• Devotos: vota a Toni Amengual
  • Chema Conesa retrata los rostros de la España de la democracia
Biblioteca

Aitor Lara y los personajes reales de un mundo tabú

6

El autor vizcaíno se une al elenco de fotógrafos que forman parte de la serie PHotoBolsillo de La Fábrica

25
NOV 2015

“A Aitor Lara le interesa la gente que afirma su diferencia e identidad sin vacilaciones.” Son palabras de Jordi Esteva, que define con precisión el mundo de personajes por el que se mueve el fotógrafo vizcaíno. Y es parte del prólogo de la última incorporación a la cuidada serie PHotoBolsillo de la editorial La Fábrica, disponible por unos 12 euros.

Maneras de definir la obra (muy bien resumida para la edición en este pequeño formato) de Aitor Lara hay varias, pero es imprescindible hacer hincapié en el valor de la diversidad humana (algunas de estas imágenes bien podrían ser parte de una revisión de “The Family of Man”). Se hace igualmente necesario mencionar un universo de personajes tan particular, real y marginal que recuerda a los freaks de Diane Arbus (estilos al margen).

De la misma manera que huye de los estereotipos -culturales, humanos e incluso paisajísticos- en los lugares que visita, también el estilo de Lara se aleja de los parámetros establecidos

Más de 60 fotografías en riguroso blanco y negro que principalmente combinan retratos de gente anónima en lugares tan mágicos, diversos y lejanos como México, Uzbekistán o Camerún con otros más reconocibles y cercanos como los tomados en las calles del Raval barcelonés, en la Maestranza de Sevilla o en los cuarteles de la Legión en Ceuta. El denominador común es el protagonismo que Lara concede, rompiendo tabús, a un grupo de personas marginadas por la sociedad.

De la misma manera que huye de los estereotipos -culturales, humanos e incluso paisajísticos- en los lugares que visita, también su estilo se aleja de los parámetros establecidos. Es por esto que la obra de Aitor Lara es tan honesta.

Igual de claro se muestra el propio autor respecto al acto fotográfico: “Tiene que ver con un acto primario, absurdo y egoísta, con unas ganas enormes de conocer el mundo. No trato de visibilizar lo invisible para los demás, no soy tan generoso. Lo que ahora sí hago de manera consciente es compartirlas e intento que sea de la forma más certera posible.”

Artículos relacionados (1)
6
Comentarios
Cargando comentarios