• Nikon D5100: análisis
  • Sony NEX-C3: toma de contacto
Prueba de producto
CUANDO PHOTOSHOP ENCONTRó AL IPAD

Adobe Eazel, Color Lava y Nav: análisis

 
7
JUN 2011

Manejar Photoshop a golpe de dedo. Ésta es la idea que se esconde tras Adobe Eazel, Color Lava y Nav, las tres aplicaciones para el iPad que abren las puertas a la interacción entre la popular tableta y el afamado software de edición de la compañía. Pintar con los dedos, mezclar colores o seleccionar herramientas son algunas de las posibilidades que ofrecen estos programas, que Adobe ha creado como muestra del potencial de Photoshop Touch SDK, su primer kit de desarrollo para el sistema operativo iOS.

Con unos precios de 4, 2,5 y 1,5 euros, respectivamente, Adobe Eazel, Color Lava y Nav inauguran un nuevo catálogo de aplicaciones que tiene como cometido comunicar el iPad con el software de edición Adobe Photoshop CS5.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Eazel, Color Lava y Nav proponen una interacción directa entre el iPad y Photoshop CS5.

Con unas aspiraciones bastante discretas y opciones más bien limitadas, estas tres aplicaciones pretender servir de impulso para que desarrolladores externos a la compañía diseñen su propios programas echando mando del kit de desarrollo que Adobe lanzó hace apenas un par de meses.

Así pues, he aquí un pequeño anticipo de lo que la comunión entre el iPad y Photoshop puede depararnos en un futuro no muy lejano.

Adobe Eazel
Convertir la pantalla del iPad en un lienzo en el que poder dibujar y pintar usando nuestros dedos es el principal cometido de Eazel, la más cara y posiblemente más entretenida de las tres aplicaciones que forman esta hornada.

Y es que la gran baza de este programa es que nos permite emular de forma muy instintiva -y además bastante acertada- la experiencia de pintar un cuadro con acuarelas u otro tipo de pigmento líquido.

Adobe Eazel
Adobe Eazel
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lamentablemente, las opciones de configuración que ofrece Eazel son algo limitadas. El programa permite ajustar el color, el grosor y la opacidad del pincel, pero se echa de menos la posibilidad de cambiar la forma del mismo o su dinámica, tal y como podemos hacer en Photoshop.

Adobe Eazel
Adobe Eazel
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Adobe Eazel
Adobe Eazel
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De la misma manera, hubiera sido interesante que la aplicación nos diera la posibilidad de cargar fotografías e imágenes para pintar sobre ellas a modo de guía o calco. Esto nos hubiera permitido, por ejemplo, dibujar sobre bocetos a lápiz previamente escaneados.

Adobe Eazel
Adobe Eazel
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Adobe Eazel
Adobe Eazel
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque, sin duda, la gran carencia de Eazel, al menos para artistas poco habilidosos como nosotros, es la imposibilidad de deshacer varios pasos de nuestro dibujo. En otras palabras: esta aplicación tan sólo permite eliminar el último trazo dibujado, por lo que debemos pensarlo muy bien antes dar cada nueva pincelada.

Para aprovechar al máximo la superficie de la pantalla la interfaz de Eazel permanece siempre oculta, y para acceder a ella ofrece un curioso y rebuscado método. Si tocamos la superficie del iPad con los cinco dedos a la vez, cada una de las cinco opciones del menú de la aplicación aparecerá asignada a cada uno de nuestros dedos.

Adobe Eazel
Adobe Eazel
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Adobe Eazel
Adobe Eazel
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así, basta con mantener el contacto con un dedo y levantar el resto para acceder a la opción deseada. Para los que no se sientan cómodos con este gesto también existe la posibilidad de activar la interfaz con un toque en la esquina superior derecha de la pantalla.

Adobe Eazel
Adobe Eazel
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una vez finalizada nuestra composición, podemos enviarla desde Eazel a Photoshop, donde se abre como una imagen de 2048 x 1536 píxeles formada por un fondo blanco y una capa con nuestro dibujo en la que se respetan en todo momento los ajustes de transparencia de la pintura que hayamos aplicado en la tableta.

Adobe Eazel
Adobe Eazel
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La aplicación también nos permite guardar la composición en la galería del iPad como si se tratara de una fotografía más.

Para aquellos que busquen algo más de precisión en el dibujo, es posible adquirir on-line el estilete Nomad Brush, diseñado para pintar con Eazel y otras aplicaciones de la App Store.

Adobe Color Lava
Mucho menos intuitiva y más concreta que Eazel, Color Lava es una herramienta que pretende emular una paleta de pintor. Su principal cometido, por tanto, es la obtención de colores a partir de mezclar tonalidades de manera parecida a como lo haríamos en la vida real: con un pincel y pigmentos.

Adobe Color Lava
Adobe Color Lava
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A partir de estas mezclas, Color Lava nos permite almacenar pequeñas paletas de cinco colores cada una que podemos enviar al Photoshop para trabajar posteriormente con ellas.

Adobe Color Lava
Adobe Color Lava
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Adobe Color Lava
Adobe Color Lava
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque el manejo del programa es bastante claro e intuitivo, resulta difícil sacarle partido si no se dispone de conocimiento sobre la teoría del color o de cierta experiencia previa en la mezcla de tonalidades.

Adobe Color Lava
Adobe Color Lava
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En ese caso, Color Lava nos ofrece también la posibilidad de cargar una imagen y obtener de la misma nuestra paleta pulsando sobre las zonas de color deseadas. Una opción muy interesante si queremos recrear las tonalidades de una fotografía inspiradora o de algún dibujo que nos haya seducido.

Adobe Color Lava
Adobe Color Lava
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de transmitir la paleta a Photoshop, podemos enviarla por correo electrónico con toda la información necesaria sobre los colores que la componen.

Adobe Nav
La última de las aplicaciones analizadas, Adobe Nav, es sin duda la menos creativa, ya que simplemente funciona como una extensión del panel de herramientas de Photoshop. Así, Nav nos ofrece la posibilidad de distribuir por la pantalla del iPad accesos directos a 16 de estas herramientas para poder acceder a ellas con un toque.

Adobe Nav
Adobe Nav
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Adobe Nav
Adobe Nav
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La aplicación es totalmente configurable y permite reordenar, borrar y añadir cualquiera de las decenas de herramientas disponibles en Photoshop CS5. Cuenta además con una segunda interfaz que nos proporciona acceso directo y táctil a todos los documentos y proyectos que tengamos abiertos en ese momento en el programa.

Adobe Nav
Adobe Nav
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Adobe Nav
Adobe Nav
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A pesar de que la aplicación funciona correctamente, la utilidad de la misma es más bien anecdótica. Y es que Photoshop ya ofrece infinidad de atajos de teclado para activar con celeridad la mayoría de opciones disponibles.

Un camino por recorrer
Visto lo visto, queda claro que la aportación de Eazel, Color Lava y Nav a la productividad y el manejo de Photoshop es bastante anecdótica. Con un poco de suerte, sólo constituyen la punta del iceberg de lo que la comunión entre el iPad y el popular software de edición nos pueda ofrecer.

Adobe Eazel
Adobe Eazel
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Mientras los desarrolladores se lanzan a investigar en esta nueva categoría de aplicaciones, podemos disfrutar por un módico precio de tres sencillas pero interesantes herramientas para experimentar con nuestro iPad.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar