• Apple TV (2012): análisis
  • Samsung Galaxy S III: toma de contacto
Prueba de producto
NO ES RAW TODO LO QUE RELUCE

645 PRO para iPhone: análisis

 
2
MAY 2012

Promete ser la aplicación fotográfica definitiva para el iPhone y ofrecer unos resultados que exprimen al máximo las posibilidades del sensor de este terminal. Ante semejante órdago, y pese a que la lista de aplicaciones candidatas a ocupar ese puesto es interminable, no hemos podido resistir la tentación de probar 645 PRO. Aunque nos hemos quedado con las ganas de obtener un RAW real (en su lugar se ofrece un archivo TIFF con algo más de calidad que el JPEG estándar del iPhone), su interfaz y las posibilidades que ofrece harán las delicias de los "iphonógrafos" más puristas.

Disponible desde hace poco más de una semana en la tienda de aplicaciones de Apple, en realidad 645 PRO ya hizo correr ríos de tinta antes siquiera de ver la luz. Y es que la supuesta captura en RAW de esta aplicación -que no tardó en despertar el entusiasmo de muchos usuarios- tuvo que ser matizada después: en realidad, se trata de ficheros TIFF, que por lo menos aseguran ser el mejor y más directo exponente de lo que el módulo fotográfico del iPhone es capaz de ofrecer.

645 PRO
645 PRO
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Más allá de esta prestación -que seguramente daría para horas y horas de debate entre los amantes de la materia-, por menos de 2,5 euros esta aplicación desarrollada por Michael Hardaker se presenta con un aspecto y unas funciones fotográficas que obligan a darle una oportunidad.

Sin menús

Salta a la vista que la idea de 645 PRO es acercar a la pantalla del iPhone la estética y los mandos de control de una cámara convencional. Todo, lógicamente, con las limitaciones de un teléfono y en comparación con otras aplicaciones de similares prestaciones.

Y la verdad es que lo consigue. El aspecto de todos los botones y diales (táctiles, claro) y la ausencia de menús y submenús que se desplieguen con las opciones hará que los aficionados a la fotografía se sientan cómodos. Todo está al alcance de la vista y el dedo: desde cambiar los filtros y las proporciones de la imagen hasta la guía de encuadre, el bloqueo de la exposición y por supuesto el botón de disparo.

645 PRO
645 PRO
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque echamos de menos que se pueda disparar también con los botones físicos de volumen del teléfono -como en la aplicación de cámara nativa del iPhone- y hace falta algo de tiempo para descubrir para qué sirve la pulsación simple o mantenida de cada botón, no es difícil acostumbrarse a este manejo tan fotográfico. Eso sí, habrá que afinar la puntería con el dedo, porque algunos botones son realmente pequeños.

La aplicación, eso sí, no es especialmente ágil. Necesita casi 5 segundos para mostrar en pantalla la imagen a tomar (bastante menos con el iPhone 4S), y entre foto y foto hay que esperar unos 3 segundos antes de que presionar el icono del disparador sirva de algo.

645 PRO
645 PRO
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco el cambio entre las diferentes proporciones de imagen ("respaldos digitales", por seguir la terminología empleada) y filtros resulta demasiado ágil, y requiere un poco de paciencia por parte del usuario a la hora de girar sendas ruedas. Como curiosidad, pulsando dos veces el dial de formatos se puede cambiar el color del "respaldo" utilizado.

Controlar (un poco) la exposición

Hay que reconocer que el panel de información que esta aplicación muestra en la parte inferior de la pantalla es bastante espectacular. Además de los datos sobre la exposición y sensibilidad utilizadas, es especialmente interesante el histograma en vivo que se muestra.

645 PRO
645 PRO
Foto: Quesabesde

Pero no nos hagamos ilusiones: esto es un teléfono y no es posible controlar la exposición manualmente. De hecho, ¿de verdad alguien lo necesita? Si es así, toca seguir esperando, porque 645 PRO no lo permite. Lo que sí es posible es tener mucho más control sobre la toma de lo que ofrece la aplicación que incluye de serie el iPhone o muchas otras disponibles. Y todo ello, además, de una forma bastante natural para quienes estén acostumbrados a trabajar con cámaras de fotos.

Podemos, por ejemplo, bloquear la exposición y el enfoque antes de reencuadrar la escena y disparar. Igualmente, y a falta de un control real sobre el balance de blancos, también es posible realizar la calibración a partir de una zona del encuadre cuya luz se ajuste mejor a nuestras preferencias, bloquearlo y luego recomponer la escena.

645 PRO
645 PRO
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En la lista de opciones interesantes también figura elegir el tipo de medición (puntual o matricial), activar el modo nocturno (que permite bajar de la velocidad mínima de 1/15 de segundo) y un nivel electrónico que aparece en el círculo central del "visor".

JPEG y TIFF

Pero si por algo ha llamado la atención esta aplicación es por su capacidad para ir más allá del clásico JPEG que ofrecen el resto de programas. Aclarado el tema del RAW, 645 PRO permite obtener fotografías en dos calidades de JPEG y también en formato TIFF.

Muestras: iPhone 4S
Fotografías realizadas con un iPhone 4S y la aplicación 645 PRO.
fotografías realizadas con un iphone 4s y la aplicación 645 pro.
JPEG directo
fotografías realizadas con un iphone 4s y la aplicación 645 pro.
JPEG 645 PRO (baja)
fotografías realizadas con un iphone 4s y la aplicación 645 pro.
JPEG 645 PRO (alta)

Un dato a tener en cuenta es el peso de estos archivos: los JPEG ocupan lo mismo que los que obtiene el iPhone 4 y 4S (entre 1 y 2 MB), pero si elegimos la máxima calidad la cifra se dispara hasta casi 6 MB en el iPhone 4 o incluso hasta 9 MB con el iPhone 4S y sus 8 megapíxeles.

Muestras: iPhone 4
Fotografías realizadas con un iPhone 4 y la aplicación 645 PRO.
fotografías realizadas con un iphone 4 y la aplicación 645 pro.
JPEG directo
fotografías realizadas con un iphone 4 y la aplicación 645 pro.
JPEG 645 PRO (baja)
fotografías realizadas con un iphone 4 y la aplicación 645 pro.
JPEG 645 PRO (alta)
fotografías realizadas con un iphone 4 y la aplicación 645 pro.
TIFF

Curiosamente los archivos TIFF ocupan menos en muchos casos: entre 7 y 9 MB, según hemos podido comprobar. Las fotografías en este formato, por cierto, se almacenan en la carpeta de documentos de la propia aplicación, por lo que para acceder a ellas hay que pasar por iTunes.

Muestras: filtros
Fotografías realizadas con un iPhone 4 y la aplicación 645PRO utilizando diversos filtros de imagen.
fotografías realizadas con un iphone 4 y la aplicación 645pro utilizando diversos filtros de imagen.
E6
fotografías realizadas con un iphone 4 y la aplicación 645pro utilizando diversos filtros de imagen.
F4
fotografías realizadas con un iphone 4 y la aplicación 645pro utilizando diversos filtros de imagen.
FC5
fotografías realizadas con un iphone 4 y la aplicación 645pro utilizando diversos filtros de imagen.
H5
fotografías realizadas con un iphone 4 y la aplicación 645pro utilizando diversos filtros de imagen.
K14
fotografías realizadas con un iphone 4 y la aplicación 645pro utilizando diversos filtros de imagen.
T3

Pese a que la extensión TIFF puede hacer pensar que no hay compresión, el tamaño del fichero evidencia que el iPhone ya ofrece una imagen algo comprimida y con cierto procesamiento. De no ser así, un TIFF del iPhone 4 pesaría unos 15 MB, mientras que el iPhone 4S generaría archivos de unos 24 MB.

Muestras: formatos
Fotografías realizadas con un iPhone 4 y la aplicación 645 PRO utilizando diversos formatos de imagen.
fotografías realizadas con un iphone 4 y la aplicación 645 pro utilizando diversos formatos de imagen.
6x6
fotografías realizadas con un iphone 4 y la aplicación 645 pro utilizando diversos formatos de imagen.
6x7
fotografías realizadas con un iphone 4 y la aplicación 645 pro utilizando diversos formatos de imagen.
6x9
fotografías realizadas con un iphone 4 y la aplicación 645 pro utilizando diversos formatos de imagen.
645
fotografías realizadas con un iphone 4 y la aplicación 645 pro utilizando diversos formatos de imagen.
6x17

Aclaradas estas cuestiones, la pregunta del millón es si se nota la diferencia entre las opciones que ofrece esta aplicación y la cámara estándar del iPhone. La buena noticia es que sí: los archivos TIFF muestran menos artefactos de compresión y algo más de detalle en las texturas de la imagen.

La mala noticia es que la diferencia es bastante sutil y que, en todo caso, si insistimos en procesar el TIFF como si fuera un RAW, descubriremos que el margen de maniobra en cuanto a recuperación de luces o nitidez es bastante limitado.

Casi una cámara

Pese a su espectacular interfaz y a estar repleta de buenas ideas con mucho sentido común fotográfico, hay una ley universal contra la que 645 PRO no puede luchar: de donde no hay, es imposible sacar.

En este caso el límite lo pone el módulo fotográfico del iPhone y la calidad de salida de sus imágenes, que lógicamente marca el nivel máximo que puede dar esta aplicación. Convertir esos archivos en un RAW con formato propio no tendría ningún sentido, nos explicaba el creador de 645 PRO, así que las imágenes TIFF son, sencillamente, lo mejor que se puede ofrecer.

645 PRO
645 PRO
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Más allá de esa ligera diferencia que sin duda notarán los amantes de las lupas, tampoco podemos olvidar el juego que dan los diferentes formatos a la hora de componer la imagen y los filtros que ofrece esta aplicación. Claro que, acostumbrados a los excesos "retro" de Instagram, es muy posible que la sutileza de los siete "revelados" que permite realizar 645 PRO nos sepan a poco.

Dejando a un lado el tema de los RAW y los TIFF (y que echamos de menos un poco más de agilidad), tras probar unas cuantas aplicaciones con aspiraciones fotográficas bien puede decirse que 645 PRO es lo más parecido a una cámara de verdad que hasta ahora ha pasado por la pantalla del iPhone.

Etiquetas
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar