• El contraste: un dato esencial a poner en cuarentena
  • 24p: cadencia cinematográfica en el televisor
TVs dudas

Refresco a 100 Hz: la hora de los LCD

 
22
OCT 2007

La combinación alfanumérica 100 Hz lleva camino de convertirse en la especificación de moda de los televisores LCD (basta con recordar la profusión mediática que el símbolo exhibió en la pasada edición de la feria IFA de Berlín). La sensación de "déjà vu" está plenamente justificada: el refresco a 100 hercios es un viejo conocido de los televisores de tubo, aunque su aplicación en los LCD presenta sus propias peculiaridades.

Sin entrar en pormenores de la física, los hercios pueden ser traducidos en el mundo de los televisores como el número de veces por segundo que un campo de imagen -que no necesariamente una imagen completa- es reproducido en la pantalla. En los llamados territorios PAL, entre los que se cuenta Europa, la cifra habitual es de 50 hercios.

La gran mayoría de las señales de televisión que se emiten actualmente en el viejo continente lo hacen en formato entrelazado, esto es, cada imagen es dividida en dos campos -par e impar- que son emitidos de forma consecutiva. Una peculiaridad de la visión humana llamada persistencia retiniana hace que ambas mitades sean percibidas por el espectador como una única imagen.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El sistema PAL europeo responde a la resolución 576i con un refresco de 50 hercios, o lo que es lo mismo: cada campo de 288 líneas es emitido 50 veces por segundo. En consecuencia, cada imagen completa aparece en pantalla 25 veces en tan sólo un segundo.

Problemas de los CRT
La naturaleza de los televisores CRT, tradicionalmente llamados "de tubo", provoca que cada línea de imagen permanezca escaso tiempo encendida, llegando incluso a apagarse completamente antes de volver a ser excitada por el sistema. Este hecho genera una cierta sensación de parpadeo.

La solución a este problema de estabilidad llegó de la mano del popular refresco a 100 hercios, un sistema que, en esencia, trata de duplicar el número de veces que cada campo es emitido en la pantalla en un segundo.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La tecnología de refresco a 100 Hz se desarrolló para paliar la sensación de parpadeo en los televisores CRT de los territorios PAL.

Sin embargo, las limitaciones de los sistemas de emisión tradicionales hacen imposible duplicar en origen el refresco de imagen de las emisiones televisivas. Este trabajo, por tanto, pasa a ser tarea del propio televisor.

Aproximaciones a los 100 hercios
Los fabricantes de dispositivos han creado diferentes métodos para reducir este efecto de parpadeo. El sistema original consistía en reproducir cada campo dos veces consecutivas, algo que mejoraba la consistencia de la imagen, pero no generaba naturalidad en el movimiento.

Su evolución se llamó Digital Scan, y consistía básicamente en la repetición del mismo esquema, pero intercalando los campos alternos en lugar de recrearlos consecutivamente.

Actualmente, casi todos los sistemas cuentan con un procesador avanzado que "inventa" un nuevo campo -combinando la información de los inmediatamente posterior y anterior- y lo intercala ofreciendo 50 imágenes diferentes cada segundo, partiendo de una cadencia original de 25. El sistema se conoce como Natural Motion, con múltiples variantes en su nomenclatura.

Las peculiaridades del LCD
La historia se complica un poco más con el LCD. Este tipo de pantalla no genera luz propia, sino que cada píxel permite que pase más o menos luz de una fuente posterior y permanece encendido durante largos periodos de tiempo.

Lo que en principio pudiera parecer una ventaja, ya que desaparece el parpadeo, vuelve a topar con las particularidades de la visión humana. El ojo tiende a encandilarse cuando observa una luz fija durante un largo periodo de tiempo, algo que puede comprobarse mirando fijamente una bombilla y cerrando los ojos justo después.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Generar un movimiento más natural es el cometido de la tecnología de 100 hercios en los LCD.

Esta peculiaridad es una de las causantes del llamado efecto "travelling": la sensación de que los objetos que se desplazan en la pantalla están perseguidos por una especie de estela que resta naturalidad a la acción.

Aquí es donde entra en juego la tecnología de 100 hercios, una recién llegada a los LCD que puede minimizar esta sensación.

Los sistemas utilizados son el Natural Motion antes descrito, que al aumentar el número de imágenes por segundo dinamiza más los movimientos de cada píxel, y la introducción de la llamada pantalla oscura.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Las comparativas entre los LCD de 50 Hz y los de 100 Hz fueron una constante en la última edición de la feria berlinesa IFA.

En otras palabras, en un LCD conviene que una imagen negra se intercale entre las reales con una cierta cadencia, algo que ocurre tan rápidamente que no es percibido conscientemente por el espectador. Normalmente, esto se logra apagando instantáneamente la retroiluminación.

Así las cosas, aunque el sistema de 100 hercios en las pantallas de cristal líquido busca lo mismo que en los televisores CRT -mejorar el visionado duplicando la velocidad de refresco-, las peculiaridades de cada sistema justifican que ahora se vuelva a hablar de novedad.

Una moda que -seguramente- viene para quedarse y que realmente mejora el visionado de los contenidos.

Los artículos de la serie "TVs dudas" aparecen publicados, normalmente, el cuarto lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar