Actualidad
DIEZ AñOS DE UN VISTAZO

2000-2009: una década de consumo tecnológico (primera parte)

 
29
DIC 2009

A punto de entrar en el 2010 miramos hacia atrás y nos paramos un momento a reflexionar sobre la evolución de las tecnologías de consumo desde el año 2000. Sí, aquél en el que algunos nos dijeron que el mundo se iba a terminar por alguna oscura profecía o por el famoso "efecto 2000", que amenazaba con sembrar el caos en el planeta por un apagón generalizado.

Dicen que la tecnología es neutra, pero no así el uso que hacemos de ella. Vivimos un momento en el que las tecnologías de la información han puesto patas arriba el sistema de producción de contenidos. Música, cine, fotografías, libros. Toda clase de material cultural y científico circula por las redes y por un gran número de soportes digitales.

Las industrias culturales viven entre aterrorizadas y entusiasmadas ante las perspectivas que el futuro tecnológico depara. No es de extrañar que hoy asistamos al fenómeno de que los productores de tecnología (póngase Apple como ejemplo) también tienen intereses en el mercado de los contenidos (véase la tienda iTunes). Algo casi impensable hace diez años.

Las industrias culturales viven entre aterrorizadas y entusiasmadas ante las perspectivas que el futuro tecnológico depara

Antonio Delgado, un reconocido veterano de Internet que lleva informando en la blogosfera de todos estos cambios desde 2001, nos cuenta que "estamos en un momento clave en estas disputas, nos debatimos entre si matar el futuro para mantener un modelo de negocio obsoleto o permitir el avance de tecnologías que permitan acceder a las creaciones como nunca antes en la historia".

Por otra parte, el consumo de tecnología ha crecido de forma casi exponencial en la última década. Pero hoy, como entonces, seguimos haciéndonos la gran pregunta: ¿durante cuánto tiempo disfrutaremos la tecnología que compremos hoy? Se nos ha ocurrido que ante semejante duda era interesante consultar a Francisco Fernández, uno de los autores del blog "Obsoletos". En él informan sobre historia de la tecnología y sobre todo lo relativo al reciclaje creativo de ésta.

Al pedirle su opinión sobre qué aparatos de hoy seguirán siendo útiles dentro de diez años es tajante: "No creo que ningún aparato electrónico de consumo que se venda estas Navidades esté pensado para durar diez años." Sin embargo, en ocasiones el milagro ocurre.

Hagamos a continuación un repaso a las tecnologías que existían hace diez años, contrastándolas con las actuales, y veamos cuáles han soportado mejor o peor el paso del tiempo.

Fotografía
Hace diez años aún no estaba del todo claro que en algún momento la fotografía digital barriese del mapa a la analógica casi por completo. Era una opinión bastante extendida que ambas cohabitarían durante muchos años. Los que buscaran calidad seguirían usando película y los que precisaran rapidez usarían cámaras digitales.

Hace diez años aún no estaba del todo claro que en algún momento la fotografía digital barriese del mapa a la analógica casi por completo

La inmensa mayoría de máquinas destinadas al público aficionado no superaban la barrera de los 2 megapíxeles y eran bastante lentas, y por aquel entonces las tarjetas de memoria más avanzadas tenían un miserable gigabyte de capacidad.

Un año antes de que en un garaje de Cataluña se alumbrase QUESABESDE.COM, pocas eran las cámaras réflex profesionales que superaban la barrera de los 4 megapíxeles. En 1995 Kodak ya había producido su mítica DCS 460, de 6,2 megapíxeles, y en 1999 aparecía la misteriosa Contax N Digital. Aunque pocos la vieron, atesoraba también 6 megapíxeles y se convirtió en la primera full-frame digital de la historia. Pero eran excepciones.

Por aquel entonces lo "normal" era tener una réflex digital -el que la tuviera, claro- como la Olympus E-10. Presumía de 3,7 megapíxeles efectivos, una sensibilidad que iba de los 50 a los 200 ISO, su máxima velocidad de obturación era de 1/640 de segundo y permitía almacenar archivos en los formatos JPEG, TIFF y RAW.

"En 1999 aparecía la misteriosa Contax N Digital. Aunque pocos la vieron, se convirtió en la primera full-frame digital de la historia."

A pesar de sus peculiaridades (aun siendo una cámara réflex, no era de objetivos intercambiables), podíamos hacer con ella casi cualquier cosa que hoy hacemos con una réflex. Evidentemente, no disponía de estabilizador de imagen, Live View y mucho menos de grabación de vídeo.

En el 2000, Adobe lanzaba la versión 6.0 de Photoshop, que supuso un salto importante en la saga. Pero aún no existía el afamado plug-in Camera Raw, que hizo su aparición dos años después.

"Por aquel entonces lo 'normal' era tener una réflex digital -el que la tuviera, claro- como la Olympus E-10, con 3,7 megapíxeles efectivos y una sensibilidad que iba de los 50 a los 200 ISO."

En los escaparates de las tiendas la gente alucinaba con cámaras de uno, dos... ¡e incluso tres megapíxeles! Pero esos modelos seguían escapándose a las posibilidades del bolsillo de muchos. Si uno quería una cámara digital sencillita y barata, optaba por algo como la Agfa ePhoto CL18, cuyo sensor de imagen captaba fotos como las de los teléfonos más baratos de hoy día: de 0,3 megapíxeles, esto es, con una resolución de 640 x 480 puntos. Eso sí, costaba sólo 150 dólares en Estados Unidos.

No obstante, los sensores de imagen de muchas cámaras compactas de aquel momento ya tenían tamaños similares a los de ahora, por lo que los megapíxeles estaban en teoría mejor aprovechados. Además, ya existían tecnologías como el SuperCCD de Fujifilm.

Vídeo y televisión
En el terreno de la producción y el consumo de vídeo es en el que hemos visto algunos de los principales cambios. En el año 2000 aparecía la Playstation 2. Desde entonces, Sony sigue produciéndola y se han vendido más de 150 millones de unidades en el mundo, lo que la convierte en la videoconsola más vendida de la historia y también en uno de los gadgets más populares de todos los tiempos.

Su aparición tuvo un importante efecto en el terreno del audiovisual: abrió las puertas a la popularización del DVD al admitir discos en este formato para cargar juegos y reproducir películas.

"En el año 2000 aparecía la Playstation 2. Desde entonces, Sony sigue produciéndola y se han vendido más de 150 millones de unidades en el mundo."

La PS2 y la bajada de precio de los reproductores de DVD arrasó definitivamente con los sistemas de reproducción de vídeo analógicos. El VHS resistía a duras penas. Pero también con las cámaras de vídeo analógicas, a pesar de que gozaban de mejor salud. A partir de aquel momento, todos queríamos guardar nuestros vídeos en sistemas digitales y reproducirlos, a ser posible, con la misma calidad de imagen que un DVD. Aunque eso tardó algo más en llegar.

Hoy, el Blue-Ray no logra ni de lejos el éxito que obtuvo el DVD, que sufre una lenta pero imparable agonía. Sin embargo, se lleva a la tumba el honor de ser el último gran soporte físico de uso masivo.

El vídeo se ha trasladado a la red y el Blue-Ray no logra ni de lejos el éxito que obtuvo el DVD, que sufre una lenta pero imparable agonía

El vídeo se ha trasladado a la red, algo que era casi impensable hace diez años. Por aquel entonces, retransmitir vídeo por Internet era una tarea titánica y el resultado era bastante frustrante. Usábamos cosas como el software Real Player, cuyo uso hoy es minoritario, con conexiones a internet RTB de 56 Kbps teóricos. Actualmente encontramos en las tiendas televisores que reproducen directamente vídeos de YouTube, red social creada en 2005.

Respecto a la grabación en vídeo, en el año 2000 se seguían usando bastante a nivel doméstico sistemas analógicos como el Hi-8 o el VHS-C. Precisamente por las dificultades que suponía editar vídeo se adquirían menos videocámaras.

Aun así, por aquel entonces ya existían modelos domésticos con tecnología DV y algunos ordenadores, como el iMac G3, incorporaban de serie un puerto Firewire y tenían capacidad suficiente para editar piezas de vídeo digital. En el terreno de los PC la cosa era mucho más complicada. Entre otros detalles porque Windows, en sus versiones 98, Me, y 2000, no se llevaba demasiado bien ni con el hardware ni con el software necesario para esos menesteres.

Antonio Delgado tiene muy claro cuál es el mayor fracaso tecnológico de esta década: "La TDT ha nacido muerta"

En el terreno de la televisión las cosas habían cambiado muy poco desde que se comenzara a emitir en color en España. Existían las plataformas de televisión digital Canal Satélite y Vía Digital, que se fusionaron en 2002 en Canal Satélite Digital. Curiosamente, la primera experiencia de Televisión Digital en España se remonta a aquel entonces. La plataforma de pago Quiero TV, que había nacido a finales de 1999, contaba con unos 200.000 abonados en las Navidades del 2000. Pero el proyecto fue efímero y en 2002 dejó de emitir por las fuertes pérdidas que acarreó.

Hoy asistimos a una auténtica tormenta con la digitalización de la televisión terrestre. Existe una fuerte controversia sobre los dispositivos idóneos para captar las señales de alta definición y de los canales de pago. La interactividad ha sido una promesa incumplida y el apagón analógico ha comenzado, pero nadie nos asegura que con nuestro equipo podamos seguir disfrutando de la televisión sin realizar más inversiones a corto y medio plazo.

Tampoco están nada claros los modelos de negocio que triunfarán ante tal oferta de canales. Sobre todo teniendo en cuenta que Internet le está robando muchos espectadores a la televisión y cada vez son más los que siguen toda clase de series y programas por la red, especialmente por las ofertas de IPTV como Imagenio y otras de televisión digital on-line. De hecho, al preguntar a Antonio Delgado sobre el mayor fracaso tecnológico de la década, lo tiene muy claro: "La TDT es una tecnología que ha nacido muerta."

Haz clic aquí para acceder a la segunda parte de este artículo.

Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar