• Los 10 objetivos ultra angulares más recomendables para tu cámara SLR
  • 10 consejos básicos para elegir una cámara fotográfica
Nueve más uno

10 cosas que deberías saber antes de comprarte una cámara fotográfica (o cualquier otro gadget)

 
2
DIC 2010

La Navidad es una de las temporadas estrella para comprar o regalar material fotográfico. Una tarea compleja si tenemos en cuenta que se trata de elegir una -y sólo una- cámara entre los centenares de opciones que lucen palmito en el escaparate. Por eso nunca están de más unos cuantos consejos generales, aunque la mayoría podrían ser aplicables a casi cualquier compra tecnológica. Tampoco es que todo el mundo pretenda engañarnos, pero cierta dosis de escepticismo y alguna que otra aclaración sobre cómo funcionan las cosas en este sector pueden ser de ayuda.

Ni caso a los premios

Los galardones que ciertas asociaciones y medios -proclives a recomendar aquello que no han probado- conceden a determinados modelos no deberían ser un argumento a la hora de decantarse por una cámara. Tampoco es que premien a las peores para despistar, pero simplemente se trata de una herramienta de marketing diseñada más bien para agradar a las compañías que para ayudar al consumidor.




Los catálogos, con pinzas

Que una cámara aparezca en portada de ese colorido catálogo que han dejado esta mañana en tu buzón no significa que sea ni una buena opción ni una ganga. Aunque siempre hay ofertas interesantes, ten en cuenta que los fabricantes pagan mucho dinero -mucho- a los comercios para figurar en una buena posición en esos catálogos. Y exactamente lo mismo ocurre con la colocación dentro de la tienda o en el escaparate, así que no debemos dejarnos llevar por la primera impresión.




¿Cámaras a 99 euros y con 25 cupones?

Los quioscos se han convertido en una especie de bazares en los que también hay espacio para cámaras de fotos de "regalo". Presentadas normalmente como grandes chollos, en la mayoría de los casos los modelos que se ofrecen junto a los periódicos tras coleccionar unos cuantos cupones son muy básicos y su precio no suele ser ninguna ganga. Por 99 euros es difícil encontrar ninguna maravilla, y en cualquier caso este tipo de promociones no son el mejor lugar para dar con ellas.




Lo último, un vicio caro

Igual que pasa en el mundo de la informática o de la moda, estar a la última es complicado y caro cuando hablamos de cámaras. Por mucho que los precios se hayan moderado, ser los primeros en hacerse con un modelo implica pagar algunos euros más que dentro de un mes. En lugar de buscar un modelo nuevo y sospechosamente barato (menos de 100 euros), mejor rebuscar entre los descatalogados de la temporada anterior.




Caducidad relativa

Es duro, pero cuanto antes lo asumamos, mejor: da igual lo novedosa y cara que sea la cámara que estemos buscando, que dentro de seis meses seguramente ya habrá en el mercado algo mejor, o al menos con nuevas prestaciones. Querer tener lo último es un vicio caro en un mercado empeñado en que la tecnología caduca demasiado pronto cuando, en realidad, la cámara que hoy nos da buenos resultados seguirá haciéndolo exactamente igual dentro de un año.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Opinar es gratis

Pocas cosas son más fáciles que montar un blog y comenzar a sermonear sobre, por ejemplo, fotografía. Cualquiera pude hacerlo, incluso un servidor. Internet está repleto de información útil a la hora de orientarnos para elegir una cámara, pero siempre que apliquemos un buen filtro. A poco que uno haya navegado seguro que conoce más de un sitio de esos en los que se habla de cámaras que ni siquiera han visto de lejos o en los que las manías o amores personales hacia una firma en concreto pesan demasiado. Cuidado con ellos.




A la tienda, con los deberes hechos

Generalizar, como siempre, está feo. Todos conocemos comercios de confianza en los que se hacen las cosas bien y otros en los que tratan de colar lo que sea. Pensando en estos últimos, ensayemos nuestro mirada más incrédula cuando nos digan que no tienen el modelo que estamos buscando pero que, casualmente, tienen otro mucho más recomendable. Siempre es bueno dejarse aconsejar, pero si has hecho los deberes antes de ir a la tienda y vas con una decisión tomada, no te dejes liar a última hora.




Amor y odio a partes iguales

La mejor forma para hacerse una idea precisa de las prestaciones y el rendimiento de una cámara es combinar las pruebas profesionales con las opiniones de los dueños de ese modelo en concreto. Con esta última parte suele pasar algo curioso: la misma cámara que para unos es el mejor invento sobre la Tierra para otros es una auténtica estafa. Que no cunda el pánico: paciencia y un poco de lectura entre líneas nos ayudarán a sacar algo en claro.




Parecidos razonables

No es que te estés volviendo loco después de llevar un par de semanas buscando una cámara... en realidad, los parecidos entre muchas de ellas son enormes. Así que no les demos a los detalles más importancia de la que tienen -una pantalla con 0,1 pulgadas más no nos salvará la vida- y en caso de empate final entre dos modelos casi gemelos, lo mejor es tener las cámaras entre las manos y descubrir con cuál nos sentimos más cómodos. La buena noticia es que el 90% de ellas cubrirán las expectativas de la mayoría, así que las posibilidades de acertar son muchas.




La cámara perfecta no está inventada

Si tuviera ese modelo carísimo o esa óptica tan especial, haría mejores fotos. Todos hemos pensado alguna vez eso a sabiendas de que no siempre es cierto. Sea cual sea el modelo por el que nos hemos decidido, seguro que no es perfecto. La cámara ideal aún no se ha inventado, así que la idea es sacarle partido a la que tenemos, aprender a usar todas sus funciones -leerse las instrucciones puede ser un buen primer paso- y, sobre todo, salir ahí fuera a sacar fotos.
Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar