• 10 cámaras que me llevaría de viaje
  • 10 fotógrafos sin miedo a hablar de su familia
Nueve más uno
Foto: Óscar Sánchez Requena (Quesabesde)

Las 10 leyes de Murphy para fotógrafos

26
31
AGO 2015

Si algo puede salir mal, saldrá mal. Así de contundente se mostró el gran Edward Murphy cuando resumió sus leyes acerca de la vida y el funcionamiento de las cosas. Si todo ha salido bien, es que has pasado algo por alto, sentenció. Unas leyes que han sido utilizadas por mucha gente como guía vital y que pueden aplicarse a múltiples campos, entre ellos la fotografía. Para honrar su memoria, recogemos una decena de leyes de Murphy adaptadas a la realidad fotográfica actual. Un ejercicio de imaginación que, huelga decirlo, tampoco hay que tomarse muy en serio.

Axioma del pelo donde más daño hace

Foto: Óscar Sánchez Requena

De todos es sabido que uno de los mayores problemas de las cámaras digitales de objetivo intercambiable es la suciedad que acumula el sensor. Desde motas de polvo a pelos pasando por innumerables partículas de extraña procedencia, este caso fue objeto de estudio por Murphy, quien tras invertir una fortuna en limpiezas de sensor expuso este axioma: “Cuando se cuele un pelo en el sensor sin que te des cuenta, este deambulará por su superficie hasta detenerse en el lugar donde resulte más perjudicial para tus fotografías.”

Teorema del píxel muerto nocturno

ley de murphy
Foto: Óscar Sánchez Requena (Quesabesde)

Aunque últimamente la tecnología ha avanzado lo suficiente como para no considerarlos un problema grave, el hecho es que los píxeles muertos, esos fotosensores que dejan de funcionar al cabo de un tiempo, siguen ahí. Murphy descubrió que los píxeles suelen llevar mal la vida nocturna, y tras cientos de pruebas empíricas explicó al mundo su teorema del píxel muerto nocturno: “La aparición de píxeles muertos en tu cámara será directamente proporcional a tu afición por la fotografía nocturna.”

Ley de la tapa en la cara del jefe

ley de murphy
Foto: Óscar Sánchez Requena (Quesabesde)

Si nos gusta la fotografía, más temprano que tarde nos tocará hacer de fotógrafos en la empresa donde trabajemos, pues el hecho de salirle a esta más baratos que un fotógrafo profesional se ha convertido en un aliciente de gran calibre. Esa sesión fotográfica amateur puede ser incluso una oportunidad de ascender laboralmente si nuestro trabajo satisface al jefe en cuestión. Por eso Murphy, tras hacerse jefe y pedir a cientos de empleados que le fotografiasen, expuso al respecto una ley: “No importa lo disciplinado que seas con las tapas de tu cámara: el día que tengas que fotografiar a tu jefe tratarás de sacar la foto sin haber quitado antes la tapa del objetivo.”

Teoría de la caída en la superficie más dura

ley de murphy
Foto: Óscar Sánchez Requena (Quesabesde)

Por todos es conocido que el equipo fotográfico es terriblemente sensible. Sin embargo hay superficies como una colchoneta o el lomo de un peluche que son infinitamente más complacientes para nuestros chismes que el inquebrantable cemento. Murphy contrató durante años a toda una compañía de malabaristas para que hiciesen sus números sobre diferentes superficies, todo ello para formular su teoría de la caída en la superficie más dura: “Todo material fotográfico de valor se te caerá más tarde o más temprano. La hora la decidirá lo que tardes en salir del jardín y pasar al cemento.” Murphy añadió un corolario: “Si el objetivo es extrañamente resistente a los golpes, caerá dentro de un charco que cubrirá exactamente un centímetro más que su altura.”

Hipótesis de la no compatibilidad

ley de murphy
Foto: Óscar Sánchez Requena (Quesabesde)

Si hay algo puñetero en la fotografía es la dichosa exclusividad de cada marca a la hora de funcionar con sus ópticas y sus flashes, por no hablar de sus propias baterías. Murphy, muy atento a este aspecto, recorrió durante años diferentes concentraciones fotográficas hasta que formuló su hipótesis de la no compatibilidad: “No importa cuán común sea tu marca o la cantidad de gente que tengas alrededor. En caso de necesitar un flash, un objetivo o una batería, nadie que esté a tu alrededor dispuesto a prestártelos tendrá un flash, un objetivo o una batería compatibles con tu equipo.”

Especulación de la caducidad del Photoshop

ley de murphy
Foto: Óscar Sánchez Requena (Quesabesde)

Cuando compramos un ordenador nuevo, especialmente un portátil, no solemos tomarnos demasiado tiempo en configurarlo, y con tal de terminar lo más rápidamente posible tiramos de versiones de prueba de programas que -nos prometemos- ya sustituiremos por sus ediciones completas. Tras estudiar la compraventa de miles de ordenadores, Murphy sabe que eso no es cierto. Por esta razón formuló su especulación de la caducidad del Photoshop: “Descubriremos que nuestra versión de prueba de Adobe Photoshop ha expirado en el preciso instante en que tengamos una necesidad urgente de utilizarlo.”

Proposición del objetivo vendido imprescindible

ley de murphy
Foto: Óscar Sánchez Requena (Quesabesde)

Gracias a los foros de compraventa podemos deshacernos del material -cámaras y objetivos- que ya no necesitamos para que no acumule polvo en el armario. Bien lo sabía Murphy, que tras pasar cuatro años viviendo en uno de estos foros, promulgó su proposición del objetivo vendido imprescindible: “Irremediablemente, cuando vendas ese objetivo que lleva años sin ser usado en el fondo de tu mochila, te saldrá el trabajo de tu vida para el que, de forma imprescindible, necesitarás el objetivo que acabas de vender.”

Especulación de la cámara montada

ley de murphy
Foto: Óscar Sánchez Requena (Quesabesde)

Hay dos tipos de fotógrafos: los que llevan siempre la cámara montada y los que la llevan desmontada. Murphy, siempre muy atento a ese detalle, siguió a decenas de fotógrafos a lo largo de su vida hasta que pudo formular al respecto su especulación de la cámara montada: “El hecho de que lleves normalmente la cámara montada es irrelevante porque la foto de tu vida aparecerá el día que no la lleves montada y te la perderás.” Corolario: “Si eres de los que siempre lleva la cámara montada, el día que aparezca la foto de tu vida te habrás dejado la cámara en casa.”

Profecía del mejorismo del teléfono móvil

ley de murphy
Foto: Óscar Sánchez Requena (Quesabesde)

Que algunos teléfonos móviles están dotados de cámaras muy solventes es una realidad más que contrastada. Murphy siempre estuvo muy pendiente de este tema y de cómo los móviles han condicionado la fotografía actual. Por ello, tras una ardua investigación, postuló una de sus últimas leyes, la profecía del mejorismo del teléfono móvil: “No importa cuán buena sea tu cámara ni cuánto dinero hayas invertido en ella. Siempre habrá alguien que sacará mejores fotos que tú usando un teléfono móvil.”

Paradoja de la prueba

ley de murphy
Foto: Óscar Sánchez Requena (Quesabesde)

Hoy día es muy poco común tomar una fotografía sin hacer antes un par de pruebas. Es una de las grandes ventajas –o servilismos, según como se mire- de la fotografía digital. Uno puede fotografiar, comprobar si la medición, el enfoque y el encuadre son óptimos, y tomar entonces la fotografía con garantías. Murphy fue un gran estudioso de estas pruebas, invirtiendo muchas horas en analizar sus particularidades, y descubrió un fenómeno al que dedicó su paradoja de la prueba: “Siempre, sin importar ningún condicionante, las fotografías que mejor salen son las de prueba.” Murphy, no obstante, añadió una acotación: “En caso de que hayas tenido la necesidad de disparar sin hacer pruebas, la mejor foto estará irremediablemente desenfocada.”

Artículos relacionados (1)
26
Comentarios
Cargando comentarios