• 10 dispositivos a vigilar en este Mobile World Congress
  • 10 pioneros de la fotografía de arquitectura
Nueve más uno

10 fotos de desnudo que han hecho historia

25
Foto: Helmut Newton
17
MAR 2015

El desnudo es uno de los géneros más recurrentes entre los grandes fotógrafos. Usado en la moda, el arte o la fotografía más irónica por autores como Helmut Newton, Man Ray o Elliott Erwitt, el cuerpo desnudo -del hombre o la mujer- es protagonista de instantáneas que forman parte del imaginario colectivo del siglo XX. El erotismo, el amor, la sensualidad, el glamour, la naturaleza primitiva del ser humano y las emociones son algunos de los temas tratados en las fotografías de esta selección.

Tom Kelley

Foto: Tom Kelley

La historia de esta sesión comienza en 1948, con un pequeño accidente de coche en el que se vio involucrada la joven Marilyn Monroe, y con el fotógrafo Tom Kelley, que le dio a esta un billete de cinco dólares para gasolina y una tarjeta de visita. Meses después, el 27 de mayo del 49, la actriz se presentó en el estudio del fotógrafo: no le costó convencerla para posar desnuda. Mona Monroe -así firmó el contrato de cesión de derechos de imagen- cobró por aquella sesión 45 dólares más los cinco que iba a devolver.

Las imágenes durmieron en un cajón durante algún tiempo antes de ver la luz en un calendario que no tuvo mucho éxito y que ahora es pieza de coleccionista, así como en una entrevista en Life en el 52. Finalmente, Hugh Hefner se hizo con los negativos para que Marilyn se convirtiese en la primera chica Playboy de la historia. Los casi 54.000 ejemplares de aquel primer número se vendieron en menos de tres semanas. Era diciembre de 1953.

Con solo 22 años, Marilyn Monroe posó con sensualidad y soltura sobre un improvisado -y acertadísimo- fondo rojo de terciopelo. Con el tiempo, aquella foto -en realidad se trata de una serie de seis imágenes- ayudó a la malograda actriz a encumbrarse como el mito erótico por excelencia del siglo XX.

Spencer Tunick

Foto: Spencer Tunick

Es de sobras sabido que las fotografías de Spencer Tunick son el resultado de una enorme escenografía en la que el artista visual cuenta con la colaboración de varias personas -en ocasiones contadas por miles- para formar desnudos colectivos. Los participantes son voluntarios que reciben como recompensa una copia de la foto firmada por el autor.

En las fotografías del estadounidense la figura humana pierde interés frente al grupo y el individuo se disuelve como una simple célula dentro de la masa ingente, que se convierte en el verdadero lienzo de cada escena. La desnudez del ser humano frente al paisaje -generalmente urbano, pero en ocasiones también natural- le sirve como metáfora para enfrentar al ser primitivo con la sociedad actual y la naturaleza.

Para esta imagen, tomada en Barcelona en 2003, Tunick logró congregar a unas 4.500 personas (en Ciudad de México reunió 19.000 almas, su propio récord) que posaron para una corta serie desde el amanecer. Aunque sus fotografías urbanas multitudinarias son las más famosas (en Nueva York ha sido arrestado varias veces por montar estas performances), también ha trabajado en proyectos similares con grupos pequeños e incluso con una única persona.

Man Ray

Foto: Man Ray

Obra de Emmanuel Radnitzky, más conocido por su sobrenombre Man Ray, “El violín de Ingres” pasa por ser uno de los desnudos artísticos más destacados de la historia de la fotografía. El artista surrealista y dadaísta retrató la espalda desnuda de la actriz y modelo Kiki de Montparnasse en 1924 (y en muchas otras ocasiones), y luego añadió las dos aberturas de la caja de resonancia de un violín con tinta china, simulando el perfil del instrumento.

Con este desnudo Man Ray juega al doble sentido desde varias lecturas. Por una parte une la pasión de Ingres por el violín -instrumento del que el pintor era un virtuoso- y sus famosos desnudos, en los que abundan las espaldas. Por la otra, al añadir las referencias gráficas del violín, yuxtapone la sensualidad de las curvas de la sinuosa figura de la mujer –que fue su amante, por cierto- con las del violín.

Y ya de paso, el artista estadounidense rompe con la tradición cubista de representar los instrumentos de cuerda como protagonistas secundarios desprovistos de sensualidad y sin vida que tanto se dejaban ver en los bodegones.

Elliott Erwitt

Foto: Elliott Erwitt

El sentido del humor de Elliott Erwitt es una de sus marcas personales más destacadas, sobre todo en sus famosas fotografías de perros y cuando explota el género de la street photography. Si bien es cierto que el de Magnum nunca se ha prodigado precisamente como fotógrafo de desnudos, sí es verdad que en esas pocas escenas la ironía sigue siendo su leitmotiv.

Es el caso de esta lección de pintura, en la que Erwitt fotografía un grupo de estudiantes pintando una modelo… solo que es la retratada la única que va vestida. Más allá del doble juego y la sonrisa que la situación provoca, el desnudo plantea una especie de reivindicación nudista habida cuenta de la cotidianidad de la escena.

Annie Leibovitz

Foto: Annie Leibovitz

La historia de esta fotografía es una de las más trágicas del mundo de la música, pues es la última imagen con vida de John Lennon. El 8 de diciembre de 1980 Annie Leibovitz visitó al cantante y a su esposa Yoko Ono en su apartamento del edificio Dakota, frente al Central Park de Nueva York, con el encargo por parte de los editores de la revista Rolling Stone de retratar a Lennon solo.

Pero el componente de los Beatles insistió en que debían aparecer ambos, y Leibovitz llevaba en mente algo que pudiese relacionarse con la portada del disco “Double Fantasy” que el matrimonio había lanzado semanas antes. La fotógrafa pidió a la pareja que se desnudase, pero Yoko Ono se negó, así que finalmente apareció vestida mientras Lennon la abrazaba y la besaba cariñosamente. La escena está tomada con una Polaroid.

Horas después de capturar aquellas fotos, Lennon fue asesinado en Central Park, a escasos metros de su apartamento, por Mark David Chapman, un admirador suyo con problemas mentales. El 22 de diciembre la fotografía ilustraba la cubierta del prestigioso magacín musical, y en 2005 fue escogida por la American Society of Magazine Editors como la mejor portada de revista de los últimos 40 años.

Robert Mapplethorpe

Foto: Robert Mapplethorpe

La cantante Patti Smith es una de las figuras más importantes de la escena punk y rock internacional de todos los tiempos. Pese a su aspecto más bien andrógino, Robert Mapplethorpe casi siempre la retrató potenciando su lado más femenino. Mapplethorpe y Smith se conocieron en 1967, cuando la fotografía y la música aún no formaban parte de sus vidas, pero con el tiempo la cantante y poetisa se convertiría en la principal musa de sus retratos.

Ambos vivieron juntos en Nueva York en varios períodos, así que los retratos de Mapplethorpe son en gran medida una biografía visual de Smith que incluye etapas de antes y después de que ambos alcanzaran el éxito en sus respectivas carreras. Esta fotografía está tomada en 1976, en el loft del fotógrafo en Bond Street, un pasaje del Bowery de Manhattan donde vivían y trabajaban muchos artistas durante los años 70 y al que Smith se mudó ese mismo año.

En ella vemos a una Patti Smith desnuda, frágil, con la mirada triste y una postura recogida, como buscando protección, en una habitación vacía. La relación de profunda amistad que mantuvieron desde que se conocieron hasta la muerte del fotógrafo en 1989 es sin duda la clave de que este desnudo y otros retratos que tomó de ella sean los más representativos de la artista de Chicago.

Alfred Stieglitz

Foto: Alfred Stieglitz

La fotografía como arte y como medio de expresión le debe gran parte del estatus que alcanzó durante la primera mitad del siglo XX a Alfred Stieglitz. Nadie como él supo importar a Estados Unidos las vanguardias artísticas de origen europeo y potenciar en ese país el arte moderno no solo en el campo fotográfico, sino también en otras disciplinas. En este contexto conoció a la pintora Georgia O'Keeffe.

El interés mutuo que ambos se procesaron casi desde el principio tuvo un origen artístico y profesional, pero pronto alcanzó el plano sentimental. El fotógrafo y la pintora intercambiaron correspondencia subida de tono y se vieron tiempo antes de que él se divorciara. El amor que nació entre los dos artistas influyó notoriamente en muchos de los retratos que Stieglitz le hizo a O’Keeffe, entre ellos este desnudo que pasa por ser una de las fotografías más caras de la historia.

Stieglitz tomó esta fotografía y otras pertenecientes a la misma serie en 1918, cuando la pareja había alcanzado un alto grado de intimidad y pasión. Todo esto se refleja inevitablemente en esta toma, en que la sencillez de las líneas del torso y el pubis de O'Keeffe potencian el erotismo, la sensualidad y la sensación de deseo.

Helmut Newton

Foto: Helmut Newton

El nombre de Helmut Newton evoca inmediatamente esbeltas modelos desnudas sobre altos tacones ante un sencillo fondo blanco. También mujeres en actitud provocativa en lujosas habitaciones de hotel o en una calle de París. Sea como fuere, el denominador común de sus fotografías fueron siempre el glamour y el erotismo.

Todas estas escenas al servicio del que era su lema para con el género de la moda: “Una buena fotografía de moda debe parecer cualquier cosa menos una fotografía de moda.” Mediante el desnudo, este australiano nacido en Berlín elevó el género a la categoría de arte.

Esta es una de sus fotografías más clásicas: las cuatro modelos desnudas están iluminadas por una luz suave lateral, todas con zapatos de tacón, sin mirar a cámara y con aire de suficiencia, como quitándole importancia a la fotografía. Newton también fotografió a esas cuatro modelos en idéntica posición y con la misma iluminación, pero vestidas, con lo que refuerza la idea que, vestidas o desnudas, las cuatro son idénticas.

Herb Ritts

Foto: Herb Ritts

La iconografía pop de las décadas de los 80 y 90 no sería la misma sin la figura de Herb Ritts, que retrató a actrices, actores, cantantes y modelos de la talla de Nicole Kidman, Jack Nicholson, Madonna, Michael Jackson, Cindy Crawford o Naomi Campbell. También desarrolló una carrera como fotógrafo de moda en la que el desnudo, tanto femenino como masculino, toma una gran importancia.

El estilo del californiano se caracteriza por el uso de líneas limpias y sencillas que definen zonas de luz y sombra, por el empleo de la clave alta y la integración de sus modelos en ambientes naturales desérticos o en el mar, y por adoptar los cánones de belleza masculina de las esculturas de la Grecia clásica (aunque evitando mostrar sus genitales).

Ritts, que fotografió a esta modelo desnuda sosteniendo una planta rodadora por encima de su cabeza en 1986, utiliza la similitud del cuerpo esbelto de una mujer con el tronco de un árbol y une dos objetos para construir uno que en realidad no aparece en la escena. En cierta manera recuerda a las asociaciones de ideas de Chema Madoz. Pese a la aparente confusión de la enmarañada mata de vegetación y su sombra sobre el cuerpo de la mujer, el estilo minimalista de Ritts es patente.

Edward Weston

Foto: Edward Weston

La obra de Edward Weston es una de las más diversas y prolíficas de la historia de la fotografía; no en vano es uno de los autores más influyentes de la primera mitad del siglo XX. Entre las imágenes más destacadas del norteamericano destacan algunas naturalezas muertas, paisajes, retratos y también desnudos.

En esta fotografía la postura de la mujer -de recogimiento e introspección, sin mostrar el rostro-, su piel desnuda y la dureza de la luz que baña la escena resaltan la sensación de tristeza y fragilidad.

La imagen, tomada en 1936, pertenece a una serie de desnudos que se encuentran entre los más famosos de Weston. En esta serie y otras de desnudos el fotógrafo oculta la cara de la modelo, que adopta posiciones contorneadas y forzadas dando importancia al volumen y a las líneas del cuerpo. Muchas de estas fotografías guardan una estrecha similitud con las series de caracolas y pimientos que fotografió en 1927 y 1930, respectivamente.

25
Comentarios
Cargando comentarios