Actualidad
DIEZ AñOS DE UN VISTAZO

2000-2009: una década de consumo tecnológico (segunda parte)

 
30
DIC 2009
Visto lo que ha deparado la primera década de este siglo en el terreno de la fotografía, el vídeo y la televisión, llega el momento de desplazar la mirada hacia otras parcelas de la tecnología de consumo, como los sistemas de audio y las comunicaciones digitales. Y teniendo en cuenta todo lo que ya hemos contado, concluiremos con algunos consejos para consumir y reciclar nuestra tecnología adecuadamente.
Audio
En el año 2000 casi todo el mundo tenía ya un reproductor de CD en casa y era muy difícil encontrar discos de vinilo. Hoy cada vez vemos más vinilos en las tiendas de música (un fenómeno de resurrección tecnológica fascinante), pero estos establecimientos tienden a desaparecer. Sobre todo por la estrepitosa caída de ventas del disco compacto.

La "culpa" de todo esto la tiene una tecnología de compresión de audio llamada MP3, bastante popular ya en el año 2000. Entre otras cosas por el auge de las grabadoras de CD domésticas, la aparición de los reproductores portátiles para estos archivos y la irrupción de la primera gran red P2P: Napster.

"El iPod de Apple, diseñado por Jonathan Ive, revolucionó el acceso a la música digital en 2001."

Francisco González nos explica que "el MP3 es la tecnología que mejor ha aguantado el paso del tiempo. Era tan popular hace diez años como lo es hoy: el formato estándar para la música. Entonces no existía todavía la cultura iPod, pero había otros reproductores. El tamaño de los archivos y la indistinguible calidad respecto a un CD hacía que se valorasen mucho en cuanto a intercambio P2P".

El MP3 es la tecnología que mejor ha aguantado el paso del tiempo: era tan popular hace diez años como lo es hoy

De hecho, al preguntarle por su gadget favorito de la década, nos confiesa: "Yo le he tenido mucho cariño a un pequeño reproductor MP3 de Creative, el MuVo N200. Se desmontaba en dos partes, de las cuales una se conectaba directamente al USB para mover los archivos. Usaba una pila AAA que duraba lo mismo que el giga de música que podías meter, y se controlaba con exactamente cuatro botones. Un cacharro exquisitamente diseñado que no te exigía instalar un programa en tu ordenador para meterle música."

El iPod de Apple, diseñado por Jonathan Ive, revolucionó el acceso a la música digital y se puso a la venta con el software de catalogación iTunes en 2001. En 2003, Apple entraba de lleno en la industria de la distribución musical al lanzar con la versión cuarta del programa su propia tienda en la red, que hoy vende también juegos, aplicaciones para el iPod y el iPhone, y toda clase de producciones audiovisuales.

Pero hoy asistimos al principio del fin del fenómeno MP3. Hace escasos meses Spotify, la potente plataforma musical de la red, ponía a disposición de los que compran una cuenta "Pro" una versión de la aplicación que permite escuchar música sin estar necesariamente sentados frente al ordenador, bien sea en el iPhone o en móviles Android y Symbian.

Informática
Hace diez años hablar de informática -sobre todo en España- suponía hablar de ordenadores clónicos equipados con Windows. Cada vez se veían más portátiles, pero seguían siendo caros y no eran demasiado potentes. Lo que primaba era el ordenador a la carta, construido por tiendas de barrio que ensamblaban esos pequeños Frankensteins con toda suerte de piezas. Pero, con frecuencia, éstas tenían conflictos entre sí o sus controladores de software no eran reconocidos por el sistema.

Apple había comenzado a vender sus iMac, que por aquel entonces seguían funcionando con Mac OS 9, pero aún eran un producto minoritario. Mac OSX se estrenó en 2001 y su origen hay que buscarlo en el sistema operativo de los ordenadores Next, empresa fundada por Steve Jobs en los 80 y que terminó fusionándose con Apple tras su regreso a la compañía.

El uso de las herramientas informáticas se ha simplificado, y la mejor prueba de ello es el revés que Microsoft sufrió con Windows Vista

Algunos pioneros habían comenzado a usar Linux en ordenadores domésticos con entornos de escritorio Gnome y KDE. También las empresas comenzaron a usarlo, sobre todo por el espaldarazo que supuso el apoyo de IBM a dicho sistema. Comenzaron a aparecer los primeros paquetes de ofimática de software libre como Open Office y otras aplicaciones.

A día de hoy, Linux ha crecido a nivel doméstico -aunque no espectacularmente- gracias a su difusión en ordenadores ultraportátiles y a las distribuciones especializadas que permiten trabajar con él sin instalarlo en un disco duro.

En esencia, puede decirse que en la última década el uso de las herramientas informáticas se ha simplificado. Quizá la mejor prueba de ello es que Microsoft sufrió el mayor revés de su historia al lanzar Windows Vista, un sistema que fue rechazado por los usuarios debido a los quebraderos de cabeza que producía. La informática es cada vez más sencilla de usar, como demuestra que las pequeñas aplicaciones ofimáticas poco a poco se trasladen a la denominada nube, y se ha potenciado la movilidad de los ordenadores.

Windows 7 es buena prueba de ello. Se ha simplificado su uso, su estética es mucho menos barroca que la de Vista y se han lanzado versiones livianas para ordenadores ultraportátiles. Por fin, Microsoft parece que ha comenzado a aprender de Apple que un buen sistema operativo, además de tener ventanas y manejarse con un ratón, debe ser estable, sencillo y predecible. A día de hoy, OSX es el rey de la tecnología de 64 bits, cada vez más asentada en los Macs, y las manzanas han comenzado a expandirse por el mundo gracias, en gran medida, al éxito del iPod y al uso de tecnología de Intel en sus procesadores.

Internet y comunicaciones
En el año 2000 la telefonía móvil estaba plenamente asentada en España y más de 20 millones de personas disponían ya de un terminal. Se superaba por primera vez el número de líneas móviles frente a las de telefonía fija. Aunque, a efectos de consumo, seguimos más o menos igual que por aquella época, sobre todo en lo que respecta a la infraestructura básica de la red de telefonía.

Francisco Fernández resalta el hecho de que "la tecnología GSM, obviamente, es tan preponderante en su terreno ahora como entonces. Hablamos de sistemas sin competencia que dependen de infraestructuras millonarias a nivel internacional. Cualquiera puede elegir codificar su música en Ogg, pero el caso es que lo hacemos en MP3. Para GSM, a nivel de usuario, no hay alternativa".

"Aquel año Nokia ponía a la venta el primer gran teléfono preparado para conectarse a la red y trabajar con aplicaciones de software: el 9210 Communicator."

Efectivamente, seguimos en gran medida anclados a la misma tecnología. El UMTS, que supone la llegada de terminales avanzados 3G, aún es minoritario y por ello siguen siendo muy pocos los que disfrutan plenamente de Internet en el móvil. La difusión masiva de ese servicio se ha intentado en varias ocasiones sin éxito. En el año 2000 los proveedores fracasaron estrepitosamente con la tecnología WAP, que nunca gozó el favor del gran público ni tan siquiera a efectos de consultar el correo electrónico.

Hoy podemos usar el iPhone y móviles de altas prestaciones con sistemas operativos Android y Symbian, entre otros, pero en el 2000 las opciones eran mucho más modestas. Aquel año Nokia ponía a la venta el primer gran teléfono preparado para conectarse a la red y trabajar con aplicaciones de software: el 9210 Communicator. Muchos lo vieron en los escaparates, pero muy pocos lo llevaron encima.

Con sus luces y sus sombras, el iPhone ha marcado un antes y un después en el mundo de la telefonía móvil.

Pero, sin duda, lo que ha cambiado radicalmente el uso que hacemos de la tecnología en los últimos diez años ha sido la difusión de Internet. Así lo ve Antonio Delgado: "La bajada del coste de conexión a Internet y el crecimiento exponencial de la velocidad de banda ancha, a pesar de que España tiene unos precios mas altos que la media Europea, junto con la bajada de precio en equipos informáticos, han permitido en la última década que muchos más usuarios utilicen las nuevas tecnologías. Estas circunstancias principales están cambiando a la sociedad en su conjunto."

Los libros electrónicos y los proyectados tablets parecen ser la tabla de salvación a la que deben aferrarse los periódicos

Efectivamente, mucho podría escribirse sobre la repercusión de Internet en la sociedad actual. Pero está claro que el cambio ha sido drástico. El Internet del año 2000 era mucho más pobre que el de ahora. Las conexiones eran mucho más caras, lentas y sujetas a fallos, y era casi imposible disponer de él en áreas rurales. Hoy cada vez nos conectamos más a la red sin cables con dispositivos móviles, y la mayoría de los hogares están conectados por ADSL. Aunque las guerras entre consumidores y proveedores de conexión siguen, como entonces, siendo noticia.

En el año 2000 no existían las redes sociales, había muy pocos blogs, los diarios digitales apenas hacían otra cosa que colgar sus contenidos de la edición en papel, no había casi ningún medio digital nativo de información general, el correo era lento y muy limitado en sus versiones gratuitas, y no eran muchos los que usaban un buscador llamado Google (creado en 1998).

Hoy Google es casi un sinónimo de Internet, hay millones y millones de blogs y éstos se han integrado en las redes sociales (cuyo uso es masivo), los periódicos de papel viven un fuerte declive y aún no está claro de qué forma se rentabilizará la información periodística en la red. Los libros electrónicos y los proyectados tablets, como el que previsiblemente lanzará Apple en 2011, parecen ser la tabla de salvación a la que aferrarse.

Algunos consejos para consumir y reciclar tecnología
Si todo esto nos lleva a pensar que hay que ser cauteloso al hacer nuestras compras tecnológicas, atención a los consejos que nos da Francisco Fernández:

Antes de comprar, hay que "googlear" y buscar en foros para saber qué estamos comprando y si es lo que necesitamos. Jamás debemos comprar algo porque nos lo recomienda una sola persona, ya sea colega de toda la vida o dependiente de la tienda.

No debemos adquirir nunca la primera generación de una tecnología. Los primeros iPods, los primeros e-books, los primeros plasmas... todos eran carísimos y fallaban mucho más que los aparatos de las siguientes generaciones.

Hay que tener en cuenta la interconexión con otros aparatos. Por ejemplo, la pésima adopción del Firewire como estándar para las cámaras de vídeo ha dejado millones de ordenadores y de cámaras abandonadas en cajones. ¿Cuántos ordenadores se venden hoy en día con puerto Firewire?

Después de leer todo esto, quizá nos planteemos que no está de más reciclar la tecnología que ya tenemos en lugar de comprar otra. Fernández nos da estos otros consejos, si éste es nuestro propósito:

"Si el gadget está roto o estropeado, muchas veces una consulta en Internet nos permitirá saber si es una avería común, si se puede solucionar... Hay docenas de vídeos en YouTube explicando cómo se limpia la puñetera bolita del Mighty Mouse."

"Si funciona sin problemas, el tema es distinto. ¿Por qué dejamos de usar este gadget? Si fue porque compramos otro que lo sustituyó, probablemente éste tenga más batería y sea más ligero y más potente. Si no fue sustituido es que en realidad no lo necesitábamos. Vamos, que si un gadget está en un cajón, suele ser por algo que ya no podemos arreglar. Es un poco como una relación de pareja."

"Para darle una segunda vida, lo mejor es limpiarlo y regalarlo a alguien que lo necesite. Démosles cámaras de fotos a los niños para que experimenten, regalemos nuestros móviles viejos pero funcionales a gente que no pueda permitirse gastar 30 euros en un teléfono. Los que gustamos de la tecnología tendemos a pensar que todo el mundo tiene de todo, y ni de lejos es así", concluye.

No sería mala idea que a lo largo de este año que está a punto de empezar miremos con otros ojos todos esos escaparates repletos de electrónica. Muchos de los aparatos que vemos ahí terminarán en la basura antes de lo que pensamos. Pero alguno que otro nos facilitará la vida y lo usaremos muchos años. Ése es el que debemos comprar.

Haz clic aquí para acceder a la primera parte de este artículo.

Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar