• 10 carretes que hay que probar antes de que desaparezcan
  • 10 fotoperiodistas que perdieron su vida trabajando
Nueve más uno

10 fotos históricas nada profesionales

10
20
NOV 2013

Aunque hoy día resulta complicado encontrar en la calle una persona sin una cámara encima, obviamente no siempre ha sido así. Grandes eventos de la historia moderna se quedaron sin un documento gráfico para la posteridad porque los fotoperiodistas no llegaron a tiempo o simplemente era imposible que estuvieran en el lugar. En Quesabesde hemos buceado en los libros de la historia más reciente para traer una decena de fotos que hoy son, precisamente, historia. Imágenes en las que el profesional de la fotografía no tuvo nada que ver. Casualidad, afición, destino. Da igual el motivo: alguien estaba en el momento justo en el lugar adecuado. Y con una cámara.

El monstruo más ilustre

Cuenta la leyenda que en 1934 un médico tomó la más famosa fotografía del siempre esquivo monstruo del lago Ness. La publicación de la imagen en el Daily Mail agitó el avispero de los amigos de lo desconocido y revolucionó el mito del plesiosauro escocés, que hasta aquel momento no era más que una leyenda. El mito jamás fue probado y queda como reclamo para turistas. La fotografía, por su parte, quedó desacreditada en 1994 al saberse que fue en realidad un empleado despechado del mencionado diario el autor del montaje.

Nagasaki

Buscando poner fin a la Segunda Guerra Mundial de un plumazo, Estados Unidos lanzó una segunda bomba atómica sobre Japón en 1945, concretamente el 9 de agosto y en la ciudad de Nagasaki, que acabaría causando la muerte a decenas de miles de personas (se estima que cerca de 80.000 fueron víctimas mortales de aquel ataque). Tras el lanzamiento y la posterior detonación, uno de los miembros de la tripulación de uno de los dos B-29 Superfortress que formaban parte del escuadrón de bombardeo tomó una fotografía que ya forma parte de la historia más triste de la humanidad.

Un salto gigante para la humanidad

luna

El 21 de julio de 1969 es un día para la historia. Se pronunció la frase “éste es un pequeño paso para el hombre, un salto gigante para la humanidad” y se dejó huella, literalmente, en la Luna. Y no fue Neil Armstrong, el primero en pisar el satélite, quien tomó una de las fotografías lunares más famosas. Erróneamente atribuida por algunas fuentes al de Ohio, fue en realidad el astronauta Buzz Aldrin quien, siguiendo el plan marcado en la misión, hizo una serie de fotos de la huella de su bota en suelo lunar.

Crueldad nazi

Poco conocida pero no por ello menos estremecedora es esta terrible fotografía de autor desconocido de un soldado perteneciente a la infame Einsatzgruppen a punto de ejecutar a un reo judío en 1941. Etiquetada en su reverso como “El último judío de Vinnitsa” (Ucrania), la imagen fue rescatada del álbum personal de un soldado nazi de estos temibles escuadrones de la muerte.

Últimos suspiros del dictador

franco
Foto: Cristóbal Martínez-Bordiú

"Eran necesarias para incluirlas en el historial clínico, y la categoría excepcional del personaje las exigía." Ésta fue la razón oficial esgrimida por el marqués de Villaverde, Cristóbal Martínez-Bordiú, para fotografiar el 18 de noviembre de 1975 al dictador Franco en su lecho de muerte, dentro de las paredes de lo que por aquel entonces se conocía como Ciudad Sanitaria La Paz. Las imágenes, que acabaron en una revista del corazón tras ser presuntamente robadas del despacho del doctor cuando éste fue expulsado de su puesto, mostraban a Franco intubado y sembrado de aparatos médicos para tratar de remediar el cúmulo de afecciones que le aquejaban.

Amerizaje en Manhattan

us airways
Foto: Janis Krums

El 15 de enero de 2009 un avión de US Airways sufrió un fallo de funcionamiento debido al choque contra una bandada de pájaros y el piloto optó por un amerizaje de emergencia -completado con éxito- en el río Hudson, en pleno Manhattan. Janis Krums, que viajaba en un ferry que se acercó al avión para auxiliar a los pasajeros, fotografió la escena con su móvil y subió la imagen a Twitter, convirtiéndose sin pretenderlo en el autor de una primicia gráfica que dio la vuelta al mundo.

La catástrofe del Concorde

concorde
Foto: Toshihiko Sato

Un caso similar pero con tratamiento diametralmente opuesto gira en torno a la fotografía tomada por Toshihiko Sato el 25 de julio del año 2000. Pasajero de otro vuelo que estaba en esos momentos en la pista, Sato tomó la impresionante instantánea del Concorde con un motor en llamas en el que, a la postre, sería el principio de un terrible accidente. Este hombre de negocios esperó al regreso de su viaje para revelar el carrete y ofrecer la imagen a los medios semanas después de la tragedia. Pese a que han pasado sólo 13 años, eran otros tiempos.

Saddam cazado

La operación Amanecer Rojo finalizó el 13 de diciembre de 2003 con la detención del antaño enemigo del mundo Saddam Hussein. A diferencia de lo que ocurriría años después con Bin Laden, de cuya captura y ejecución la imagen más representativa que nos ha quedado es la reacción del presidente Barack Obama y sus colaboradores siguiendo la operación desde la Casa Blanca, los soldados estadounidenses que apresaron al dictador iraquí no dudaron en fotografiarse con él como si fuera un trofeo de caza. Las imágenes, que coparon portadas e informativos, no sentaron nada bien en el Pentágono, desde donde se trató sin éxito de minimizar su difusión.

Tortura y vejación en Abu Ghraib

Unas fotografías en el trabajo nunca dieron tanto que hablar. Claro que el trabajo del soldado Charles A. Graner consistía en vigilar la cárcel de Abu Ghraib durante la invasión estadounidense de Iraq. Greene, junto a su pareja, fotografió a diferentes presos de guerra mientras éstos eran torturados, vejados y maltratados, algo que a estos militares les parecía -a juzgar por sus caras- bastante gracioso. En el Pentágono no hizo tanta gracia que la poca humanidad del ejército americano se pasease por las portadas de todo el mundo. Comprensible, pues este suceso hizo tambalear al departamento de Defensa norteamericano.

15-M

15-m
Foto: Jacobo Méndez

Fotógrafo aficionado, Jacobo Méndez también vio cómo una de sus imágenes adquiría una enorme difusión y llegaba a ser portada de El País para acabar convirtiéndose en un icono mundial de los indignados y el movimiento 15-M. La suerte de estar en el momento justo en el lugar adecuado –y su buen ojo fotográfico- fueron la mecha. Flickr y Twitter pusieron la pólvora que hacía falta para convertir una imagen más del 15-M en un fenómeno planetario.

10
Comentarios
Cargando comentarios