• Huawei P9: análisis fotográfico
  • Nikon D5: poniendo al límite su sensibilidad
Prueba de producto
Acer Chromebook R11
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)

Acer Chromebook R11: análisis

8
19
ABR 2016
Texto y fotos: Calvin Dexter

Una lámina de aluminio remata la parte posterior de la pantalla del Acer Chromebook R11. Probablemente sea este el único detalle noble en un producto que ni se esconde ni se avergüenza de su humilde concepción y modestas prestaciones. Pero por un precio que ronda los 300 euros poco más se le puede pedir a este híbrido entre ordenador portátil y tablet que funciona bajo Chrome OS. No lo olvidemos: es un Chromebook y es de Acer, firma utilitaria por excelencia.

El mercado de los chromebooks empieza a mostrar signos de saturación. No son pocas las compañías que se han subido al carro de los ordenadores que funcionan con el sistema operativo de Google y cuya filosofía es la de estar siempre conectados. Asus, Dell, Toshiba, HP y obviamente Google han mostrado ya sus cartas.

Acer Chromebook R11
Acer Chromebook R11
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)

Y una cosa ha quedado clara: a excepción de algunos casos en los que el precio parece un cohete con rumbo a una galaxia de millonarios, la idea aquí es comulgar prestaciones decentes -como una batería que aguanta toda una jornada de trabajo- con precios atractivos. El Acer Chromebook R11 trata de librar batalla en este terreno.

Ordenador portátil y tablet

Lo primero que llama la atención del Chromebook R11 es su acertado diseño minimalista y funcional. Líneas elegantes, un grosor de 2 centímetros y un peso –algo contundente- de 1,25 kilos. Pese a este último detalle, realmente se trata de un producto cómodo y accesible, de los que agrada llevar por lo sitios (si no se es el típico fanboy de ciertas marcas con alergia a los productos más funcionales).

Un sencillo equipo que se nutre y depende del ecosistema de Google, y que nos permitirá llevar a cabo un buen puñado de tareas diarias esenciales: comprobar el correo electrónico, leer las noticias en nuestros sitios web de cabecera, editar alguna que otra foto de tamaño comedido con aplicaciones on-line como Polarr, trabajar con textos, ver películas con Netflix, escuchar música a través de Spotify… La idea está clara.

acer chromebook r11
Acer Chromebook R11
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)

Para llevar a cabo todo esto el Chromebook R11 cuenta con una pantalla táctil abatible capaz de dar un giro de 360 grados y mutar de ordenador a tablet. Suena fantásticamente bien, pero no siempre funciona como uno desearía. O al menos en la unidad que hemos estado probando.

Cuando giramos la pantalla y pasamos del modo portátil a tablet, el teclado físico -que tiene un acertadísimo tamaño estándar y un tacto muy agradable- debería bloquearse automáticamente y permitirnos trabajar solo con la pantalla táctil. Sin embargo, en ocasiones el teclado físico se desbloquea accidentalmente, y para solucionar el problema hay que colocar de nuevo el Chromebook en modo portátil para que todo vuelva a la normalidad. No sucede muy a menudo, e insistimos que puede ser un fallo achacable únicamente a la unidad que ha pasado por nuestras manos, pero es algo que preferiríamos que no sucediera nunca.

Los problemas detectados no terminan ahí. También el teclado virtual que aparece en pantalla hace de las suyas: aparece y desaparece cuando le da la gana y hace imposible trabajar con ciertas aplicaciones descargadas de la Chrome Web Store. Siempre existe la opción de buscar aplicaciones alternativas con las que el teclado no quiera pelearse, pero se trata de un fallo que cuesta pasar por alto.

acer chromebook r11acer chromebook r11acer chromebook r11acer chromebook r11
Híbrido imperfecto

La interesante propuesta de combinar un portátil y un tablet en un mismo dispositivo se ve algo empañada por el uso de un sistema operativo que no está expresamente pensado para pantallas táctiles

acer chromebook r11
Acer Chromebook R11
Calvin Dexter (Quesabesde)
acer chromebook r11
Acer Chromebook R11
Calvin Dexter (Quesabesde)
acer chromebook r11
Acer Chromebook R11
Calvin Dexter (Quesabesde)
acer chromebook r11
Acer Chromebook R11
Calvin Dexter (Quesabesde)

De entre las múltiples posiciones y opciones que ofrece el Chromebook R11 para trabajar con él, la que más nos ha gustado es la de ordenador portátil, que permite utilizar al mismo tiempo la pantalla táctil para llevar a cabo ciertas operaciones, como movernos por un sitio web. Es realmente fácil acostumbrarse a ello, pese a que Chrome OS no es un sistema operativo pensado para la tecnología táctil y ciertas operaciones es mejor llevarlas a cabo mediante el teclado físico.

Si vamos a trabajar en el modo de ordenador portátil y en una mesa, esos 1,25 kilos de peso no suponen una excesiva carga, pero al usarlo como tablet la percepción es distinta. Es entonces cuando nos damos cuenta de que a este Chromebook le sobran algunos gramos. Además, hay que tener presente que muchas veces sujetaremos el invento con una mano, ya que la otra la utilizaremos para navegar y llevar a cabo las operaciones táctiles.

Pantalla y rendimiento

Con un contraste y un brillo aceptables –aunque esos 224 nits no son precisamente su fuerte-, la pantalla de 11,6 pulgadas del Chromebook R11 es uno de los elementos que mejor sabor de boca nos ha dejado.

Su resolución de 1366 x 768 píxeles resulta más que suficiente para la mayoría de tareas que realizamos con el ordenador y su panel IPS capaz de reproducir un 73% del espectro sRGB nos garantiza colores intensos y bonitos en la edición de fotos, la reproducción de vídeos y tareas de diseño gráfico. Los reflejos no están tan bien resueltos, pero solo pueden llegar a molestar si trabajamos al aire libre en un día excesivamente soleado.

acer chromebook r11
Acer Chromebook R11
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)

En cuanto a la tecnología táctil la respuesta es notable, y es recomendable dejar cargar del todo los sitios web que visitamos para que funcione con mayor soltura. No es ni de lejos el mejor panel táctil que haya pasado por nuestras manos, pero no debemos perder de vista lo que estamos pagando por él. Y si lo combinamos con el teclado físico, podremos llevar a cabo todas las tareas a buen ritmo y sin baches por el camino.

Nos han sorprendido gratamente el par de altavoces que incorpora. Retumban a un buen nivel, aunque quedan ocultos –y su sonido se apaga- cuando trabajamos en modo tablet. Para subir o bajar el volumen disponemos de botones dedicados en el teclado físico.

En su interior, el Chromebook R11 que hemos probado alberga un Intel Celeron N3050 de doble núcleo que corre a 1,60 GHz y 2 GB de RAM. Una cantidad limitada de memoria para los tiempos que corren, pero no hemos encontrado mayores problemas cuando hemos probado a editar fotos de un tamaño decente con Polarr ni navegando por dos o tres sitios a la vez. Los problemas sí han llegado al abrir muchas pestañas en Chrome o al tener distintas aplicaciones ejecutándose al mismo tiempo.

Con un contraste y un brillo aceptables, la pantalla de 11,6 pulgadas del Chromebook R11 es uno de los elementos que mejor sabor de boca nos ha dejado

acer chromebook r11
Acer Chromebook R11
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)

No está nada mal la duración de la batería, un factor determinante si tenemos en cuenta que estamos hablando de un dispositivo que solo puede mostrar todo su potencial cuando está conectado a Internet: casi 10 horas navegando y reproduciendo música y vídeo. La carga se completa en menos de 2 horas.

En el terreno de las conexiones cabe señalar que el Chromebook R11 incorpora un puerto HDMI y dos USB (2.0 y 3.0). Carece de Ethernet, pero sí tiene entrada para auriculares y ranura para tarjetas SD. Y en el apartado inalámbrico cuenta con Bluetooth 4.0 y Wi-Fi (802.11ac).

Chrome OS

El sistema operativo de Google es una buena idea a la que todavía le faltan muchos kilómetros por recorrer. Basado en el concepto de trabajar siempre –o casi siempre- conectados y en sincronización con la nube, los partidarios de esta filosofía se sentirán como en casa con el Chromebook R11.

Algunos verán la juventud e inexperiencia de Chrome OS como algo negativo, pero en realidad es un punto a su favor. No estamos ante un Windows o un Mac OS X, que arrastran sendas mochilas cargadas de años y años de versiones y actualizaciones que giran alrededor de una misma idea. Google tiene vía libre para mutar y hacer evolucionar su sistema como le plazca, adaptarlo a las nuevas tecnologías y conseguir que llegue a millones de usuarios a golpe de navegador. Realmente la perspectiva promete, aunque por ahora Chrome OS siga siendo un adolescente sin mucha experiencia.

acer chromebook r11
Acer Chromebook R11
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)

Chrome OS es una buena idea a la que todavía le faltan muchos kilómetros por recorrer

Como ya apuntábamos, el mayor problema de Chrome OS en un producto como el Chromebook R11 es que se trata de un sistema operativo que habita tras una pantalla táctil sin estar diseñado para tales cometidos. Si bien resulta útil en algunos momentos poder navegar a golpe de dedo por los sitios web, la mayoría de las veces tiraremos de teclado, especialmente para abrir nuevas ventanas y pestañas en Chrome, saltar de una casilla de texto a otra o seleccionar y editar partes de un texto, por ejemplo.

Enmarcado en el universo de Google, la Chrome Web Store cobra un protagonismo enorme en este dispositivo. Y aunque no está tan bien surtida como –por ejemplo- la App Store de Apple, cuenta con cada vez más aplicaciones interesantes para todo tipo de trabajos. Como el ya mencionado editor fotográfico Polarr integrado en el navegador Chrome, capaz de lidiar con imágenes de gran tamaño con sorprendente soltura. El tiempo debería traer nuevas y mejores aplicaciones a la tienda virtual de Google.

Aunque a primera vista pueda parecer otro portátil más, no hay que olvidar que el Chromebook R11 es un producto pensado para funcionar siempre –o casi siempre- conectado a la red. La filosofía aquí es guardarlo todo en la nube y trabajar con aplicaciones que funcionan directamente en el navegador, consultar el correo, acceder a las redes sociales y un largo etcétera que requiere de conexión a Internet en la mayoría de casos.

Un dos por uno interesante

El Acer Chromebook R11 es un producto sincero que no promete nada que no pueda cumplir. No está exento de fallos, como la activación inesperada del teclado físico en la unidad probada cuando trabajábamos en posición tablet. No obstante tiene un precio realmente interesante, y se trata de una opción notable incluso para trabajar.

La idea aquí es comulgar la filosofía de Google y Chrome OS con el ya omnipresente hábito de tocarlo todo con el dedo y la mano. Y es esta una idea que ha sido llevada a buen puerto con cierta soltura. Los vestigios del pasado vienen en forma de teclado físico de tamaño correctísimo y conexiones mínimas. Por su parte, la tecnología táctil funciona de modo aceptable, aunque hay que darle cierto tiempo al equipo, que funciona con un procesador y una memoria RAM muy humildes.

Sea como sea, por esos 300 euros que cuesta, el Chromebook R11 es un muy interesante híbrido entre ordenador portátil y tablet. Absténganse quienes no estén preparados aún para adentrarse en el microcosmos de Chrome OS.

8
Comentarios
Cargando comentarios