• 10 tics, manías o costumbres fotográficas a erradicar
  • Los 10 teleobjetivos cortos de focal fija para cámaras SLR más deseados
Nueve más uno

10 objetivos intercambiables míticos (o casi)

 
1
FEB 2010
Texto y fotos: Martín Gallego

Algunos rezuman exclusividad. Otros son humildes y fueron muy populares en su momento. Los hay que han ayudado a escribir la historia o avanzar en la ciencia. Devolvámosles ese minuto de gloria a aquellos objetivos míticos (o casi míticos) que deberían ocupar los estantes de todo amante pudiente de la fotografía. Son y serán oscuros objetos de deseo fotográfico.

Leica Elmar 90 mm f4

Cuenta la leyenda que este objetivo montado en una Leica M2 sirvió para inmortalizar la icónica foto del Ché. Su autor, Alberto Díaz Gutiérrez, más conocido por Korda, utilizó este tele corto para aislar la figura de Ernesto Guevara en un estrado donde había más personas. Según explica Korda, el fotograma original adolece de poca nitidez porque el objetivo tenía la lente frontal rayada, pero eso no ha impedido que esta imagen haya sido una de las más reproducidas en la segunda mitad del siglo XX.

Enlace de interés: información sobre el Leica Elmar 90 mm f4 en summilux.net

Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
© Martín Gallego para QUESABESDE.COM (imagen del objetivo).

Minolta AF 28-135 mm f4-5.6

Junto con la Minolta Maxxum 7000 y once objetivos AF más, fue el primer sistema de enfoque totalmente automático producido en serie allá por el año 1985. Marcó el inicio de la tendencia por parte de los fabricantes de potenciar los zooms en detrimento de los objetivos fijos, sobre todo como óptica de iniciación. Apreciado todavía hoy por sus excelentes cualidades ópticas (en su categoría) y distancias focales, en su momento se comentó que detrás del diseño de algunos objetivos de esta primera serie AF estaba Leica, que por aquella época colaboraba en varios frentes con Minolta.

Enlace de interés: análisis del Minolta AF 28-135 mm f4-5.6 a cargo de Kurt Munger

Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
© Martín Gallego para QUESABESDE.COM.

Canon 70-200 mm f4 L USM

Alias "Copito", debido al color blanco de su exterior y en referencia al famoso gorila albino, es una óptica muy popular entre los aficionados en sus diferentes versiones (la primera, sin estabilizador, veía la luz en 1999) y su sobrenombre se ha extendido en el argot de los fotógrafos a toda la gama de teleobjetivos de la marca. La elección de ese color no es gratuita, ya que evita el sobrecalentamiento del objetivo cuando está mucho tiempo expuesto al sol, fenómeno que desajustaría las grandes lentes que incorporan estos teleobjetivos. Por lo menos esto cuenta la leyenda, y qué duda cabe que el blanco ayuda a reforzar la imagen de marca.

Enlaces de interés: información de Canon sobre el 70-200 mm original | información de Canon sobre el 70-200 mm IS

Foto: Canon
La versión estabilizada (en la imagen) del popular telezoom de 70-200 milímetros de Canon no llegaría hasta 2006.

Zeiss Biogon 60 mm f5.6

¿Un objetivo de formato medio en esta lista? Sí, y es que las fotos tomadas con él probablemente son, en conjunto, de las más vistas en la historia de la fotografía. Era el objetivo que montaban las Hasselblad que viajaron a la Luna durante los años 60 y 70, y aún hoy sorprende la calidad de las fotos que se capturaron con él. Es un placer pasearse por el archivo de la NASA y admirarlas. Equivalente a un angular moderado, su diseño se depuró hasta hacerlo virtualmente libre de distorsiones, aberraciones y demás males, y por eso su luminosidad no es especialmente baja. Para los amantes de las anécdotas, los astronautas no volvían de los viajes con las cámaras, ya que por razones de peso tan sólo retornaban los chasis con la película expuesta. Dicen que sobre la superficie de la Luna hay hasta una docena de Hassel abandonadas...

Enlace de interés: información de Hasselblad sobre las "cámaras del espacio"

Leica Noctilux 50 mm f0.95 (último heredero del Noctilux 50 mm f1.2)

Es el objetivo más luminoso de los que pueden encontrarse hoy día en los catálogos. Seguir la evolución del diseño de este objetivo y sus rivales es una emocionante lección de historia de la óptica. Cuando vio la luz en el año 1966 lucía una luminosidad de f1.2, y los diferentes fabricantes se lanzaron a una carrera para ver quién presentaba un mejor y más luminoso objetivo. Las tendencias del mercado hoy son otras, pero sigue sorprendiendo la estética tan particular que un objetivo de estas características da a las fotos debido al desenfoque que produce en la máxima abertura y lo fácil que resulta fotografiar con él en lugares escasamente iluminados. Montado en una Leica M9, este objetivo sí que es un oscuro y exclusivo objeto de deseo.

Enlace de interés: página oficial de Leica sobre el Noctilux 50 mm f0.95

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Tamron 28-200 mm f3.8-5.6

Fue el primer objetivo todoterreno allá por 1991 y un éxito de ventas, aunque poco apreciado por los aficionados avanzados o profesionales. Tenía algunos inconvenientes importantes, como su poca luminosidad, la gran distancia mínima de enfoque en su posición de tele o la lente frontal especial que era necesario acoplarle para macrofotografía, pero sus contenidos tamaño y peso y las distancias focales que presentaba lo hicieron muy popular y rápidamente fue imitado incluso por las grandes marcas fotográficas. Su diseño ha ido depurándose, y hoy en día los objetivos de su clase siguen disfrutando de una gran aceptación.

Enlace de interés: información de Tamron sobre su historia óptica

Foto: Tamron

Nikon 35 mm f1.4

Quizás este modelo sería la respuesta a la típica pregunta de "¿qué único objetivo te llevarías a una isla desierta?" La distancia focal de 35 milímetros en paso universal es correcta para diferentes aplicaciones: paisaje, retrato, interiores, arquitectura... y si además el objetivo es luminoso, se convierte en un auténtico todo-en-uno. Con un diseño original de 1969, verlo montado en una Nikon FM roza la lujuria (claro que es sólo apto para bolsillos solventes). Incluso hoy en día no desmerece si lo colocamos en alguna réflex digital. Ya en su momento se decía que en Nikon estaban especialmente orgullosos de su diseño óptico.

Enlace de interés: página oficial de Nikon sobre el 35 mm f1.4 | análisis del objetivo a cargo de Ken Rockwell

Foto: Nikon

Pentax M 50 mm f1.4

Emblemático representante de una categoría muy popular a lo largo de 30 ó 40 años, los objetivos de 50 milímetros eran los que se entregaban como estándares con la cámara (sobre todo en sus versiones de f1.7 y f2), y junto a los de 28 y 135 milímetros formaban la tríada perfecta. Su diseño óptico era sencillo y muy depurado, y por un precio bajo se obtenía una gran calidad de imagen y una luminosidad excelente. Los que hacían gala de una luminosidad de f1.4 eran considerados la "crème de la crème". Incluso hoy en día se utilizan con réflex digitales como teleobjetivos cortos y muy luminosos, excelentes para retratos. Y baratos.

Enlace de interés: información sobre el Pentax M 50 mm f1.4 a cargo de Bojidar Dimitrov

Foto: Martín Gallego
© Martín Gallego para QUESABESDE.COM.

Olympus Zuiko OM 90 mm f2 Macro

Un objetivo poco conocido, pero cotizado y muy difícil de encontrar en el mercado de ocasión. A su extraordinaria calidad se une la exclusiva luminosidad de f2, durante mucho tiempo la más acusada en la categoría de objetivos macro. Para trabajos de estudio, macro estático o fotografía científica sigue siendo una herramienta de primera calidad. Si encontráis uno en el rastro, no dudéis en llevároslo a casa.

Enlace de interés: información sobre el Zuiko OM de 90 milímetros en "maximum impact research"

El sistema OM de Olympus acogería a finales de los ochenta uno de los Zuiko más excepcionales de la historia. En la foto, una OM10 de 1979 con una óptica Zuiko de 50 milímetros.

Angenieux AF 28-70 mm f2.6

Pieza paradigmática entre los fabricantes independientes de objetivos de calidad. Ver, tocar o utilizar uno era una experiencia casi mística, digna de relatar a nuestros amigos. Eran evidentemente objetivos minoritarios de los que se tenía referencia sólo a través de revistas especializadas, y con mucha suerte se veía de tarde en tarde algún ejemplar en las grandes tiendas, dentro de una caja aterciopelada. Aún hoy son preciados y cotizados objetos de coleccionismo, y por supuesto herramientas fantásticas para fotografiar.

Enlace de interés: información sobre el Angenieux AF 28-70 mm f2.6 en CamerAgX

Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
El 35-70 mm f2.5-3.3 es otro gran objetivo de Angenieux, externamente casi idéntico al de 28-70 milímetros. (© Martín Gallego para QUESABESDE.COM.)
Agradecimientos

Las imágenes firmadas por Martín Gallego que ilustran este artículo se han obtenido gracias a la colaboración de Casanova Fotografia.

Fe de erratas: El objetivo al que estaba dedicado el punto 2 del artículo era el Minolta AF 28-135 mm f4-5.6, que es el que aparece en la imagen, y no el Minolta AF 35-70 mm f4.

Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar