• "Soy el seductor seducido"
  • "Los móviles multimedia todavía no han canibalizado la venta de cámaras ...
Entrevista
MIQUEL BADA, ADOBE SYSTEMS IBéRICA

"Estamos convencidos de que los fabricantes de cámaras adoptarán la tecnología DNG"

 
17
NOV 2005

SIMO abre sus puertas en Madrid y Adobe reúne a la prensa especializada en torno a la mesa. En este contexto, QUESABESDE.COM ha tenido ocasión de conocer la visión de Miquel Bada, director de marketing de Adobe Systems Ibérica, sobre algunos de los temas más candentes. Photoshop CS2, el formato DNG y -cómo no- la piratería son los platos fuertes del menú.

Muchos usuarios se preguntan para qué un Photoshop CS 2 si aún no han exprimido más del 10% de la versión 6.

Es muy cierto. De hecho, cuando en el departamento de marketing nos planteamos quién es la competencia, nos damos cuenta de que nuestros competidores somos nosotros mismos.

Photoshop es una máquina; el número de herramientas que tiene es brutal y, realmente, cualquiera de las versiones anteriores permiten hacer muchas cosas. Hace muchos años, en el cambio de la versión 2.0 a la 3.0, nos preguntaban qué más íbamos a añadir si Photoshop ya lo hacía todo. Llegó la 3.0 con el concepto de las capas, y nos dijeron que ahora sí, que ya era inmejorable.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

En Photoshop CS 2, por ejemplo, hemos incluido unas herramientas que nos permiten generar distorsiones de la imagen; cosas que ya se podían hacer con la versión 5, pero que ahora en lugar de dedicarle una hora de trabajo, a lo mejor lo podemos hacer en dos minutos.

Mejoras las hay. De hecho, cada vez que se hace un análisis independiente del producto, nos hablan de las maravillas del CS 2 y nos preguntan por qué no las habíamos puesto antes.

Parece que los archivos RAW y el formato DNG cada vez son más importantes para Adobe.

Una de las características de Adobe a lo largo de los años ha sido el apoyo a los estándares. Adobe inventó el PostScript y consiguió crear un formato de impresión universal. Posteriormente llegó el PDF, otro estándar. Independientemente de la aplicación o el sistema operativo en que se creaba, un fichero se podía abrir en cualquier entorno, se tuviera o no el programa original con el que se había creado.

Con el DNG lo que pretendemos es exactamente lo mismo. Cada fabricante crea su propio RAW. Trabajar con esas imágenes implica un gran esfuerzo de desarrollo y de compatibilidad.

Como impulsores de estándares, Adobe cree que ha llegado el momento de crear también uno para la imagen digital. Eso es lo que nos hemos propuesto con la tecnología DNG: que Hasselblad, Leica o cualquier otro fabricante se apoye en ese estándar y no tenga que desarrollar su propio RAW, facilitando la vida al usuario.

Sin embargo, un fotógrafo de Canon comentaba recientemente que el DNG supone pasar de la imposición de un fabricante de hardware a la de un fabricante de software, y que ellos nunca lo adoptarían.

Las ventajas van a superar con creces las concesiones que [estas marcas] tuvieran que realizar. Los estándares abiertos se van a imponer en el futuro y estamos convencidos de que los fabricantes de cámaras digitales adoptarán en algún momento la tecnología DNG.

El factor diferencial es que nosotros ya lo hemos demostrado con el PDF, con el PostScript o incluso con el TIFF, que también es de Adobe. Todos ellos tienen especificaciones públicas, así que cualquier empresa puede coger estos datos y publicar en PDF. Con el DNG pasa lo mismo.

Todos nuestros competidores en el campo del diseño gráfico crean PDF. Los gobiernos, las administraciones públicas utilizan y estandarizan en PDF. Una cosa es que haya sido desarrollado por Adobe y otra es que, paralelamente, lo haya hecho accesible a cualquier otra empresa.

Para avanzar hay que estandarizar, y por eso nuestra apuesta por el DNG.

No es ningún secreto que la piratería está muy extendida en el sector fotográfico. ¿Cómo se ve desde Adobe este tema?

Efectivamente, el tema de la piratería nos preocupa muchísimo. En España estamos en unos ratios de piratería del orden de un 40%, con una tendencia que ha ido bajando en los últimos años. Por lo tanto, hay menos empresas que utilizan ahora software ilegal que hace un año o que hace cinco. El progreso en este sentido es positivo.

En las empresas grandes, por tanto, la piratería tiende a reducirse. Pero cuando estamos hablando de autónomos y de profesionales, posiblemente la piratería se mantiene a unos niveles muy altos.

Entendemos que hay varias cosas por hacer, empezando por la educación. Cuando un fotógrafo profesional saca un provecho a esa herramienta que no está pagando, está realizando una competencia desleal a otros fotógrafos que para realizar el mismo trabajo están teniendo unos costes de entrada más elevados. Así que no es que sea un feo a Adobe, sino que en muchos casos es también un feo a otros usuarios o fotógrafos.

A pesar de ser los líderes del segmento, es fácil aventurar que las ventas podrían ser más del doble si no fuera por la piratería.

Es un problema que resulta más grave en unos países que en otros. Se intentará solucionar con unas campañas de educación, a veces promovidas por el fabricante y otras por diferentes miembros de la industria.

En España, por ejemplo, hemos llegado a un acuerdo con la AFP [Asociación de Fotógrafos Profesionales de España] para que los miembros de esta asociación estén presentes en el programa de forma indirecta. Una de las nuevas posibilidades de la última versión [de Photoshop] es la de comprar fotografías libres de derechos desde el propio programa.

Los fotógrafos nos han sugerido la idea de ofrecer también los servicios de fotógrafos profesionales, y lo hemos hecho. Se ha añadido un directorio, de manera que si lo que se quiere es contratar a un paisajista español, se puede buscar allí mismo.

¿También medidas legales?

Hay una iniciativa que se va a llevar a cabo en el próximo año en colaboración con la Agencia Tributaria. Se va a considerar el uso de software ilegal como una forma de fraude fiscal, porque se está utilizando un producto por el cual no se ha pagado el IVA.

Nosotros no queremos que se aplique, y mucho menos en el sector fotográfico. Pero hay que decir que va a ser un tema totalmente independiente de las empresas de software. Creemos que esto va a contribuir a educar a esta gente para que se den cuenta de que detrás de un programa como Photoshop o cualquier otro hay un esfuerzo enorme para desarrollar, mejorar y sacar al mercado un producto de máxima calidad.

Nuestro esfuerzo va a seguir encaminado a reclamar aquello que consideramos que es nuestro, lo que implica nuestro apoyo a todas las iniciativas legales al respecto.

Por nuestra parte hay la máxima flexibilidad para intentar que los costes no sean elevados. Una de las ventajas de nuestro software es que estamos segmentando los productos en base a quien van dirigidos. Existen productos mucho más asequibles, como Photoshop Elements, que permite realizar muchas de las funciones del Photoshop profesional con un precio que es sólo una fracción del coste del otro programa.

No obstante, entendemos que el tiempo juega a nuestro favor, porque en los países con un desarrollo más elevado de las tecnologías de la información la piratería es inferior.

¿En qué quedó aquella polémica con los fotógrafos franceses que iniciaron una campaña contra Photoshop?

La polémica surgió porque se ofrecía la posibilidad de compra de imágenes directamente desde Photoshop. El colectivo de fotógrafos franceses consideró que aquello atentaba contra su negocio, porque ellos no venden fotografías libres de royalties, sino servicios de fotografía.

Adobe respondió diciendo que, de la misma manera que se promueve este tipo de imágenes, también vamos a promover el uso de servicios profesionales. Se desarrolló un nuevo servicio denominado "Directorio profesional de fotógrafos", en el cual, mediante un acuerdo con asociaciones como el que comentábamos de la AFP, el usuario ya tiene estas dos opciones: comprar o contratar.

Una vez que se les explicó esto, creo que están encantados. Han entendido nuestra posición en el mercado y la aceptan perfectamente. Además, algunos han salido beneficiados al poder ampliar su mercado potencial gracias a una herramienta tan extendida como Photoshop.

Aunque pueda sonar a locura, ¿se plantea la posibilidad de ver algún día una versión en un teléfono móvil?

Es un tema muy interesante y vamos a dedicarle muchos de nuestros recursos de investigación en los próximos meses. Adobe ya anunció la adquisición de Macromedia. Estamos en las fases finales de este proceso. Uno de los motivos que más peso ha tenido es precisamente el avance de estos dispositivos conectados a Internet y que no son un PC.

El potencial que nos pueden llegar a ofrecer es extraordinario. Hace poco, Apple lanzó el iPod video, que va a cambiar la forma en que consumimos el vídeo a través de un dispositivo pequeño.

Así que no descarto en absoluto que en un futuro tengamos sistemas de tratamiento de imagen basados en teléfonos móviles y dispositivos inalámbricos o portátiles. ¿Cuándo va a ser esto realidad? No lo sé, pero sin duda estamos trabajando en ello.

Ya que mencionamos a Apple, ¿cómo se ha visto desde Adobe el lanzamiento de Aperture?

Cuando hablamos de Apple y Aperture, siempre lo vemos más como un amigo que un enemigo. Somos los principales fabricantes de software para la plataforma Mac. Lo hemos sido durante los últimos 20 años y queremos seguir siéndolo.

Ni Apple ni Adobe han posicionado Aperture como un competidor de Photoshop. Ellos dicen que es un complemento de Photoshop dedicado a los profesionales. Tiene dos funciones que a lo mejor se pueden solapar con Photoshop, pero para que te hagas una idea, Aperture no trabaja con capas y sus herramientas de retoque son muy limitadas.

Adobe Photoshop no sólo se dirige a fotógrafos, como [sí lo hace] Aperture. Además, lo tenemos en plataformas Windows y Mac, y a nivel de retoque no hay color. Por lo tanto, no lo vemos como competidor ni creemos que lo vaya a ser en un futuro previsible.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar