Crónica

Prácticamente magia

 
14
ABR 2010
Eduardo Parra   |  Madrid

"Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia." La cita es de Arthur C. Clarke y probablemente desfiló ayer por las cabezas de los asistentes a la presentación en España de la nueva "suite" creativa de Adobe, que ya va por su quinta versión.

Arropados por Sony (la presentación fue, de hecho, en una tienda madrileña de la firma japonesa), la presentación no aportó ninguna novedad (lo que las filtraciones no habían destapado ya se supo anteayer de fuentes oficiales), pero sí sirvió para poder ver en vivo las demostraciones casi mágicas del nuevo Photoshop CS5, estrella por méritos propios de esta nueva hornada de software de Adobe y el programa que más tiempo acaparó en la presentación.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Miquel Bada, responsable de marketing de Adobe, muestra las bondades del nuevo Photoshop CS5.

No es magia, pero casi. De hecho, Miquel Bada, responsable de marketing en España de la compañía, afirmó sin titubeos que CS5 es "el lanzamiento más grande de la historia de Adobe". La demostración posterior se encargó de certificar que no era magia, en efecto, pero que a ojos neófitos se le parecía mucho. Tanto, que no faltó quien, por lo bajini, apuntaba lo "sospechoso" que resultaba que en todos los ejemplos se usase la misma foto.

Diseño sin límites, trabajo más rápido y preciso y simplificación de procesos fueron los tres argumentos básicos que se esgrimieron ayer para certificar el paquete CS5 como una apuesta segura que mejora -o eso dicen- la versión CS4 en todos los aspectos.

La demostración que hizo ayer Adobe certificó que Photoshop CS5 no es magia, pero que a ojos neófitos se le parece mucho

En Adobe están satisfechos de los resultados, y eso se notaba ayer. De hecho, el único punto negativo que se atrevían a confesar los portavoces de la compañía con la boca pequeña en el ágape posterior a la presentación era que había tantas novedades -y todas tan buenas, dijeron- que no sabían cómo contarlas en tan poco tiempo. No deben tener abuela.

Lo mejor para Adobe, en cualquier caso, es que tiene la ventaja de los que están arriba de la montaña, que pueden vacilar al resto de escaladores sabiéndose ganadores.

Dicen los hombres y las mujeres de Adobe que en la compañía escuchan a los clientes y que éstos siempre piden lo mismo, pero mejor y más rápido. Sin embargo, no todos los potenciales usuarios parecen estar de acuerdo con esta apreciación. Vía Facebook, una compañera fotógrafa me mandaba un mensaje respecto a este nuevo CS5: "¡Genial! Así la gente podrá seguir siendo fotógrafo sin tener ni [pongan aquí el calificativo que más les plazca] idea de hacer fotos." Nunca llueve a gusto de todos.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar