jorge luis jorge luis
3,8 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO23 de mayo, 20087.652

De lo mejor en su tipo, pero qué detalles

Acabo de comprarme la Sony H-50, estoy contento, mucho; pero la dicha del pobre no es completa. Al cabo de dos días he visto las ventajas relativas y los problemas absolutos. Tiene un mega zoom de los dioses, puedes agarrar la cabeza de un tornillo a 10 metros (claro que con buena luz, basta que haya escasez de ésta para que tengas que subir el asa o meter el flash y adiós buena foto)

Puedes manejar un buen número de opciones de luz, contrastes y el blanco y negro que te da la cámara es lo más natural que he visto.

Sin embargo, tiene ciertos problemas con los contrastes; he tomado varias fotos a objetos blancos y negros en la misma escena y el lector de exposición le da preferencia al blanco, o al objeto más claro, consecuencia: el objeto negro de tu toma sale subexpuesto o con ruido. Eso tiene solución pero tienes que estar encontrando el contraste, la luz y la exposición ideal. Ahora, todos sabemos que no existe la situación ideal, entonces tienes que estarle moviendo los controles de todo para salvar una escena así. Claro que cuando ya lo has hecho, los objetos que ibas a retratar se derritieron de hastío o te mandaron a devolver la cámara. Sobretodo porque tienes que presionar mil veces el mismo botón para acceder a tu opción esperada.

El nightshot solo sirve para un cumpleaños de pueblo; objetos inmóviles y con luz blanca, la luz amarilla, el movimiento o del alumbrado te jode la toma.

Los controles son muy incómodos: no hay botones directos a compensación y el enfoque preciso del zoom es accesible después de presionar hasta 4 botones, si querias fotografiar una cacería de halcón, estás fumado.

El control para borrar las fotos que no te sirven, lo diseñaron con el fundillo: tienes que presionar menú, luego te aparece la opción de borrar, luego le das ok. Pero si has metido la mano al menú antes para otro cambio, el menú se queda en esa opción y si se te va y quieres borrar otra, presionando el viejo camino aprendido para borrarlas, la puedes fregar y acabar metiéndole otra cosa a la foto o borrando todas por error por el temita ese de los controles indirectos.

La pantalla móvil que tiene la cámara es regular; no se puede mover a los lados, sí hacia arriba y bajo, pero no gira hacia la izq o der. Incómodo, se ahorraron unos centavos los japos.

La definición y la calidad de la imagen son de lo mejor; antes tuve una nikon coolpix de 7 megapixeles y no le llega ni al talón en prestaciones a la H-50. Pero insisto en el tema de los controles y la cantidad de movimientos y botones que tienes que presionar para dejar todo listo y poder disparar.... Ufffff.

A color, los tonos que te da son demasiado vivos y el flash no discrimina; se lanza a lo bestia sobre los claros. Otra vez mal manejo del contraste en automático.

¿Qué podría concluir?:

Cómprala, es la mejorcita de las compactas, con apariencia SLR. A pesar de su mal diseño de la pantalla móvil, controles complicados, flash inexacto; su calidad de imagen para fotografia con luz decente es insuperable en su rango, y el zoom conserva los detalles casi al 100 por ciento.

Me olvidaba de un contra: la batería es una guevada, cómprate otra de refuerzo, se te va a acabar a los 100 disparos, no creas eso de que dura 300; bastan 100, 50 de ellos con flash, para que no dé más.

Curioso: a pesar de lo dicho, sigo pensando que es la mejor en su espectro de compactas.

Cargando comentarios
Otras opiniones (55) sobre esta cámara