotografías que repasan la actividad de la reportera francesa, vemos países como Bosnia-Herzegovina, Croacia y Kosovo, lugares a los que viajó durante los conflictos que asolaron los Balcanes en la década de los 90. Allí retrató a combatientes serbios y la dureza de la vida en Sarajevo.

Foto: Alexandra Boulat
Foto: Alexandra Boulat

No ajena al eterno conflicto entre Israel y Palestina, viajó a Gaza y Cisjordania en diversas ocasiones para documentar las acciones del ejército judío, el difícil día a día de los musulmanes, así como los desiguales enfrentamientos entre ambos grupos en manifestaciones.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

La exposición continúa el periplo de Boulat a lo largo de algunos países árabes como Pakistán, bajo la atenta mirada que dirigió a las mujeres musulmanas, conocedora del bajo estatus que la mala interpretación del islam les otorga.

Foto: Alexandra Boulat

La fuerza de las fotografías más interesantes de la exposición radica en la capacidad de Boulat para mimetizarse con el entorno, obteniendo imágenes insólitas de mujeres rezando en una mezquita.

Fotografiar por encima de todo

La fotografía le venía a Boulat de familia: su padre fue fotógrafo de Paris Match y su madre es la fundadora de la agencia Cosmos, donde comenzó a trabajar. En una ocasión llegó a decir: "Al nacer, me sumergieron en un tanque de revelado."

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

La carrera de esta reportera -mujer pionera en Visa pour l'Image- se caracterizó por el trabajo duro, soportando las condiciones de vida propias de los lugares donde desarrollaba sus reportajes y expuesta en muchas ocasiones a los peligros que conlleva trabajar en conflictos armados, fotografiando para la agencia Sipa Press y más tarde para VII Photo Agency.

Foto: Alexandra Boulat
Foto: Alexandra Boulat

El paso al formato digital y la globalización de las comunicaciones tuvieron en ella el efecto que cabía esperar: un trabajo más exhaustivo y eficaz en cuanto a la inmediatez, lo que la hizo siempre ampliar sus horizontes, editando y enviando instantáneas en cada reportaje a medida que fotografiaba.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Pero el 5 de octubre de 2007, tras tres meses de coma, Alexandra Boulat falleció con tan sólo 45 años. Fue el trágico y prematuro final de una de las fotoperiodistas más activas del panorama internacional, que deja reportajes en publicaciones de la talla de National Geographic, Time, Newsweek, Paris Match o Le Figaro.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar