• Los 10 objetivos todoterreno más recomendables para tu cámara
  • Las 10 fotos más caras de la historia
Nueve más uno

10 consejos para mejorar tus fotos con el móvil

 
12
MAY 2010

A expensas de los resultados que pueda ofrecer el Nokia N8 estos próximos meses, hoy día sale más a cuenta gastarse unos 80 ó 90 euros en una compacta sencilla que confiar nuestras instantáneas al móvil mejor dotado (fotográficamente hablando). Pero lo cierto es que el móvil tiene una ventaja única e impagable: rara es la vez que no lo llevamos en el bolsillo, con lo que tarde o temprano y por pura estadística se acaba convirtiendo en nuestra cámara personal. Es para esos momentos que los siguientes 10 consejos, ilustrados con "iphonegrafías" del fotógrafo David de Haro, pueden ser de gran ayuda.

Evita el zoom (digital) todo lo posible

A no ser que seas el afortunado poseedor de uno de los escasos modelos de móvil con zoom óptico, lo mejor es acercarse uno mismo al objeto a retratar. El zoom digital es en realidad un "falso zoom", no muy distinto a la lupa de cualquier visor de imágenes para el ordenador, con toda la pixelación que ello supone. Si no hay más remedio que usarlo para conseguir el encuadre deseado, no esperes grandes resultados.

De Haro: "Me hubiese gustado captar el detalle de un árbol con el cielo al fondo, pero al hacer la foto sin zoom y ser el objetivo angular cambié de idea. Hay que adaptarse al móvil y entender que no es un equipo réflex. Eso nos obliga a pensar y hacer mejores fotos." | Foto: David de Haro

Ésta es una regla a tener especialmente en cuenta en móviles con sensores de 8 ó 12 megapíxeles. A la hora de la verdad, resulta que en terminales con 3 ó 5 millones de puntos las ampliaciones digitales no suelen ser tan traumáticas. Una paradoja que es consecuencia directa de la manía de los fabricantes por proporcionar cada vez más resolución sin aumentar a la par el tamaño del sensor de imagen.

Distancias medias

Hay que acercarse físicamente al objeto todo lo posible, pero hasta cierto punto. Contando con la colaboración de la luz natural, hay móviles que logran un macro bastante decente (algunos cuentan con modos de escena a menudo identificados como "primer plano" o "detalle", otros pueden disparar en automático a distancias relativamente cortas). Pero en líneas generales, las ópticas de este tipo de cámaras consiguen mayor detallismo en distancias intermedias.

De Haro: "Utilicé el cable de las bombillas para restarle protagonismo al típico 'skyline' de Londres y darle un toque personal a la foto. De no haberlo hecho así, la escasa calidad fotográfica del teléfono me habría dado como resultado una mala imagen." | Foto: David de Haro

Tampoco es cuestión de renunciar a fotos paisajísticas o vistas panorámicas. Pero en este tipo de tomas podemos probar a incluir en el encuadre algún objeto o sujeto más cercano. La fachada de un monumento, el mar fundiéndose con la línea del horizonte, una gran extensión vegetal... son elementos que, cuando usamos la cámara del móvil, suelen resultar más útiles si los usamos como fondo de la acción principal.

Cuidado con el flash... sobre todo si no es de xenón

Este último no es tan difícil de encontrar como el zoom óptico, aunque tampoco está muy extendido en los móviles. Los fabricantes suelen preferir el menor consumo de las soluciones LED. Y lo cierto es que un flash LED dual no tiene mucho que envidiarle al xenón en lo que a potencia de disparo se refiere. El problema está en las manchas, el ruido y las tonalidades antinaturales que crea el LED, especialmente cuando fotografiamos en bajas condiciones de luminosidad.

De Haro: "Me gustó el ambiente que había en el bar, y en eso me centré. Aproveché las luces de color reflejadas en los carteles, que muestran el tipo de música que allí se escucha, e introduje la figura humana en forma de silueta." | Foto: David de Haro

Si tu móvil no tiene flash de xenón, ni siquiera intentes retratar objetos muy cercanos en el interior -por ejemplo- de una discoteca penumbrosa. Retrocede unos pasos, o mejor aún, haz fotos lo más cerca posible de las fuentes de luz que encuentres en el local, como las que suele haber en la barra. Y aun así, es posible que en muchas ocasiones te salga más a cuento desactivar el flash.

De Haro: "Quería retratar a las amigas con las que estaba en el bar, y tuve que olvidarme de la calidad y la definición de la imagen y esforzarme en plasmar la acción." | Foto: David de Haro

La luz natural es tu mejor aliada

Si muchas compactas tienen problemas para fotografiar por la noche o en interiores, ¿qué podemos esperar de las pobres ópticas que suelen incorporar las cámaras de los móviles? En interiores, abre ventanas, cortinas y visillos antes que recurrir a la iluminación artificial. En exteriores, aprovecha las horas diurnas, tomando siempre la precaución de que la luz del sol no te llegue directamente de frente ni de espaldas. En esos días de agosto en los que el astro rey está especialmente presente, tampoco es mala idea cobijarse en la sombra para tomar alguna foto.

De Haro: "La combinación de luz natural y una buena modelo suele ser sinónimo de éxito fotográfico, incluso si la toma está hecha con un móvil. Toda la familia de Arene tiene su copia de 15 x 20 en papel de esta recién llegada." | Foto: David de Haro

Entretente con los controles manuales... aunque no haya muchos

Y no nos referimos sólo a elegir la resolución más alta que ofrezca el terminal o seleccionar modos de escena predeterminados. Investiga también las opciones del equipo en cuestiones como el balance de blancos, la sensibilidad o la exposición (sobre todo esta última). Muchos móviles ni siquiera contemplan estos puntos, pero siempre hay honrosas excepciones.

De Haro: "El iPhone es totalmente automático, pero si sabes cómo funciona puedes sacarle provecho. Consciente de que en el interior del hotel su cámara tiende a abrir el diafragma, sabía que al salir a la calle el fondo aparecería 'quemado' y la sensación de movimiento quedaría reflejada en la toma mientras el portero me daba los buenos días." | Foto: David de Haro

Uno no pierde nada por curiosear entre los menús y probar algunas modificaciones. En el peor de los casos, acabaremos por disparar siempre en automático. Pero también es posible que, probando y probando, demos con una combinación de factores que nos funcione bien, por ejemplo, al hacer fotos nocturnas. Si lo conseguimos, puede que seamos capaces de aplicar también el siguiente consejo.

Crea tus propios modos de escena

Al investigar los controles manuales, podemos encontrarnos con que el móvil no sólo nos permita elegir modos de escena predeterminados, sino crear los nuestros propios. Esto sólo suele encontrarse en los modelos más avanzados, pero si está disponible hay que aprovecharlo. Siguiendo el ejemplo del párrafo anterior, podríamos guardar toda esa combinación de factores en un modo de escena personalizado, para usarlo rápidamente cuando sea necesario.

De Haro: "Uso el iPhone 3GS y utilizo el punto de enfoque como sistema de medición puntual también. Esto me sirve para controlar la exposición en cierta medida." | Foto: David de Haro

Lástima que, en la gran mayoría de móviles con esta opción, sólo se nos permita guardar un único modo de escena personalizado. Ante esta situación, lo más útil es reservar este único espacio para esas fotos en las que el móvil, ya sea en automático o recurriendo a los modos de escena predeterminados, dé menos la talla.

Los efectos, ¿a priori o a posteriori?

Usar los efectos que suelen traer las cámaras de los móviles supone, en la gran mayoría de los casos, malgastar disparos. No es que a uno le vayan a poner una multa por tomar una foto usando un filtro sepia o de colores invertidos, pero hay que admitir que los resultados son, en general, algo lamentables. Ahora bien, tiendas de aplicaciones como la App Store y Android Market están contribuyendo -y mucho- a cambiar la situación.

Si nuestro teléfono tiene acceso a alguna de estas dos fuentes, podemos encontrar aplicaciones fotográficas muy interesantes: efectos lomográficos, desaturación completa o parcial de la imagen, filtros artísticos, visión nocturna... e incluso algunas que nos permiten jugar con la profundidad de campo. Realmente merece la pena probarlas, aunque por supuesto también encontraremos algunas que no aportan gran cosa a nuestras fotos (o que incluso las destrozan por completo).

De Haro: "Casi todas mis fotos están retocadas y editadas siempre en el mismo móvil. Mis aplicaciones favoritas son TiltShift Generator y Photosop.com Mobile, aunque hay muchísimas más." | Foto: David de Haro

Los más ortodoxos preferirán tomar siempre las fotos "al natural", para editarlas luego sentados tranquilamente delante del ordenador (o sobre la misma pantalla del móvil, gracias a esos mini-editores que cada vez brindan más posibilidades). Ambas posturas son completamente respetables, así que sólo podemos aconsejaros que uséis el sentido común: no renuncies a explorar nuevos recursos expresivos, pero tampoco eches a perder una toma que ya de por sí es buena por culpa de un efecto demasiado excéntrico.

Cambia el punto de vista

De todas las fotos que hacemos con el móvil, ¿qué porcentaje representan las tomadas siempre de forma frontal, a la altura de los ojos y con un solo objeto o acción principal? Aunque no podamos hacer muchas virguerías, no está de más probar picados y contrapicados, bajar o subir el punto de vista o meter en un solo encuadre a objetos y personas que se encuentren a distintas distancias del objetivo. En definitiva, acuérdate de que estás usando una cámara, aunque sea mucho más limitada que la que reservas para las ocasiones especiales.

De Haro: "Hay que cambiar de punto de vista no sólo con un móvil, sino con cualquier cámara. Además, las reducidas dimensiones de estos dispositivos y la posibilidad de disparar dando un toque en la pantalla te abre las puertas a nuevas formas de trabajo que una cámara convencional no te permitiría." | Foto: David de Haro

Sostén el móvil como si fuese una cámara

Cuando hacemos una foto con el móvil, muchas veces lo agarramos de cualquier forma, sobre todo cuando se trata de modelos de diseño algo difícil, como un "slider", del que no se puede usar la cámara sin desplegar el teclado, o un teléfono táctil con un disparador virtual en pantalla. Sea como fuere, siempre hay que intentar sostener el equipo como si fuese una cámara compacta, es decir, agarrándolo firmemente con ambas manos y con los brazos flexionados en ángulo recto.

De Haro: "Sujeto el móvil de muchas maneras; todo depende de la foto que esté haciendo. Lo que nunca olvido es que hay que intentar utilizar el cuerpo y los brazos de forma conjuntada para absorber todas las vibraciones posibles." | Foto: David de Haro

Y por supuesto, buen pulso. Puede parecer una tontería, pero aplicando estas normas nos podemos ahorrar muchas fotos borrosas. Y es que no todos los móviles cuentan con estabilizador de imagen, y su proceso de autoenfoque suele ser bastante más lento que lo habitual en cualquier compacta del montón.

Aprovecha la cámara para todo lo que ofrezca tu móvil

Haces una foto con el móvil. La miras en la pantalla y puede que no estés del todo conforme con su calidad. Pero inmediatamente después la puedes usar como fondo o como imagen para la ficha de algún contacto. Con un poco de suerte, la podrás enviar por e-mail o subirla a Flickr, geoetiquetada si hace falta. Por no hablar de las opciones de retoque y edición que comentábamos de pasada más arriba.

De Haro: "Empecé en esto de la 'iphonegrafía' utilizando la cámara del teléfono como libreta de apuntes gráficos de las fotos que haría en un futuro. Al final ya hacía las imágenes directamente con el móvil. Claro que a veces echo en falta más calidad, como en esta foto realizada en Londres, de la que no me habría importado hacer una copia de gran formato." | Foto: David de Haro
Lo comentaba Iker Morán en su columna "Contando píxeles" hace unos días: "A la hora de la verdad, lo que triunfa es disponer de 500 aplicaciones para convertir nuestro móvil en una Polaroid digital". Con el añadido (o agravante, según se mire) de que casi nadie tenía su Polaroid al alcance de la mano durante las 24 horas del día. Dos grandes puntos a favor del móvil que, por el momento, son muy difíciles de encontrar en el mundo de las compactas.
Fuentes y más información
Artículos relacionados (3)
Prueba de producto
23 / NOV 2010
Prueba de producto
13 / OCT 2010
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar