• Oriol Segon: "Lo que más me anima a hacer reportajes son esas cosas que no ...
  • Daniel Ochoa de Olza: "El azar en fotografía es tan importante como el ...
Con texto fotográfico

"Me costó mucho volverme invisible para conseguir imágenes potentes" Alejando Olivares

 
Foto: Alejandro Olivares
19
SEP 2013
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

El trabajo documental y ensayístico de Alejandro Olivares es un exhaustivo repaso a la realidad marginal y menos vista del Chile actual. Criado en la periferia de Santiago, su conocimiento de la misma le ha permitido trabajar desde su propia experiencia. "Living Periferia" es un proyecto lento, de invisibilidad y mimetización con sus personajes, mucho más narrativo que efectista. El propio Olivares cuenta que a veces, tras meses de trabajo, obtenía tan sólo una o dos fotografías aceptables. Este fotoperiodista es además editor de la revista The Clinic y corresponsal de varios medios extranjeros en la capital chilena.

Alejando Olivares

'Living Periferia' es un ensayo fotográfico de largo aliento, realizado en toda la periferia de Santiago, donde se concentra la mayor parte de la delincuencia y las drogas del país. El 90% de la gente que vive ahí tiene que convivir con la violencia día a día en uno de los países más 'desarrollados' de Latinoamérica.

Comencé con este proyecto el 2009. La idea era descubrir y mostrar los espacios más cotidianos de los jóvenes y niños que viven en la periferia santiaguina y tratar de entender en qué momento se pierden en este espacio violento, lleno de exclusión y dolor, ya sea robando, traficando, consumiendo drogas, prostituyéndose o simplemente defendiéndose de jóvenes como ellos mismos.

Me tomó muchísimo tiempo ir ganado las confianzas; me costó mucho volverme invisible para conseguir imágenes potentes. No quería fotos muy efectistas. Me interesaba mucho más realzar el terror cotidiano de no saber qué hacer, esa basura efímera en las poblaciones llamada vida.

Yo crecí cerca de muchas poblaciones emblemáticas en Santiago. Tuve y tengo buenos amigos con los que crecimos aplanando calles. Conocí desde muy pequeño la realidad de la periferia, la entendí muy joven, y eso me dio la oportunidad de reflexionar sobre el tema. Quería dejar un registro, un documento que les espete en la cara de qué manera se fue abandonando a la gente en el gran Santiago, cómo se hicieron invisibles ante todos.

La problemática de la periferia es principalmente la brutal exclusión social. Mandan a la gente a vivir muy lejos, junto con traficantes y violencia, con un sistema de transportes malísimo, sueldos bajos, unos sistemas de educación y salud paupérrimos y un costo de vida altísimo. Terminan viviendo encerrados, minimizados y olvidados en poblaciones sitiadas.

Durante todo el proceso tuve muchos espacios de tiempo en los que no trabajé. La mayoría [de veces] por desgaste emocional. En una 'recaída' visité a un grupo de amigos sólo para hablar y tomar unas cervezas. Fue entonces cuando apareció un grupo de jóvenes con varias armas, casi todas hechizas y descompuestas. Las usaban para hacer pequeños robos o para defenderse, un 'bluff' entre los jóvenes. Yo no estaba fotografiando, ya no tenía ánimos, pero entonces comenzaron a jugar con sus pistolas: parecía todo normal, como si fueran un juguete cualquiera. No fue nada violento. Estuve muy cómodo y no sentí nada de miedo. Era una linda tarde; todo pasó como si nada.

Había poca luz en un lindo atardecer y fue cuando vi la escena. Alcancé a hacer sólo un par de tiros. En ese momento no me importó mucho la foto y no la vi hasta mucho tiempo después. Entonces descubrí que ya estaba logrando ser invisible: era parte de ellos.

Todo el ensayo y la foto en sí resumen mi motivación: lograr retratar espacios simples y cotidianos, fragmentos de la vida que en general se pasan por alto. Quería que los más excluidos tuvieran un espacio en la iconografía nacional. Un espacio oscuro, pero su espacio al fin y al cabo.

Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar