Actualidad

Una actualización evitará que cables USB-C no certificados dañen dispositivos

 

La nueva especificación trata de combatir los cables de baja calidad, incapaces de transmitir la cantidad de electricidad necesaria para cargar un teléfono u ordenador

Thunderbolt 3
Thunderbolt 3
13
ABR 2016

Aunque todavía se encuentra en una etapa inicial, puede decirse con certeza que el despliegue del estándar USB-C va viento en popa. Cada vez más placas base integran uno de estos conectores de alta capacidad, mientras que los principales fabricantes de teléfonos móviles se suman a esta tendencia con el lanzamiento de terminales dotados con un puerto universal reversible. Sin embargo, la expansión del mismo ha revelado un grave problema en la industria: la presencia de cables de baja calidad capaces de dañar gravemente los dispositivos a los que están conectados.

Una de las peculiaridades del estándar USB-C -también conocido como USB Type-C- es su capacidad para cargar todo tipo de dispositivos sin que importe el origen de dicha electricidad. Esto, por ejemplo, permite cargar un nuevo MacBook con un teléfono móvil USB-C para proporcionar unos minutos más de autonomía sin necesitar un enchufe. Basta con tender un cable para unir ambos dispositivos.

Sin embargo, esta labor requiere del uso de cables que cumplan las especificaciones delineadas en el estándar. De lo contrario, el ordenador puede requerir más energía de la que es capaz de suministrar el teléfono, dañando el terminal de forma irreversible.

Puesto que los cables USB-C son sensiblemente más caros, un cierto número de fabricantes -con pocos escrúpulos- ha inundado la parte baja del mercado con cables de escasa calidad que pueden poner en peligro los dispositivos conectados. El grupo de promoción del estándar USB 3.0 piensa combatir este tipo de problemas con la especificación USB Type-C Authentication, que permitirá a los dispositivos verificar la capacidad de los accesorios conectados para evitar posibles daños.

La identificación de los accesorios se realiza utilizando un sistema de cifrado de 128 bits por razones de seguridad. Esta medida de protección será también útil a la hora de evitar posibles ataques mediante dispositivos USB. Por ejemplo, un banco podrá configurar sus ordenadores para que solo acepten pendrives y discos duros externos firmados con su certificado de seguridad, reduciendo así la posibilidad de propagar todo tipo de malware.

Puesto que la nueva especificación no deja de ser un conjunto de normas para los desarrolladores, los dispositivos disponibles en el mercado podrán ser actualizados para distinguir los cables compatibles.

Etiquetas
Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar