• Los 10 mejores "Con texto fotográfico" de 2014
  • 10 vidas convertidas en 10 lecciones de fotografía
Nueve más uno
Foto: Quesabesde

10 traspiés tecnológicos para un 2014 accidentado

4
29
DIC 2014

Un nuevo año llama a nuestra puerta. Es el momento de recordar los mejores momentos de los últimos doce meses y mirar con optimismo a los desafíos que nos depararán los siguientes, pero no son pocas las empresas que este ya casi finado 2014 hubieran querido esconderse bajo una piedra. Tuvieron motivos. La tecnología cobra forma tanto por los éxitos como por los fracasos, y desde acusaciones de acoso sexual a ataques informáticos masivos, este año concluye con un buen repertorio de embarazosos traspiés que más de uno querrá olvidar.

Gowex o el arte de vender humo

jenaro garcía gowex
Jenaro García, fundador y exdirector general de Gowex. | Foto: Gowex

El ascenso y la caída de Gowex está llamado a convertirse en uno de los episodios más esperpénticos en la historia tecnológica de España. Fundada en 1999 y dirigida por Jenaro García Martín, la firma madrileña emprendió en 2004 una fulgurante carrera que la llevó a convertirse en una de las compañías tecnológicas más destacadas del panorama patrio dedicándose a vender aire. Casi literalmente. La aparente fórmula de negocio se basaba en la construcción de redes de comunicaciones Wi-Fi para espacios públicos y el asesoramiento en la creación de ciudades inteligentes, que ningún alcalde parece saber a ciencia cierta qué son pero que de alguna forma catapultaron el valor en bolsa de Gowex hasta los 1.400 millones de euros. Y entonces todo se fue al traste.

Haciendo honor a la oscura figura de Batman, la misteriosa firma de análisis Gotham City Research hizo público un catastrófico informe financiero en el que retrataba a Gowex como una empresa fraudulenta con una situación económica entre lo risible y lo peripatético. Su cotización sufrió una implosión catastrófica que llevó a la empresa a solicitar voluntariamente el concurso de acreedores, pero no antes de que Jenaro García protagonizara toda una comedia bufa en Twitter jurando y perjurando que todo eran injurias y maledicencias.

Finalmente, el propio Jenaro terminó acudiendo al juzgado para declarar que, en efecto, había falseado las cuentas de Gowex durante años bajo la supervisión de una auditora tan fiable como el Wi-Fi de los aeropuertos. "Pido perdón a todos. Lo siento de corazón", fueron sus palabras.

El descalabro de Gowex no solo ha sido un suceso infausto para sus empleados y más de 5.000 accionistas, sino para el propio Mercado Alternativo Bursátil o MAB, donde la firma cotizaba. Tras la caída en desgracia de Gowex y Jenaro García, otras empresas se apresuraron a abandonar esta bolsa alternativa salpicada por la que se ha convertido en una de las mayores farsas tecnológicas y económicas del año.

Y sin embargo, se dobla

apple iphone 6 plus
Apple iPhone 6 Plus
Imágenes como ésta extraída de un vídeo proliferaron durante semanas en la red. | Foto: Unbox Therapy

Fue uno de los lanzamientos más destacados del año. También uno de los más polémicos. La traída y llevada flexibilidad del iPhone 6 Plus le costó a Apple un pequeño desastre de relaciones públicas que afortunadamente para la firma de la manzana no parece haber tenido ningún efecto -como era de esperar- en sus cifras de ventas. Sin embargo, durante varias semanas el tema se tradujo en incontables titulares acerca de la conveniencia de transportar el teléfono más grande de Apple en el bolsillo trasero. Que la compañía se defendiera de una marabunta de fanboys indignados aduciendo que solo tenía constancia de nueve quejas posiblemente no ayudó mucho a apagar el fuego.

Rija y racismo ponen al director de Tinder en la calle

Sean Rad, portada reciente de Forbes.

Es la aplicación de citas más candente del momento. Disponible para Android y iOS, Tinder pone en contacto a personas en situación disponible utilizando poco más que sus fotografías en Facebook y su posición geográfica para hacer más fácil que nunca encontrar a nuestra media naranja (o desahogo de fin de semana). Su simplicidad ha hecho de Tinder objeto de críticas por invitar al sexo fácil y la promiscuidad 2.0, pero también a las demandas legales.

Sean Rad, máximo responsable de la compañía, fue expulsado de la que ya es una de las start-ups más exitosas y polémicas del momento después de que su antigua vicepresidenta de marketing Whitney Wolfe hiciera públicos unos groseros mensajes de texto enviados por el jefe de este departamento de la compañía, Justin Mateen, con quien mantuvo una breve relación sentimental.

Los mensajes, trufados por perlas como "prefieres ascender socialmente a lomos de cerdos musulmanes de mediana edad antes que luchar", no solo fueron ignorados por Rad, sino que el CEO de Tinder informó a Wolfe de que podía ir preparando su dimisión e incluso se negó vehementemente a que pudiera decir que había sido cofundadora de Tinder. Poco después llegó la demanda, y tanto Rad como Mateen se vieron de patitas en la calle.

De uno de los mejores lugares para trabajar en España a ERE masivo

Foto: Softonic

Parecía ayer cuando Softonic presumía de haber sido nombrada uno de los mejores sitios para trabajar de toda España por sexto año consecutivo. Eso fue en abril de 2013. Poco más de un año después, la conocida biblioteca de software hizo pública su decisión de despedir a gran parte de su plantilla como única forma de permanecer abierta. ¿Qué ha pasado con Softonic?

La creciente popularidad de las aplicaciones móviles en desmedro de los programas para equipos de sobremesa, la pérdida de anunciantes clave, la caída en el posicionamiento de Google y el creciente desencanto de los usuarios con el instalador de Softonic han hecho que la firma de Barcelona se haya visto forzada a despedir a un total de 156 de sus algo más de 400 empleados tras las últimas negociaciones. La salida a bolsa parece ahora más lejana que nunca.

Uber apunta a la prensa y el tiro le sale por la culata

Si Uber cree que matar al mensajero es la fórmula perfecta para acabar con sus problemas de imagen, lo lleva claro. La polémica aplicación de transporte acaparó los titulares de la prensa especializada a mediados de noviembre después de que se hiciera público que su vicepresidente senior, Emil Michael, había tenido el atrevimiento de mencionar en el transcurso de una cena con los medios que veía con buenos ojos arruinar las vidas de aquellos periodistas dispuestos a hablar mal de Uber.

De acuerdo con un redactor de Buzzfeed, Michael aseguró que valoraba la idea de gastar "un millón de dólares" para contratar a una firma especializada que se encargaría de buscar los secretos más oscuros de las vidas personales y familiares de los periodistas críticos con la compañía. Parte de estas pesquisas podría realizarse usando los datos que Uber mantiene con los desplazamientos de los propios periodistas que utilizaran sus vehículos.

No contento con eso, aseguró que una conocida periodista estadounidense que animó a no utilizar los servicios de Uber era "parcialmente responsable" de las clientas de un taxi que pudieran ser violadas, alegando que es mucho más probable que una mujer sea víctima de una agresión sexual a bordo de un taxi que en uno de los vehículos de la compañía. A pesar del escándalo, Michael sigue trabajando para Uber.

La nube sabe lo que hiciste el último verano

Captura de pantalla utilizada por el hacker como prueba de autenticidad de sus amenazas antes de publicar una primera tanda de fotos comprometidas en la red.

Un secreto solo es un secreto cuando lo conoce una única persona (o dos), y una foto solo es privada cuando nadie salvo su dueño puede tener acceso a la misma. Pero, ¿sabemos dónde están guardadas nuestras fotos? Decenas de celebridades estadounidenses parece que no lo tenían muy claro hasta septiembre, cuando una colosal filtración de imágenes íntimas desbordó las redes sociales y amenazó con arruinar carreras.

Estrellas de Hollywood como Jennifer Lawrence y Mary Elizabeth Winstead fueron testigos de cómo fotografías extremadamente comprometedoras enviadas a sus parejas terminaron a la vista de todo el mundo sin llegar a comprender cómo los hackers habían llegado a ellas. El secreto estaba en la nube.

A pesar de que varias de las víctimas de este ataque aseguraron que habían borrado las imágenes almacenadas en sus teléfonos hace tiempo, las copias disponibles en iCloud seguían guardadas y al alcance de posibles ataques. El uso de contraseñas fáciles de adivinar terminó por servir los hacks en bandeja.

Cientos de redactores del papel cuché recibieron las filtraciones con alborozo vagamente pospúber, mientras que Apple tuvo que apresurarse a implementar la verificación de dos pasos en iCloud para evitar futuros incidentes al tiempo que aseguraba que la seguridad de sus servidores seguía inalterada.

Canon AEDE: la letra con sangre entra

mariano rajoy
Mariano Rajoy, presidente del gobierno español. | Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

El escueto epígrafe que el libro Guinness de los récords puede dedicar a las ciberhazañas de España cuenta con un nuevo episodio: es el primer país democrático del mundo en el que Google ha retirado su servicio de noticias. Pero no ha sido por culpa de la censura, sino por una ley ampliamente criticada que forzará a los agregadores de noticias a pagar un canon compensatorio pobremente descrito y todavía por definir en su plenitud por el simple hecho de enlazar a las noticias publicadas en cualquier diario español en Internet.

Creado a instancias de la Asociación de Editores de Diarios Españoles, el denominado canon AEDE hubiera sido una forma sencilla de que los principales periódicos españoles obtuvieran unos ingresos extra en estos tiempos de vacas flacas. Google es rica, después de todo, y España es un país lo suficientemente grande como para hacer su fuga poco recomendable. Craso error.

Poco dispuesta a sentar precedente y dar alas a otros gobiernos europeos con similares intenciones, Google ha decidido retirar su agregador de noticias de España, dejando a gobierno y diarios con un palmo de narices. No solo no cobrarán ese esperado canon compensatorio que tanto ansiaban, sino que la desaparición de Google News les privará de buena parte de sus visitas. Gobierno y editores se dedican ahora a echar balones fuera mientras la prensa internacional no da crédito a lo sucedido.

Sony Pictures valora regresar a los telegramas

El fiasco más reciente de 2014 ha resultado ser el más grave, mediático y polémico de todos. Y es que rara vez un desastre tecnológico termina en un incidente diplomático internacional. El día 24 de noviembre un grupo de hackers conocido por el nombre de Guardians of Peace dio a Sony el disgusto del año (y tal vez de la década) al hacer pública información altamente sensible relacionada con su filial cinematográfica estadounidense.

Salarios, e-mails, datos personales e incluso copias de películas todavía no estrenadas fueron robadas en un monumental ataque perpetrado contra la infraestructura electrónica de Sony Pictures Entertainment, que todavía sigue luchando por volver a la normalidad.

Las filtraciones no solo han revelado los sueldos de los altos ejecutivos de Sony, sino también números de la seguridad social, correos electrónicos altamente sensibles intercambiados entre actores, directores y productores, e incluso ya en el ámbito más terrenal el posible diseño de algún que otro teléfono móvil de próxima generación. En el centro de la polémica se encuentra la película "La entrevista", una comedia política con abundantes dosis de sal gruesa que ridiculiza la figura de Kim Jong-un y cuyo estreno ha logrado ser cancelado (al menos temporalmente) después de que las salas de cine estadounidenses hayan rechazado proyectarla por miedo a sufrir ataques similares.

El FBI y el gobierno estadounidense señalan a Corea del Norte como responsable del ataque, mientras que algunos expertos en seguridad dudan de que el hermético país asiático posea la capacidad para lanzar una acción bélica que habría culminado con el robo de 100 terabytes de información confidencial. Un desastre que todavía dista de llegar a su conclusión.

Amazon on fire

Amazon Fire Phone
Amazon Fire Phone

Jeff Bezos está imparable. Con un Kindle que hace y deshace en el mercado de los libros electrónicos y un volumen de pedidos tan grande que le permite pensar en lanzar su propia flota de drones repartidores, el titán de las ventas on-line decidió lanzarse a la aventura telefónica con el Fire Phone. Y metió la pata hasta el corvejón.

Dotado con un singular sistema de cámaras capaz de identificar los objetos capturados por el usuario para comprarlos a través de Amazon con solo un par de pulsaciones, el Fire Phone era uno de los dispositivos más esperados de 2014. Consumidores y periodistas aguardaban con expectación el debut del primer teléfono de Amazon, solo para llevarse las manos a la cabeza cuando se hizo público su exagerado precio de lanzamiento y la ausencia de aplicaciones de Google.

El resultado ha sido calamitoso. En solo unas pocas semanas Amazon tuvo que rebajar temporalmente su primer terminal inteligente de 650 a 230 dólares en su modalidad libre, y ahora mismo parece que su única meta es limpiar el stock que todavía queda en los almacenes. Tal ha sido el desastre que a estas alturas nadie se atreve a hablar de una posible secuela.

Los riesgos del micromecenazgo

Steve Tan, cofundador de Kreyos, posa junto a un Ferrari 458 en una foto tomada de su Facebook.

El crowdfunding se ha convertido en una popular opción para sacar adelante los más variopintos proyectos, pero también en la herramienta perfecta para estafar a unos internautas fácilmente deslumbrables con promesas imposibles y un par de infografías bonitas. Son múltiples los casos de fraude cometidos en plataformas como Kickstarter e Indiegogo, pero pocos han sido tan escandalosos como el supuesto reloj inteligente de Kreyos.

Con unas características técnicas que dejaban en ridículo a los dispositivos de la competencia, el Kreyos Meteor atrajo la atención de un público cansado de relojes inteligentes feos, incómodos y de pobre funcionamiento. En solo unos días el proyecto logró recaudar 1,5 millones de dólares, pero los primeros dispositivos distan mucho de lo prometido.

Los modelos iniciales no solo están llegando con cuentagotas, sino que han resultado ser un desastre sin paliativos. El reloj se bloquea aleatoriamente, es incapaz de soportar salpicaduras de agua como prometió el fabricante y es, en líneas generales, una auténtica basura. Mientras tanto, su cofundador presume en Internet de vivir a todo trapo, posando rodeado de coches de gama alta y yendo de compras a las más exclusivas boutiques. La furia de sus clientes es más que comprensible, como también lo es que el público vea al micromecenazgo con mayor cautela.

Pista extra: ¿qué hay de las Google Glass?
Google Glass
Google Glass

Fue la sensación del año pasado. Por un breve periodo de tiempo pareció que Google iba a lograr que la realidad aumentada se convirtiera en algo más serio que una herramienta usada por cuatro videojuegos mal contados. Pero 2014 ya se considera abiertamente como la fecha del naufragio. Simple y llanamente, las Google Glass no han logrado seducir a la comunidad de desarrolladores.

La situación es tal que 9 de 16 firmas contactadas por la agencia Reuters han abandonado sus proyectos para el dispositivo, mientras que la publicación MIT Technology Review ha llegado a dedicarle titulares como "Google Glass ha muerto, larga vida a las gafas inteligentes". Con el interés de los desarrolladores en picado, ya nadie parece atreverse a vaticinar el futuro de un dispositivo que en su momento parecía tener el potencial para revolucionar el mundo.

Etiquetas
4
Comentarios
Cargando comentarios