• 10 consejos para usar mejor la cámara de nuestro móvil
  • 10 grandes fotógrafos españoles de naturaleza
Nueve más uno

10 grandes fotógrafos perrunos

3
Foto: Elliott Erwitt
26
ENE 2016

Son muchos los autores que han apuntado con su cámara al animal doméstico por excelencia (que nos disculpen los amantes de los gatos), pero no son tantos los que han conseguido hacerlo con maestría. Las icónicas y divertidas escenas de Elliott Erwitt, la armonía cotidiana de los paisajes de Pentti Sammallahti y los inquietos retratos de perros encerrados en coches con una cuidada escenografía de Martin Usborne son buenos ejemplos de ello. He aquí una mirada amplia a varios trabajos fotográficos en que los perros son los protagonistas de la historia.

Matt Stuart

Foto: Matt Stuart

Es uno de los street photographers más en boga y acaba de publicar el libro “All That Life Can Afford”, cargado de ese sentido del humor suyo tan británico. Nuestros amigos de cuatro patas suelen ser un filón para el género, así que Matt Stuart no iba a ser la excepción.

Aunque ha afirmado que “son bastante fáciles de fotografiar” y que no le interesan mucho, lo cierto es que sus imágenes de perros resumen muy bien su forma de entender la fotografía: el oportunismo, la capacidad de establecer relaciones entre el sujeto y su entorno y la ironía.

Elliott Erwitt

Foto: Elliott Erwitt

Además de ser un clásico de la fotografía callejera y uno de los pesos pesados de Magnum Photos, Elliott Erwitt es con toda seguridad el autor más destacado de cuantos han apuntado con su cámara al mejor amigo del hombre. Sus fotografías, que cubren desde el glamur hasta la cotidianidad más ordinaria, siempre dignifican a estos animales sin caer en la personificación ni dejar de lado la ironía.

El bulldog que parece suplantar a un hombre sentado en unas escaleras, el pequeño chihuahua embutido en un jersey a los pies de su dueña y de otro perro de mayor tamaño y el ejemplar de lulú alzado sobre dos patas en un concurso de belleza son otras de las fotos caninas de Erwitt que ya forman parte del imaginario colectivo.

Seth Casteel

Foto: Seth Casteel

En 2012 se publicaba “Underwater Dogs”, un aplaudido libro de fotografía subacuática donde los protagonistas no eran peces sino perros. Las imágenes de Seth Casteel corrieron como la pólvora, y por un tiempo fueron las series de cánidos más compartidas en las redes sociales. Casteel llevaba años fotografiando mascotas cuando en una sesión un inquieto cavalier king charles spaniel le dio por lanzarse una y otra vez a la piscina.

De ahí le surgió la idea al autor. Equipado con una cámara con carcasa sumergible, esperaba la zambullida de los perros que perseguían las pelotas que les lanzaban sus dueños. Pese a ser el animal domesticado por excelencia, el instinto de cazador hizo el resto. El resultado es un puñado de imágenes divertidas y originales que hacen las delicias de los amantes de los cánidos.

Pentti Sammallahti

Foto: Pentti Sammallahti

No es que Pentti Sammallahti pueda considerarse un fotógrafo de perros, pero sí es cierto que en un buen número de sus incontables escenas de vida cotidiana, naturaleza y viaje estos juegan un papel importante. Lo curioso -y maravilloso- de estas escenas protagonizadas por canes muchas veces de aspecto callejero es que siempre aparecen colocados en el lugar adecuado de la imagen, sin desentonar un ápice en sus pulcras composiciones.

La pericia del finlandés con los perros que encuentra por la calle es comparable a la de Erwitt. En sus fotografías se adivina el instinto del observador nato, del buen conocedor del animal. Sin obviar ese don para la composición al alcance de muy pocos.

Bego Antón

Foto: Bego Antón

A la fotógrafa documental Bego Antón le interesan temas poco corrientes. Dentro de esa descripción encajan sus trabajos con animales como “Butterfly Days” o “Ugly Mugly”, en los que profundiza sobre sus respectivas relaciones con los humanos. Mugly, protagonista del segundo trabajo mencionado, es un crestado chino que en 2012 se hizo con el dudoso mérito de ser considerado el perro más feo del mundo.

La bilbaína pasó un tiempo con Mugly y su dueña Bev fotografiando la vida casi de estrella del cánido, que ha participado en varios concursos de disfraces y ha posado ante la cámara tantas veces que “es el perro ideal para hacerle fotos porque si se lo pides, se queda congelado”. A través de sus dos protagonistas, Antón indaga en la mutabilidad del concepto de belleza cuando existe una relación de amor o cariño.

Martin Usborne

Foto: Martin Usborne

La relación del artista y fotógrafo documental Martin Usborne con los amigos de cuatro patas es personal y viene de lejos. El británico ha sentido siempre interés por ellos, y hasta la fecha ha publicado tres libros protagonizados por perros: “My Name Is Moose: Modern Life Through A Dog’s Eyes”, “The Silence Of Dogs In Cars” y “Where Hunting Dogs Rest”.

El primero es una especie de diario de Moose, un schnauzer que protagoniza una divertida relación con los humanos y el mundo que le rodea. “The Silence Of Dogs In Cars” es un trabajo metafórico y mucho más oscuro donde Usborne aborda simultáneamente los miedos humanos silenciados y el control sobre los perros que de alguna manera también son silenciados. Encerrados en un coche -como le ocurrió al autor de pequeño mientras esperaba a sus padres-, los perros reaccionan con tristeza, enfado, ansiedad o resignación.

“Where Hunting Dogs Rest” es a la vez una crítica al abandono de los galgos en la península ibérica, un homenaje a las asociaciones que los rescatan y un intento por dignificar al animal, que durante la época de los Austria fue un símbolo de nobleza en España.

Daniel Naudé

Foto: Daniel Naudé

El artista y fotógrafo Daniel Naudé publicó en 2012 el libro “Animal Farm”, una colección de medio centenar de imágenes de animales a los que retrató durante cinco años en su Sudáfrica natal. Muchos de estos animales son perros africanis, una de las últimas razas salvajes, llegada al sur del continente desde las fértiles tierras del Nilo y descendientes directos del cánido venerado en el Egipto de los faraones.

Naudé comenzó a fotografiar estos perros de gran tamaño tras un fugaz encuentro en una carretera de la meseta del Karoo. A partir de ahí comenzó una serie fotográfica en la que cada retrato iba precedido de un encuentro para ganarse pacientemente la confianza del animal y encontrar reacciones singulares en cada caso. Asustadizos la mayoría, en sus retratos algunos se muestran indiferentes, otros afables e incluso se adivina alguna mirada curiosa. La armonía con el territorio es una constante de esta raza en la que no han intervenido cruces de criadores.

João Alvarez

Foto: João Alvarez

Que los perros son el mejor amigo del hombre es una frase tan manida como cierta. Y es que tras siglos de domesticación, el cariño y la compañía que ofrecen pueden ser incluso terapéuticos. Con esta idea en la cabeza, el fotógrafo brasileño João Alvarez realizó un proyecto durante medio año con la Fundación Bocalán, que adiestra perros para las terapias.

Alvarez trabajó con la perrita Blanca y el joven Xavi, con problemas de motricidad; con Joseph, que vendía cupones y era asistido por Carlota, y con un grupo de personas con discapacidad mental que aprendían a cuidar de sus perros. Las fotografías son un ejemplo del cariño recíproco entre los perros y las personas con necesidad de ayuda y muestran la eficacia de trabajar con animales terapéuticos.

Amanda Jones

Foto: Amanda Jones

Dos fotografías de Lilly, la perrita tejonera de pelo largo de Amanda Jones, la primera de cuando contaba ocho meses y la segunda ya con 15 años, motivaron a la fotógrafa de animales de Massachusetts a publicar su trabajo documental de larga duración. Así vio la luz el libro “Dog Years” en verano del año pasado.

Jones reúne 30 dípticos de perros fotografiados en su juventud y ya mayores, con lapsos que van entre los cinco y los 15 años. Retratados con el mismo fondo, la misma luz y la misma pose -en la medida de lo posible-, estos pequeños han visto pasar la vida de sus compañeros humanos en todas sus acepciones, para lo bueno y lo malo. La mirada cristalina y directa en edad de cachorro y ya de perro viejo no parecen cambiar un ápice y son el punto fuerte de este enternecedor proyecto.

Miquel Arnal

Foto: Miquel Arnal

La carrera de Miquel Arnal pasa por ser una de las más reconocidas en España dentro del mundo de la imagen publicitaria, al que pertenece esta toma. Sin ser fotógrafo de perros, retrató este ejemplar para ilustrar la campaña publicitaria contra el abandono de canes más exitosa de Purina y una de las fotografías más celebradas que se recuerdan en España en el ámbito de la publicidad.

Tras una serie de reuniones -y alguna discusión- con la prestigiosa agencia Bassat y de tomar la iniciativa en cuanto al aspecto que debían tener el perro, el escenario donde había que retratarlo y las sensaciones que debía retransmitir la fotografía para ajustarse a la intencionalidad de la campaña, el acierto de Arnal fue absoluto. Este gran mastín español de mirada triste en mitad de una carretera desierta en los Monegros con una atmósfera fría tocó la fibra de muchos espectadores.

Nota

Como siempre ocurre en estos recopilatorios, no están todos los que son pero sí son todos los que están. Algunos autores han quedado quizás inmerecidamente fuera, como Toni Anzenberger y su perro Pecorino, que le acompañaba en sus viajes y protagonizó muchas de sus fotos, o el divertido proyecto de Rafael Mantesso y su bull terrier, con sencillos dibujos sobre un fondo blanco. Tampoco nos olvidamos de los conmovedores y humanizados retratos de Paola de Grenet.

Artículos relacionados (2)
Con texto fotográfico
Seth Casteel
09 / ENE 2014
3
Comentarios
Cargando comentarios