• 10 claves para entender la guerra entre la Comisión Europea y Google
  • 10 retratos icónicos de gente anónima
Nueve más uno
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

10 libros que no pueden faltar en la estantería de un fotógrafo

14
21
ABR 2015

Aquello de que una imagen vale más que mil palabras puede ser cierto, pero no siempre es así. Si bien los manuales técnicos y los fotolibros son una inagotable fuente de aprendizaje, la palabra también tiene mucho que aportar a la fotografía. De hecho, algunos textos literarios se repiten infaliblemente en las bibliotecas de la mayoría de fotógrafos. Libros como los ensayos de Joan Fontcuberta y Susan Sontag, las entrevistas a Henri Cartier-Bresson, las autobiografías de Robert Capa o Ansel Adams y los textos periodísticos de Kapuscinski con la fotografía como protagonista.

“Moriremos mirando”, de Alberto García-Alix

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

El ingenio de Alberto García-Alix para escribir no se limita a los certeros títulos de sus fotografías. “Revelador, paro y fijador”, escrito en primera persona por su yo más observador y menos Alix, es el primero del medio centenar de textos que el leonés escribió entre 1987 y 2008 y que están recogidos en “Moriremos mirando”.

“El arma de un crimen”, “Para entrar en el cielo deberás estar tatuado”, “Mis ojos al cerrar te ven igual que ayer”; “Sebastiao Salgado, tan distante” o “Una copa con David Bowie” son algunos de los capítulos con tintes autobiográficos en los que García-Alix despacha sobre la fotografía, las drogas, los tatuajes, las motos y las mujeres con un vocabulario que firmaría el propio Bukowski.

Más información: ficha del libro en La Fábrica | ficha del libro en Amazon

alberto garcía-alix moriremos mirando
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

“Ligeramente desenfocado”, de Robert Capa

robert capa ligeramente desenfocado
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Desde el encargo inesperado y a última hora de Collier's para cubrir la Segunda Guerra Mundial -anticipo de 1.500 dólares incluido- que narra en la primera página hasta las dos últimas frases del libro (“La guerra ha terminado en Europa. Ya no tengo motivo alguno por el que levantarme cada mañana”), Robert Capa da buena cuenta de su azarosa vida durante los últimos tres años de aquella guerra. Alcohol, mujeres, cartas y situaciones peligrosas son una constante.

De este libro autobiográfico que parece flirtear con la narrativa de ficción sorprende su lenguaje informal, espontáneo y directo, que el mítico fotógrafo de guerra usa indistintamente para hablar de su relación con su novia, narrar una charla con el camarero de un hotel o explicar con detalle los pormenores del desembarco en Omaha Beach. Aquel día tomó las fotos que dan nombre a esta autobiografía, “Ligeramente desenfocado”, en referencia a un comentario que recibió por las fotos que se salvaron tras el famoso error en el secado del laboratorio.

Más información: ficha del libro en La Fábrica | ficha del libro en Amazon

robert capa ligeramente desenfocado
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

“Sobre la fotografía”, Susan Sontag

susan sontag
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Seis ensayos de la escritora preclara Susan Sontag conforman uno de los libros acerca de lo fotográfico más aclamados. “Sobre la fotografía” es un arma que dispara no contra la fotografía, sino contra la conciencia fotográfica. Y en ella se ven implicados el fotógrafo y su intención, la escena y su contexto y el espectador con su trasfondo.

Sus proyectiles más certeros son también los más escuetos. “Fotografiar es apropiarse de lo fotografiado” y “todo uso de la cámara implica una agresión.”, afirma Sontag para dejar claro que nada tiene de naif la fotografía. “Todas las fotografías son memento mori”, dice la autora para referirse a la detención de un instante que inevitablemente lleva a la muerte. “La cámara ha terminado por promover enérgicamente el valor de las apariencias”, para discutir sobre su veracidad. Con estas afirmaciones, el lector se acaba interrogando sobre la ética y el significado que tienen la fotografía. Pese a escribir estos ensayos en la década de los 70, su vigencia actual es ampliamente aceptada.

Más información: ficha del libro en Amazon

“Ansel Adams: An Autobiography”

ansel adams
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

El famoso paisajista y cofundador del Grupo f/64 fue tan metódico en su fotografía como a la hora de escribir. Si de su perfeccionismo y exhaustiva metodología de trabajo creó el sistema de zonas, esta ingente autobiografía de 400 páginas no lo es menos. Estructurados temporalmente, los 24 capítulos repasan minuciosamente su vida desde su infancia y discurren por su afición por la música y su carrera profesional como fotógrafo, haciendo especial hincapié en su amistad con Alfred Stieglitz, Georgia O'Keeffe y Edward Weston.

Como no podía ser de otra manera, en el capítulo “National Parks” Adams dice en referencia a Yosemite: “Mi devoción por los escenarios naturales me ha arrastrado a los parques y monumentos de casi todos los Estados […] El potencial fotográfico era magnífico, y las fuentes de inspiración, literalmente inagotables”. En otro capítulo habla de Imogen Cunningham: “Estaba al corriente de la gran versatilidad de su talento […] Nos hicimos buenos amigos, admirábamos nuestros respectivos trabajos y no tardamos en cofundar el Grupo f/64”.

Más información: ficha del libro en Amazon

ansel adams
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

“El Sha o la desmesura del poder”, Ryszard Kapuscinski

ryszard kapuscinski
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Un periódico, un casete, dos libros, ocho notas y 13 fotografías son la materia prima que usó Ryszard Kapuscinski para contar la revolución iraní en su libro “El Sha o la desmesura del poder”. El gran periodista polaco desgrana todo este material de forma entrelazada para poner al lector en antecedentes del despotismo con el que reinaba el país persa el sah Mohammad Reza Pahlavi.

Mediante el análisis exhaustivo de las fotografías, Kapuscinski -que no es el autor de las mismas pese a su conocida vertiente como fotógrafo- pone todo su conocimiento y lenguaje a trabajar, y logra ir de lo particular a lo general. Resulta interesante ver cómo se sirve más de la imagen -con sus pies de foto- que de la palabra para hacer una lectura política del derrocamiento de una monarquía y del alzamiento del ayatolá Khomeini en 1979.

Más información: ficha del libro en Anagrama | ficha del libro en Amazon

ryszard kapuscinski
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

“Bystander: A History of Street Photography”, de Joel Meyerowitz y Colin Westerbeck

Escrito por el comisario Colin Westerbeck y el fotógrafo Joel Meyerowitz, este es el primer libro que repasa la historia completa de un género, el de la street photography, tan en boga en pleno siglo XXI pero cuyos inicios se remontan al XIX. Un exhaustivo trabajo editorial ilustrado con las imágenes de más de 80 autores, entre los que destacan Eugene Atget, Brassaï, André Kertész, Henri Cartier-Bresson, Helen Levitt, Diane Arbus o Garry Winogrand.

A través de las más de 400 páginas de “Bystander: a History of Street Photography”, Westerbeck y Meyerowitz explican la evolución del género callejero, que surge de la conjunción de elementos en la creación espontánea e intencional del fotógrafo. El último episodio es un diálogo entre ambos. En él Meyerowitz cuenta a su colega cómo conoció a Robert Frank y su “The Americans” y la influencia que tuvo en él, y le explica sus paseos por la Quinta Avenida con Winogrand: “Era la más emocionante y tenía la mejor luz. […] tenía el pulso de la vida, más vigor, las mujeres más guapas, y había más negocios”.

Más información: ficha del libro en Amazon

“La cámara lúcida”, Roland Barthes

roland barthes
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Publicado poco antes de su muerte, Roland Barthes desarrolla en “La cámara lúcida” su idea de que la fotografía es capaz de reproducir a nivel técnico lo que en la realidad jamás se repetirá. Mediante una fotografía de su madre -que no enseña en ningún momento- Barthes teoriza sobre la muerte, el tiempo y la nostalgia a través del amor que le profesa.

Barthes expone algunos conceptos que pueden coexistir en una fotografía y que han hecho de este libro una obra imprescindible en las bibliotecas de gran cantidad de fotógrafos. El punctum, entendido como “ese azar que en ella me despunta (pero que también me lastima, me punza)”, es algo intrínseco solo a algunas fotografías, no depende del fotógrafo sino de quien analiza la imagen (spectator, en el lenguaje de Barthes). Por otra parte está el studium, presente en cualquier imagen y que depende del simple gusto del spectator.

Más información: ficha del libro en Amazon

“Ver es un todo. Entrevistas y conversaciones 1951-1998”, de Henri Cartier-Bresson

libros henri cartier-bresson
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Conocido como el “ojo del siglo” y por su teoría del momento decisivo, Henri Cartier-Bresson es uno de los fotógrafos más citados de la historia. Aunque escribió algunas de sus frases más famosas en los textos que acompañaban sus libros de fotografía, concedió a lo largo de su vida varias entrevistas que resultan capitales para conocer su pensamiento.

“Ver es un todo. Entrevistas y conversaciones 1951-1998” recoge medio siglo de su vida en 12 entrevistas, incluidas entre ellas respuestas al cuestionario Proust. En algunas de ellas pone de manifiesto la importancia que la forma de mirar tenía para él: “Lo capital es la mirada” (1979) o “Fotografiar no es nada, ¡mirar lo es todo!” (1989). En 1974 hizo una afirmación lapidaria a Yves Bourde: “Siento que tengo cosas que decir en dibujo y en pintura. Eso no me impedirá tomar fotos, pero el oficio ya no me interesa.”

Más información: ficha del libro en Gustavo Gili | ficha del libro en Amazon

henri cartier-bresson
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

“El beso de Judas” y “La cámara de Pandora”, de Joan Fontcuberta

joan fontcuberta libros
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Los ocho ensayos de “El beso de Judas” y los 16 recopilados en “La cámara de Pandora” –libro con el que Joan Fontcuberta ganó el Premio Nacional de Ensayo en 2011- son las dos obras que ahora reedita en rústica Gustavo Gili y que recogen la teoría del autor catalán sobre la veracidad del medio fotográfico, el rol de la fotografía digital y el impacto de su implantación en la sociedad moderna. Más aún, Fontcuberta replantea esa fe ciega en que “la cámara no miente” a expensas de la intención del fotógrafo.

En “Elogio del vampiro”, incluido en “El beso de Judas”, Fontcuberta enfrenta un ser mitológico, (el vampiro) a un espejo que debe decir la verdad (la cámara): “La realidad es solo un efecto de construcción cultural e ideológica que no preexiste a nuestra experiencia. Fotografiar […] constituye una forma de reinventar lo real, de extraer lo invisible del espejo y de revelarlo."

En el ensayo “Yo conocí a las Spice Girls”, de “La cámara de Pandora”, analiza el cambio de funcionalidad que la tecnología digital aporta a la fotografía: “Estamos pasando página. La fotografía química ha alcanzado su madurez como cultura de visión y ha culminado un ciclo. […] ¿Cuáles son las modificaciones con que la fotografía digital nos confrontará en lo semiológico, en lo epistemológico y en lo ontológico?”

"El beso de Judas": ficha del libro en Gustavo Gili | ficha del libro en Amazon

"La cámara de Pandora": ficha del libro en Gustavo Gili | ficha del libro en Amazon

“Elogiemos ahora a hombres famosos”, de James Agee y Walker Evans

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

De un clamoroso caso de censura nació en 1941 “Elogiemos ahora a hombres famosos”. Aquel trabajo fue un encargo que la revista Fortune hizo cinco años antes al periodista James Agee y el fotógrafo Walker Evans. Bajo el auspicio de la Farm Security Administration para la que fotografiaba Evans, ambos convivieron durante un par de meses con tres familias sureñas estadounidenses a mediados de la década de los 30.

La edición de BackList abre el libro con más de 50 fotografías de Evans: son imágenes sin artificios que muestran la escasez, las condiciones de vida y los rostros de la Gran Depresión. Por su parte, Agee usa un lenguaje directo y descriptivo, como en este fragmento en que se refiere a la concepción y la “utilidad” de los hijos de una familia: “Un hombre y una mujer se juntan en una cama y hay un hijo y luego más hijos: primero son bocas, luego se convierten en instrumentos auxiliares de trabajo.” Tanto la dureza de las fotografías como la crudeza en el lenguaje no debieron gustar en Fortune, cuyos editores decidieron guardar el texto en un cajón.

Más información: ficha del libro en Amazon

walker evans james agee elogiemos ahora a hombres famosos
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Artículos relacionados (1)
14
Comentarios
Cargando comentarios