• 10 fotos de desnudo que han hecho historia
  • 10 grandes fotografías que evocan a clásicos de la pintura
Nueve más uno

10 pioneros de la fotografía de arquitectura

1
Foto: Ezra Stoller
24
MAR 2015

La arquitectura ha sido desde el origen de los tiempos uno de los motivos fotográficos más recurrentes. Las largas exposiciones que requerían las primeras emulsiones hacían de los hieráticos edificios y monumentos los sujetos perfectos para los fotógrafos de finales del siglo XIX y principios del XX, forjándose de este modo una disciplina que ha perdurado hasta nuestros días y se ha consolidado como una de las herramientas más interesantes para documentar las grandes evoluciones sociales, artísticas y tecnológicas de la era moderna. Una disciplina cuyos fundamentos asentaron fotógrafos como los que forman parte de este decálogo.

Charles Marville

Foto: Charles Marville

En 1850, cuando París iniciaba el camino de su radical refundación urbanística, Charles Marville fue el elegido por el ayuntamiento para inmortalizar una ciudad que estaba a punto de desaparecer bajo las demoliciones planteadas por el urbanista Georges-Eugène Haussmann. Unas demoliciones que, al amparo de Napoleón III, supondrían la definitiva transformación del viejo, oscuro y medieval París en una urbe moderna, luminosa y totalmente saneada.

Marville se tomó muy en serio la tarea encomendada y realizó cientos de fotografías de las angostas calles medievales de la capital gala y de sus desoladas afueras. Aunque también tuvo tiempo para retratar los bulevares y las avenidas de la renovada ciudad, plasmando en imágenes la que se ha convertido en una de las reformas urbanísticas más ambiciosas y radicales de la historia.

Eugène Atget

Foto: Eugène Atget

A los 40 años y prácticamente arruinado después de varios fracasos profesionales, Eugène Atget se inició en el mundo de la fotografía realizando imágenes cotidianas que luego servían de referencia para los pintores de la época. A partir de ese momento emprendió una febril actividad que le llevaría a realizar más de 10.000 instantáneas en las calles de París durante las dos primeras décadas del siglo XX.

Aunque su extensa obra incluye también retratos y centenares de escenas costumbristas, Atget ha pasado a la historia gracias -en gran medida- a sus fotografías de arquitectura. Realizadas en las primeras horas del día y totalmente carentes de presencia humana a causa del uso de tiempos de exposición muy elevados, las imágenes de Atget están cargadas de misterio y poseen un extraño lirismo que fascinó a algunos de los referentes del movimiento surrealista, entre ellos al mismísimo Man Ray.

Berenice Abbott

Foto: Berenice Abbott

Asistente personal de Man Ray durante varios años y admiradora y a la vez principal promotora del legado fotográfico de Eugène Atget, la estadounidense Berenice Abbott abandonó una incipiente carrera como retratista en París para dedicarse a fotografiar con su Century Universal la imparable mutación del skyline neoyorkino en los años 30.

En su proyecto documental “Changing New York”, Abbott logró plasmar con una mirada absolutamente moderna y precisa los primeros pasos de la megalópolis que acabaría por convertirse en la capital de la economía mundial. Las composiciones matemáticas, los violentos contrapicados y las líneas oblicuas y dinámicas son algunos de los rasgos estilísticos de su obra fotográfica.

Thomas Annan

Foto: Thomas Annan

El escocés Thomas Annan ha pasado a la historia de la fotografía por ser uno de los primeros en retratar la miseria social y arquitectónica de los suburbios. Dedicado a la litografía en su juventud, Annan abrió su propio estudio fotográfico en Glasgow en 1857, y nueve años más tarde fue contratado por el ayuntamiento para adentrarse con su cámara en las calles y los barrios más insalubres y deprimidos de la ciudad.

El resultado de este trabajo es una serie de sobrecogedoras instantáneas que ponen de manifiesto que la problemática de las zonas de exclusión social en las grandes urbes no es algo nuevo.

Samuel Bourne

Foto: Samuel Bourne

Británico de cuna, Samuel Bourne abandonó su oficio de banquero y se trasladó a la India en 1862 para crear, junto a los fotógrafos William Howard y Charles Shepherd, una sociedad fotográfica con base en Calcuta. Sociedad que, a la postre, acabaría convirtiéndose en el primer estudio de fotografía de la India, activo aún hoy bajo el nombre de Bourne & Shepherd.

Durante los años que pasó en la India, Bourne realizó más de 2.200 instantáneas de los exóticos templos y monumentos de algunas de las regiones más remotas del país, dejando para la posteridad una colección de imágenes de gran belleza y con un alto valor antropológico.

Jean Laurent

Foto: Jean Laurent

Nacido en Francia en 1816 y afincado en Madrid a partir de 1843, Jean Laurent es uno de los pioneros de la fotografía en España gracias -en buena medida- a su enorme interés por el desarrollo técnico de la profesión, al que él mismo contribuyó perfeccionando el papel leptográfico.

Aunque en los inicios de su carrera se especializó en los retratos, Laurent será siempre recordado por sus espectaculares vistas panorámicas de algunas de las ciudades más importantes de la Península Ibérica, así como de sus más importantes tesoros arquitectónicos.

Lucien Hervé

Foto: Lucien Hervé

La trayectoria de Lucien Hervé –nacido como László Elkán en Hungría en 1910- no se puede entender sin la aparición en su vida del genial arquitecto Le Corbusier. Con él mantuvo una fructífera simbiosis artística durante más de quince años que significó toda una revolución en la manera de entender la fotografía de arquitectura.

En 1949 Hervé realizó por iniciativa propia más de 600 fotografías del Unité d’Habitation, un revolucionario proyecto residencial que Le Corbusier acababa de construir en Marsella. La perfecta composición de las imágenes -cargadas de luces oblicuas y sugerentes sombras- y el gran dominio del espacio que mostró Hervé en sus fotografías causaron un gran impacto en el arquitecto, que decidió confiarle hasta el día de su muerte la tarea de inmortalizar su obra.

Ezra Stoller

Foto: Ezra Stoller

Famoso por su habilidad para fotografiar los edificios siempre desde el mejor ángulo y con la luz más adecuada, el estadounidense Ezra Stoller supo capturar como nadie la esencia de la arquitectura moderna de las décadas de los años 50 y 60 del siglo XX. Se dice que los más brillantes arquitectos de la época soñaban con conseguir que sus creaciones fueran stollerizadas, una expresión que se hizo muy famosa entre la gente del gremio.

Lejos de caracterizarse por ser un fotógrafo intuitivo, sus instantáneas siempre eran el fruto de un meticuloso y obsesivo proceso que incluía largas jornadas de pura observación, escrutando el edificio desde todos los ángulos posibles y analizando minuciosamente la trayectoria de la luz en las diferentes fases del día.

Julius Shulman

Foto: Julius Shulman

Cuando casi por casualidad fotografió con su Kodak Instamatic una extraña casa en las colinas de Hollywood, nada hacía presagiar que el neoyorkino Julius Shulman acabaría por convertirse en uno de los más célebres fotógrafos de arquitectura de todos los tiempos. Y es que aquella peculiar vivienda resultó ser la Kun House, una de las obras más importantes del arquitecto austriaco Richard Neutra, que en seguida vio en Shulman un gran potencial. Este fue el pistoletazo de salida de una fulgurante carrera que le llevó a fotografiar las obras más representativas del modernismo norteamericano.

Shulman no se conformaba con revelar las ideas y los conceptos puramente arquitectónicos y su relación con el entorno, sino que sus fotografías trascendían más allá para convertirse en perfectos reflejos de una época y un modo de vida. Buena muestra de ello son sus instantáneas de la serie “Case Study House”, de las que la crítica Cathleen McGuigan dijo que, al contemplarlas, “prácticamente puedes llegar a oír las sintonías de Frank Sinatra flotando en el aire y los cubitos de hielo chocando en los vasos de cóctel”.

Walker Evans

Foto: Walker Evans

Padre de la fotografía documental y gran cronista de los Estados Unidos profundos, Walker Evans quiso ser escritor pero acabó convirtiéndose en uno de los más relevantes fotógrafos de la historia. Su mirada cruda y áspera y su gusto por el realismo y la precisión fueron toda una revolución en los años 30 y 40, una época en la que la fotografía norteamericana se abordaba desde una óptica más romántica y emotiva.

Aunque es especialmente conocido por sus instantáneas de los estragos de la Gran Depresión en la América rural, Evans realizó en los inicios de su carrera cientos de fotografías de la arquitectura del sur de Estados Unidos. Fuertemente influenciado por el trabajo de Eugène Atget y Berenice Abbott y bajo el auspicio de un programa social del New Deal, Evans retrató los palacios, casas, comercios y calles de una sociedad en pleno proceso de desintegración.

Artículos relacionados (4)
Porfolio
12 / OCT 2015
Biblioteca
27 / MAY 2015
Agenda fotográfica
30 / MAY 2011
Agenda fotográfica
21 / ENE 2009
Más artículos relacionados
1
Comentarios
Cargando comentarios