• Guía veraniega para no convertirte en "el pesado de la cámara"
  • Las 10 novedades más destacadas de Photokina 2016
Nueve más uno
Apple iPhone 7

Las 10 claves de la cámara de los nuevos iPhone 7

22
8
SEP 2016

La llegada de una nueva generación del iPhone es siempre una gran noticia tecnológica. Pero desde hace ya muchos años, también los aficionados a la fotografía siguen con atención estas novedades. La cámara no solo se ha convertido en uno de los mejores argumentos de los smartphones de Apple y del resto de compañías, sino que los teléfonos forman ya parte del escaparate fotográfico habitual. Si la compañía de Cupertino usa precisamente las fotografías realizadas con sus terminales como reclamo publicitario, por algo será.

Anunciados ayer mismo, los nuevos iPhone 7 vuelven a poner especial atención en su cámara. O cámaras en plural, si hablamos de la versión Plus, que por primera vez en esta saga apuesta por un doble sistema de cámara. Así que, con el permiso del desaparecido conector de audio para los auriculares –un hito llamado a ser recordado igual que la eliminación del disquete o del CD-, vamos a centrarnos en las novedades y claves fotográficas de esta nueva generación.

12 megapíxeles

Se llegó a especular con un sensor de 23 millones de puntos, pero finalmente Apple ha optado –como siempre- por la moderación en lo que a resolución de la cámara se refiere. De hecho, el iPhone 7 mantiene la docena de megapíxeles que ya lucía la generación anterior y que nos sigue parecido una cifra muy adecuada. ¿De qué sirve embutir más megapíxeles en un sensor pequeño como hacen otras firmas? Por cierto, la cámara frontal se salta esta norma, pasando de 5 a 7 megapíxeles para ofrecer unos selfies de mayor resolución.

CMOS de 1/2,66 pulgadas

apple iphone 7
Apple iPhone 7

Porque sí: el sensor que emplea el iPhone 7 sigue siendo pequeño. Concretamente se habla de 1/2,66 pulgadas –tampoco es un dato que aparezca en muchos lugares-, lo cual permite hacer dos interpretaciones: quienes quieran ver el vaso medio lleno apuntarán que es algo mayor que en la generación anterior (1/3 de pulgada) y que el del Galaxy S7 de Samsung (1/2,7), pero los pesimistas señalarán que sigue siendo demasiado pequeño como para que el rendimiento a altas sensibilidades o el rango dinámico sean equiparables a los de una cámara de gama media.

28 y 56 mm

Si hasta ahora el estabilizador de imagen y el tamaño de pantalla era el gran argumento para justificar el salto a la versión Plus, con el iPhone 7 la cosa cambia. Y es que la esperada doble cámara se convierte en la prestación estrella de este modelo. Así, el iPhone 7 llega con una óptica equivalente a un 28 mm f1.8, mientras que el Plus suma un segundo objetivo (y sensor, claro) con un 56 mm f2.8.

Una combinación que, además del interesante aumento de la luminosidad en el angular (el iPhone 6S se conformaba con un f2.2), acerca a esta generación una especie de zoom óptico de 2x. Es decir, el teléfono ofrece un interesante angular y una focal de 56 milímetros perfecta para los retratos. Sin duda una combinación que suena de lo más sugerente para los fotógrafos. A partir de esos 56 milímetros se dispone de un zoom digital de hasta 10x que, aunque degradará la calidad de imagen, al partir de una focal mayor cabe suponer que aguantará algo mejor.

Bokeh

Pero no es zoom lo único que ofrece esta doble cámara del iPhone 7 Plus, sino también la posibilidad de jugar con la profundidad de campo. Algo que ya se ha implementado en otros teléfonos y que ahora Apple pone en marcha con unos resultados que -a primera vista- parecen cuando menos aparentes. Como siempre, habrá que ver qué utilidad real tiene en el día a día o si se trata de la típica prestación que se usa mucho al principio pero aburre pronto. Sea como sea, de entrada el modo retrato que incluye el teléfono ya aplica de serie este efecto de desenfoque del fondo.

RAW

Otra de las novedades más esperadas es la posibilidad de grabar las imágenes en RAW. Tampoco es ninguna noticia a estas alturas en el escaparate de móviles, pero sí se trata de una primicia para los de Apple, que podrán almacenar los archivos en el formato DNG de Adobe. Se trata de una novedad vinculada a iOS 10, así que habrá que ver si también es retroactiva con modelos anteriores en los que se instale este sistema operativo o queda reservada para la última generación.

En cualquier caso, como siempre, no cabe entusiasmarse más de la cuenta con las posibilidades reales del RAW en los teléfonos móviles. El sensor pequeño está directamente ligado a una profundidad de campo limitada, y como suele decirse, de donde no hay es imposible sacarse. Tampoco es ningún secreto que el procesamiento de las imágenes de los iPhone es excelente, así que veremos hasta qué punto podemos mejorar a mano esos resultados.

¿Controles manuales?

Aunque la aparición del formato RAW es un guiño a los aficionados a la fotografía, no parece que la aplicación que incluyen de serie los nuevos iPhone –el sistema operativo, en realidad- vaya a ofrecer controles manuales para la toma. Una demanda de algunos usuarios que, eso sí, podrán recurrir a aplicaciones de terceros para ajustar la velocidad de disparo, el balance de blancos o la sensibilidad.

Estabilizador óptico para los dos

apple iphone 7
Apple iPhone 7

Pese a que el iPhone 7 Plus se lleva todo el protagonismo fotográfico y los aficionados al tema tendrán que hacer un duro esfuerzo para no dejarse llevar por la tentación de apostar esta vez por el modelo más grande, el iPhone 7 también puede presumir de interesantes novedades.

Además de la mejora en la luminosidad de su objetivo, ahora el estabilizador óptico también figura en su lista de prestaciones en lugar de quedar reservado para el modelo superior, como ocurría hasta ahora.

Resistente al agua

Aunque no directamente vinculado a la fotografía, la resistencia al agua y el polvo de los nuevos iPhone también es una buena noticia para quienes conviertan este smartphone en su cámara favorita. Se acabó eso de tener que esconderlo en el bolsillo y dejar de sacar fotos cuando empieza a llover.

Con una protección IP67, los nuevos iPhone 7 no son como para llevárselos a hacer fotografía submarina, pero sí pueden soportar mojaduras e incluso esa tradicional caída en el baño. En concreto la resistencia es para aguantar hasta 30 minutos con una profundidad de un metro de agua. Eso dice la teoría, aunque desde Apple prefieren hablar solo de resistencia a las salpicaduras.

Cuatro flashes

El doble flash con diferentes tonos de color fue una de esas novedades que pasó un tanto desapercibida en generaciones anteriores, pese a que aportaba mejoras en el uso. Ahora la apuesta se dobla con un sistema de cuatro flashes LED que promete ampliar no solo la potencia, sino también los resultados y el color.

De todos modos seguimos pensando que, con el móvil, la mejor foto con flash es aquella que se hace sin flash, así que casi nos parece más interesante el sistema antiparpadeo que ofrece y que salvará más de una imagen hecha en interiores con luz artificial. La mejora en la velocidad del procesador de hasta un 60% es otro de los datos prometedores de una cámara que aspira a recuperar el liderazgo, ocupado desde hace meses por la del Galaxy S7 de Samsung.

Los precios

Disponibles a partir de mediados de este mismo mes de septiembre, los precios son –como era de esperar- altos. La versión normal llegará con precios a partir de 770 euros, mientras que el iPhone 7 Plus costará un mínimo de 910 euros. Eso sí, quienes se encaprichen con el nuevo acabado en negro (brillo o mate) tendrán que pagar algo más, porque solo estará disponible para los modelos de 128 y 256 GB.

Más de mil euros por los que, efectivamente, se pueden encontrar cámaras realmente buenas en el mercado. Cámaras, eso sí, que no entran en el bolsillo y que seguramente no usaremos tanto a diario como las de estos nuevos iPhone.

22
Comentarios
Cargando comentarios