• Axel M. Cipollini: "La tauromaquia ya no tiene la conexión con lo sagrado ...
  • Sergio Enríquez-Nistal: "Al final, entre perros y Leicas, conseguí la ...
Con texto fotográfico

"Bailan como Michael Jackson porque lo ven como a uno de ellos" Agata Pietron

 
Foto: Agata Pietron
12
AGO 2010
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

La capacidad de ver más que la mayoría queda patente en las imágenes de la fotoperiodista polaca Agata Pietron. Mayoritariamente en blanco y negro, sus fotografías transmiten un punto de vista poco habitual y una capacidad compositiva interesantísima. Ha documentado temas tan dispares como los peregrinos en México y Polonia y los jóvenes raperos de la convulsa región de Kivu del Norte, en el Congo. Ahí también escarbó en la superficie para desenterrar una historia que a muchos se nos hubiera escapado.

Agata Pietron

Hay reportajes que aparecen por casualidad. Éste es uno de ellos. En diciembre del año pasado viajé a la República Democrática del Congo para realizar un proyecto, y una vez allí conocí a unos jóvenes apasionados de la música rap y el hip-hop. Querían ser mis amigos porque les parecía muy extraño ver allí a una chica extranjera, y me invitaron a un concierto que consistía en un concurso con actuaciones de música y baile.

Aunque a mí no me gusta nada esa música, me pareció una idea muy buena para un tema. Esta fotografía fue la primera que tomé al llegar al concierto, que se realizaba en el Centro Cultural Kaoze, a medio construir y situado en Rutshuru, al norte de Kivu, una región muy afectada por la guerra. El concurso constaba de dos partes, uno de baile y otro de música, y este chico era uno de los componentes del grupo de baile Peace Life, que no ganó.

El concierto lo organizaron los propios jóvenes en colaboración con una emisora de radio local y tenía premios en metálico para los ganadores. Para evitar enfrentamientos, la emisora dio a conocer el nombre de los ganadores con posterioridad.

Estos chicos se visten y comportan como sus ídolos. Copian incluso sus gestos. Ven a Michael Jackson como a uno de ellos y bailan como él. En varias fotografías que tomé imitaban los pasos más característicos de sus coreografías.

El reportaje trata de jóvenes que utilizan la música como actividad para llevar una vida lo más normal posible, del esfuerzo que hacen para poder hacerla pese a haber sufrido una guerra. En este caso, son el hip-hop, el rap y todo lo que los rodea lo que les sirve como punto de partida, pero podría ser cualquier otra actividad ligada a la música.

Al viajar al Congo yo me esperaba encontrar una población traumatizada por 20 años de guerra, pero para mi sorpresa descubrí que no es así. Hacen un gran esfuerzo por llevar una vida normal; tienen una vida en familia muy feliz y son un pueblo tremendamente optimista y abierto. Aunque la guerra no ha acabado del todo, la situación es más estable que en 2008.

Con todo, para entender estas fotografías hay que tener muy en cuenta que se trata de la provincia de Kivu del Norte, al este del país, devastada por dos décadas de guerra. Hacer fotografías allí es muy complicado y frustrante, porque si no escarbas en la superficie, sólo ves superficie. Es necesario profundizar, hablar con la gente, escucharles para poder llegar más allá de los típicos clichés de África.

Tienes que ganarte su confianza y conseguir que sean ellos los que te inviten, por ejemplo, a pasar a sus casas. Es algo muy peligroso para ellos, porque siempre hay algún vecino que se puede enterar y eso podría despertar sus celos, envidia e incluso codicia. El hecho de hacerme amiga de estos chicos fue lo que me abrió las puertas para hacer este tema.

Pero la mayor dificultad se me presentó en el momento de fotografiarles. Ellos sólo tienen una idea de lo que es la fotografía por los pósteres y las imágenes de las revistas que ven, y al principio se comportaban como estrellas del rap ante la cámara.

Fue muy difícil conseguir que se comportasen como a mí me interesaba, con más naturalidad. Además, muchos de estos muchachos, a pesar de ser mis amigos y portarse muy bien conmigo, son bandidos con problemas serios. Pero lo importante es tratarles como a jóvenes que intentan llevar una vida normal.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar