Crónica

Adobe en casa, Adobe en el trabajo, Adobe en el trayecto

 

La compañía reconfirma su apuesta por la nube, pata central de su nueva estrategia, y certifica su incursión en el mundo del hardware

Michaël Chaize, evangelizador de Creative Cloud, sostiene el nuevo Adobe Ink durante la presentación de esta mañana en Madrid.
18
JUN 2014
Eduardo Parra | Madrid

No habrá Creative Cloud 2.0 ni 3.0. Ni ninguna otra versión ulterior. No. No es que Adobe haya decidido tirar por la borda todos sus logros o abandonar su modelo de negocio. Lo que ocurre simplemente es que se ha dado el paso lógico en la evolución hacia la nube de la suite estrella de diseño y creación de contenidos. Es lo que representantes de la firma han explicado esta mañana durante un encuentro con un pequeño grupo de periodistas pocas horas antes de que la firma californiana anunciara varias novedades.

Adobe declara sus versiones previas a Creative Cloud como productos obsoletos y anuncia que no habrá más actualizaciones para ellos. Si hace un año ya confirmó su apuesta por la nube, ahora la reconfirma y la sube. Adobe y toda su suite creativa y de marketing alojada en la nube ya no es una opción: ahora es la opción.

Adobe ha certificado hoy su entrada en el mundo del hardware con un stylus (Ink) y una regla (Slider) para dibujar en tablets.

Adobe ha encontrado en la nube el apoyo que le faltaba en su estrategia de crecimiento. Hasta ahora los creadores de contenidos trabajaban en casa o en la oficina, prácticamente atados a un ordenador de sobremesa o como mucho a un portátil, pero cuando la movilidad es el lema de una generación, es lógico que la firma haya dado el paso necesario para que se pudiera crear en cualquier parte. Era un escalón que, necesariamente, había que subir.

De esta forma, y haciendo buena la filosofía del computing network (una de las patas de apoyo de la renovada filosofía de Adobe), a partir de ahora se simplificará al máximo el trabajo entre dispositivos ya que todos los archivos se modificarán y almacenarán en la nube, de forma que cualquier cambio que se haga en un documento utilizando -por ejemplo- un iPad mientras vamos en tren se podrá ver inmediatamente en nuestro ordenador de sobremesa.

Vistas previas

Adobe lo tiene claro: el usuario de hoy está siempre conectado, y sus programas no podían ir a la zaga. Por esto las nuevas apps de Adobe trabajarán con datos de forma más eficiente (utilizando, por ejemplo, vistas previas de fotos en lugar de las imágenes a tamaño real) apoyándose en la nube para el procesamiento de los documentos y evitando cargar a los dispositivos móviles, menos potentes que los ordenadores tradicionales, con un trabajo para el que no están preparados.

Las actualizaciones que se presentan hoy incluyen novedades en 14 de los productos principales de la marca, como por supuesto Photoshop, que cuenta ahora con una utilidad para hacer selecciones a partir del desenfoque de una fotografía, o Premiere, que se integra de forma mucho más eficiente con SpeedGrade, sin consecuencias para el flujo de trabajo.

En cualquier caso los responsables de la compañía reunidos en Madrid han explicado que eso de guardar las novedades para anunciarlas de golpe se ha acabado. Como ya adelantaron cuando nació Creative Cloud, las novedades se harán públicas cuando estén listas, sin demoras.

Adobe en estado físico

Tal vez no con un impacto tan grande como la nube pero sí muy simbólico, hoy se ha certificado la incursión de Adobe en el mundo del hardware. La compañía ha presentado un stylus (Ink) y una suerte de regla (Slide) diseñados expresamente para tablets, garantizando algo que no es nada fácil a la hora de trabajar en dispositivos móviles: poder dibujar líneas rectas y curvas con perfección.

El nuevo hardware es la forma que tiene Adobe de decirles a las marcas que su suite está poco explotada y hay mucho océano para navegar

Estos dispositivos tendrán un precio en Estados Unidos de 200 dólares y aún no hay fecha de lanzamiento ni precio oficial en Europa, aunque se espera un precio similar para su comercialización antes de que acabe el año.

Pero que no cunda el pánico, que no es que Adobe quiera entrar a fabricar hardware. Según Miquel Bada, director de marketing de la compañía en España, el potencial de la suite de Adobe está muy poco explotada: ésta es la forma que tiene la compañía de decirles a las marcas que hay mucho océano para navegar.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar