Crónica

Ultrabooks: el optimismo moderado de Acer e Intel

 
28
SEP 2011
Lucas Laó   |  Madrid

A más de uno le cogió a pie cambiado la forma en la que Miguel Hernández, responsable de producto de Acer Ibérica, arrancó ayer su discurso en la presentación española de los Aspire S3, los primeros ultrabooks de la compañía taiwanesa: "Tal vez se puedan comparar con el fenómeno netbook", apuntó. Y es que muchos de los asistentes esperábamos referencias a un tipo concreto de dispositivo, pero no precisamente al de los también llamados miniportátiles de bajo coste.

Baste decir que ni Hernández ni Beatriz Pérez (directora de marketing para España y Portugal de Intel, la empresa que ha acuñado el término ultrabook) llegaron a pronunciar durante sus intervenciones iniciales la palabra tablet. Una omisión que no pasó ni de lejos desapercibida para los periodistas desplazados al restaurante Bokado (sito en los bajos del madrileño Museo del Traje), como quedó patente en el habitual turno de preguntas.

¿Son los ultrabooks la reacción de los fabricantes de PC al apogeo del iPad en particular y los tablets en general? "Son productos completamente distintos", respondió Hernández, añadiendo que ni el ultrabook es una amenaza para el tablet ni viceversa. Y no deja de tener lógica esta postura, o de lo contrario Acer (que además de ultrabooks también fabrica tablets con Android y Windows) estaría admitiendo que se hace la competencia a sí misma.

"El rival del ultrabook sería más bien el portátil convencional", sentenciaba Beatriz Pérez dando así un apoyo al responsable de Acer. Además, "los ultrabooks no sirven sólo para consumir contenidos, sino también para crearlos", apostillaba Hernández recurriendo a la ya clásica -aunque cada vez más desgastada- oposición entre el tablet como dispositivo que sólo lee y el PC como equipo que lee y edita.

Un concepto no tan nuevo, pero mucho más asequible
Discusiones aparte, los ultrabooks hacen suyos muchos de los atractivos que ya estaban presentes en portátiles ultraligeros como el primer MacBook Air y los modelos de otros fabricantes que siguieron su estela: diseño finísimo y muy ligero (en torno a 15 milímetros de grosor y 1,35 kilos de peso en el caso de los Acer Aspire S3, que lucen una pantalla de 13,3 pulgadas), carcasa de aluminio, buena autonomía (un mínimo de 6 horas), almacenamiento en discos SSD... con la salvedad de que ahora hay que desembolsar mucho menos por ellos.

Concretamente, los precios de los ultrabooks de Acer arrancan en 800 euros para la versión con disco duro de plato magnético (de 320 GB) y 1.200 euros en el caso de la edición con disco SSD de 240 GB. Puede resultar caro, pero hace unos años un portátil de estas características y con sólo 64 GB de memoria en estado sólido raramente bajaba de los 2.000 euros. Y lo normal era que anduviese sustancialmente por encima de dicha cantidad.

Acer Aspire S3
Acer Aspire S3
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

No hay más que fijarse en que la propia Apple ha optado por convertir la última edición del MacBook Air en su portátil más económico. Y este abaratamiento no ha impedido que sean máquinas cada vez más avanzadas, como deja patente la inclusión de procesadores Core i5 de segunda generación en los Aspire S3 (aunque Acer no quiere hablar de momento de tarjetas gráficas dedicadas y se queda con las soluciones integradas de la propia Intel).

Lo más interesante de estos equipos, en cualquier caso, está en cómo pretenden dejar atrás la imagen del portátil que tarda una eternidad en arrancar. Así, y recurriendo a un sistema a medio camino entre el "stand by" y la hibernación, los Acer Aspire S3 son teóricamente capaces de estar plenamente operativos y conectados a Internet en menos de cinco segundos.

Acer Aspire S3
Acer Aspire S3
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

Y si están "adormecidos" en este peculiar modo de reposo (en el que pueden sobrevivir sin necesidad de recarga hasta 50 días, según el fabricante asiático), pueden incluso conectarse periódicamente a la red para que el usuario tenga siempre actualizada la bandeja de entrada de su correo electrónico. Algo parecido a lo que ya hacen los tablets, como destacamos hace unos meses al comparar su filosofía de uso con la de los netbooks.

Son, en definitiva, máquinas que prometen, aunque las empresas que respaldan el concepto del ultrabook prefieren moderar su optimismo en lo que a su éxito en el mercado se refiere. Intel estaría contenta si en 2012 supusiesen el 40% del mercado de ordenadores portátiles, pero Acer prefiere no mojarse con cifras.

"Tranquilidad, estamos introduciendo el producto en el mercado", recordó Hernández. En España el Aspire S3 con disco duro de plato magnético aterrizará durante la segunda semana de octubre; la versión con disco SSD lo hará un mes después. Pero aún habrá que esperar a 2012 para que tengan acceso a la que a priori parece que va a ser la gran revolución de la llamada era "post-PC": Windows 8.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar